A mano

Los mejores bocadillos de Barcelona

Te recomendamos bares y restaurantes de Barcelona cuyos bocatas son auténticas obras de arte

3 recetas de bocadillos para darle una vuelta a tus meriendas

¿Un bocadillo llamado El Pollazo? Sí. Y aquí tienes la receta

El bikini carbonara de La Bikineria con ’guanciale’, parmesano y yema de huevo.

El bikini carbonara de La Bikineria con ’guanciale’, parmesano y yema de huevo. / Jordi Cotrina

Cata Mayor

Cata Mayor

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Hace tiempo que los bocadillos son algo más que un recurso simple para llenar el buche. Son muchos los lugares donde bordan los entrepanes con combinaciones que vuelven loco a cualquier 'gourmet'. Basta con echar un vistazo al libro 'Bocatas: arte entre dos panes' para comprobarlo.

Nosotros, además, te lo demostramos sobre el terreno, recomendándote bares y restaurantes de Barcelona que sirven bocadillos que te volverán majareta.

Demo Gastrobar

Demo Gastrobar

Guisos, tortillas al momento, bocadillos, clásicos con personalidad: Marc Agelet quiere encontrar su sitio en la competitiva restauración barcelonesa. Ojito al plato del día con pan y bebida a 10 €. Así que id, sentaos, disfrutad. Así es su trabajo en Demo Gastrobar.

El bocadillo de carrillera de cerdo.

El bocadillo de carrillera de cerdo. / Ferran Nadeu

La Bikineria

La Bikineria

En La Bikineria, Joan Gurguí inventa rellenos para los sándwiches, que parten de lo clásico para adentrarse en lo nuevo. Son siete asientos en una barrita en el Mercat del Ninot o dos mesas, una plancha, una carta de sándwiches y un cocinero. Y aun así, esto da mucho de sí. Aquí tienes toda la info sobre La Bikineria.

El bikini carbonara de La Bikineria con ’guanciale’, parmesano y yema de huevo.

El bikini carbonara de La Bikineria con ’guanciale’, parmesano y yema de huevo. / Jordi Cotrina

Bar Roma

Bar Roma

Gala Masetti y Jordi Saavedra provienen de la ‘escuela Adrià’ y han debutado como propietarios con un bar de bocadillos formidables. estos nuevos-viejos bares, rescatados por cocineros con poderío gastro y que no quieren enredarse en complejidades de caza mayor. Carta muy corta, con énfasis en los bocatas, y con el deseo de abrir una línea de platos o platillos, aunque los limitan el espacio y la maquinaria. Para preparar los 'brioches' al vapor -para el planchado de trufa y el de papada- han tenido que alquilar espacio en un obrador. Aquí te contamos más extensamente cómo es Bar Roma.

El sándwich de milanesa del Bar Roma.

El sándwich de milanesa del Bar Roma. / Jordi Otix

Bar Torpedo

Bar Torpedo

Juanlu Pérez, uno de los tres socios del Bar Torpedo junto a Rafa Peña y Biel Gavaldà, explica el porqué del nombre: "Salió de un 'brainstorming'". En EEUU llaman submarino o torpedo a ciertos bocadillos alargados. De la carta de diez bocatas, el de albóndigas con tomate, mozzarella y albahaca es el que se asemeja al proyectil. Aunque destacable, es el menos explosivo de los cuatro que cené un martes en el Bar Torpedo. Leer más sobre Bar Torpedo.

Bocadillo de callos de Bar Torpedo.

Bocadillo de callos de Bar Torpedo. /

Bodega Montferry

Bodega Montferry

La especulación inmobiliaria ha obligado a los dueños del veterano establecimiento a cambiar de ubicación, donde vuelven a servir bocadillos de aúpa. Tan de aúpa que Pau Arenós asegura que este bocadillo "debería de formar parte del patrimonio efímero de Barcelona": mollete de Ca La Toñi con 'capipota' y tripa y chimichurri. Aquí te contamos cuál es la nueva ubicación y cuáles son los mejores bocados de Bodega Montferry.

La chapata de 'capipota' y chimichurri de la Bodega Montferry.

La chapata de 'capipota' y chimichurri de la Bodega Montferry. / Ferran Nadeu

+Bernat

+Bernat

La carrera de Carles Armengol ha dado la vuelta para regresar al origen: psicólogo, escribió un exitoso libro de recuerdos sobre el restaurante familiar, Collado, y se ha hecho cargo de la comida de una librería. Allí sirve unos bocadillos con los que se podría hacer literatura. Esto es lo que se puede comer en +Bernat.

El bocadillo 'Americanah' de la +Bernat.

El bocadillo 'Americanah' de la +Bernat. / Pau Arenós

Taco Méndez

Taco Méndez

Tras el cierre de Niño Viejo, Paco Méndez, en alianza con Albert Adrià, regresa a la vía popular con masas recién hechas en lo que fue la Bodega 1900 y después Bodega Lito. Paredes de colores, platos de plástico de colores, ningún cubierto: los dedos son aquí los actores principales. Así se come en Taco Méndez.

El bocadillo Triple Pork de Taco Méndez.

El taco de cochinita de Taco Méndez. / Elisenda Pons

Bardeni-Pansdeni

Bardeni-Pansdeni

Bardeni ha convertido en 'bocadilleables' varios platos clásicos de su carta de carnes. Pansdeni se llama el invento, únicamente disponible en formato 'take away'. ¿Puede un bocadillo ser alta cocina? Aquí tienes la respuesta: se llama Pansdeni.

'El Garrinet', el bocadillo de lechón desmigado.

'El Garrinet', el bocadillo de lechón desmigado. / Òscar Gómez

Dr Zhang

Dr Zhang

Elia Caral ha abierto otro establecimiento dedicado a los ‘dumplings’, con Giulia Campazzi en la cocina, y con un repertorio de tapas asiáticas. El primero está en la calle de Sepúlveda; este, en la de Aribau. Ambos se llaman igual, Dr Zhang.

El 'baozi' de carne de cerdo.

El 'baozi' de carne de cerdo. / JORDI OTIX

Bar Varmuteo

Bar Varmuteo

Un mini espacio con sustanciosos bocadillos elaborados en las instalaciones del vecino Alapar y una selección de cócteles y vinos aromatizados: eso es el nuevo Bar Varmuteo.

El bocadillo de fricandó de Varmuteo.

El bocadillo de fricandó de Varmuteo. / Joan Cortadellas

180 París Café

180 París Café

Este bar regentado por argentinos sirve bocadillos de milanesa enormes cuya carne de nalga (babilla) preparan con mimo cada mañana. También hacen cruasanes rellenos y bikinis. Te explicamos cómo saben estos bocatas de 180 París Café.

Miguelo, con la enorme milanesa en formato bocadillo del 180 París Café.

Miguelo, con la enorme milanesa en formato bocadillo del 180 París Café. / Òscar Gómez

Hijos de Javier

Hijos de Javier

El bocadillo Aramburu lleva ventresca de bonito, piquillo y el ‘tap’ (‘pa de pessic’) bañado en oloroso. Es un bocata por el que vale la pena hacer una visita a Hijos de Javier.

Bocadillo Aramburu de Hijos de Javier.

Bocadillo Aramburu de Hijos de Javier. / El Periódico

Terrat Insolent

Terrat Insolent

Los dueños del restaurante Insolent dirigen esta azotea cuca, menuda y alegre en la plaza del Sol (Gràcia). Allí te atienden de fábula, rapidito y con amabilidad proverbial. Y su carta a base de 'brioches' y golosinas aperitivas como las gildas elaboradas con anchoas de Santoña, la cecina y los boquerones en vinagre. ¿Subes a Terrat Insolent?

'Brioche' de botifarra de perol y muselina de manzana con ajo escalibado.

'Brioche' de botifarra de perol y muselina de manzana con ajo escalibado de Terrat Insolent. / Òscar Gómez

Frankfurt Sant Jaume

Frankfurt Sant Jaume

Un puñado de baldosas y una pequeña barra, no tiene terraza, no tiene ventanas y en su interior caben tan solo dos clientes por tanda. Y aún así, hacen unos bocadillos morrocotudos. Una institución, Frankfurt Sant Jaume.

El bocadillo mallorquín.

El bocadillo mallorquín de Frankfurt Sant Jaume. / Òscar Gómez

Casa Xica

Casa Xica

Raquel Blasco y Marc Santamaria festejan los diez años de su restaurante catalanoasiático con una recopilación de platos emblemáticos. El 'bao' con doble fermentación y aceite de oliva relleno de un guiso de vacuno (no de buey ni de toro), intenso, pornográfico, es de 2015. Pero hay más cosas ricas. Te las contamos en esta crónica de Casa Xica.

El 'bao' con guiso de rabo de vacuno.

El 'bao' con guiso de rabo de vacuno de Casa Xica. / Marc Asensio

Suscríbete para seguir leyendo