Paladar variado

Los 5 restaurantes favoritos de Joaquim López (Xerta)

Joaquim López, en el restaurante Xerta, con la cabaña que usan para servir uno de los platos del menú degustación.

Joaquim López, en el restaurante Xerta, con la cabaña que usan para servir uno de los platos del menú degustación. / Ferran Imedio

Se lee en minutos

Joaquim López, director de Villa Retiro Grup, que incluye Villa Retiro (Xerta), con una estrella Michelin; Xerta (Barcelona), con otro entorchado de la guía gastronómica; Masia Pla dels Catalans (L'Aldea) y Catedral del Vi (El Pinell de Brai) es un gourmet redomado que goza con todo tipo de cocina. "Me gusta todo, desde la técnica de vanguardia hasta la cocina de la abuela", proclama el empresario, cuyo hermano Fran es quien dirige los fogones de estos establecimientos (en Xerta los maneja Sebastián Blanco). Estos son los cinco restaurantes favoritos de Joaquim López, una magnífico ejemplo de que en la variedad está el gusto.

El Celler de Can Roca

"Siempre me sorprende"

Jordi, Josep y Joan Roca, con el equipo de El Celler de Can Roca.

/

"Me dirán clásico pero voy a ser sincero: es el restaurante que más me gusta de todos a pesar de que sea fácil decirlo. Pero no puedo cambiar la decisión porque siempre que voy me sorprende por técnica, que es mucha, y por producto, que es excelente. Y por el resultado final: todo es armonía y mucho sabor, con unas grandes presentaciones y un maravilloso trato al cliente. Es más una experiencia que un restaurante. Me encanta".

El Celler de Can Roca. Calle de Can Sunyer, 48. Girona.


Ganbara

"El rodaballo es memorable"

Barra del restaurante Ganbara.

/

"Soy fan del rodaballo, y en este restaurante no tan conocido por la gente que no es de San Sebastián o del sector, lo hacen tan bueno... Es memorable. Siempre que voy al San Sebastian Gastronomika con mi hermano Fran y mi padre, paso por allí. Es un local horrible ubicado en la parte vieja de la ciudad pero siempre está lleno de gente del mundo de la gastronomía cuando se celebra el congreso. Si hablamos de restaurantes que me hacen vibrar... este es uno de ellos. Sin duda, si vas a San Sebastián debes comer o cenar allí".

Ganbara. San Jeronimo Kalea, 19. San Sebastián.


Yashima

"El que mejor mantiene la esencia japonesa clásica"

El propietario del restaurante Yashima, Yoshi Yamashita, posa con tres platos elaborados con anguila: 'rissotto' con anguila, revuelto de anguila con tofu y 'sushi' de anguila.

/ Ferran Nadeu

"Yashima es el primer restaurante japonés al que fui y me impactó. Y con el tiempo, creo que es el que ha mantenido más y mejor la esencia japonesa clásica. Me hace gracia decirlo, pero me marcó el wasabi porque fue la primera vez que lo probé. De eso hará unos 15 años. También recuerdo una carne hervida con col. He vuelto más veces. Y en todas he disfrutado como el primer día de su cocina japonesa muy clásica y muy auténtica".

Yashima. Avenida de Josep Tarradellas, 145. Barcelona.


Lo Pati d'Agustí

"Su arroz es un éxito garantizado"

Paella de Lo Pati d'Agustí.

/

"Para comer arroz, no lo dudo, me voy a mi tierra, al delta del Ebro. En concreto, a Lo Pati d'Agustí, en Poble Nou, donde hacen las paellas a la leña, algo que les aporta un gusto especial pero que es muy complicado de dominar para el cocinero porque no es un fuego que subes y bajas cuando quieres. Tienen una gran variedad de arroces clásicos. A mí me gusta el de anguila y pato, al estilo de lo que busca quien es de allí como yo (los que son de fuera piden la marinera). La paella es enorme pero con una capa de arroz fina para que haga bien el 'socarrat', como debe ser, lo cual supone un éxito garantizado. No todo el mundo lo hace porque es difícil".

Lo Pati d'Agustí. Calle de l'Ebre, 10. Poble Nou (Tarragona).


La Mundana

"Un sitio para pasárselo bien y comer mejor"

Patatas bravas de La Mundana.

/ Jordi Cotrina

Noticias relacionadas

"Platillos, tapas, informalidad... Eso es La Mundana. Cada vez que he comido allí, me ha sorprendido el nivel ténico y el trabajo que hay en cada un plato. ¿Un tartar? Sí, pero no es un tartar cualqiuera, es EL tartar. También recuerdo las patatas bravas. Siempre me gusta visitarlo, porque es un restaurante para pasárselo bien y comer mejor".

La Mundana. Vallespir, 93. Barcelona.