Movilidad

Los patinetes eléctricos ya no podrán entrar en el transporte público de toda Catalunya el 1 de febrero

La ATM se da seis meses para decidir de qué manera los integra en la red de bus, metro y tranvía después de que un VMP se incendiara en un vagón de Ferrocarrils

Cartel con el que se anunciará que los patinetes no son bienvenidos en el transporte público del ámbito de Barcelona

Cartel con el que se anunciará que los patinetes no son bienvenidos en el transporte público del ámbito de Barcelona / El Periódico

3
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

Los patinetes eléctricos no podrán acceder al transporte público (ni a los vehículos ni a sus instalaciones) a partir del 1 de febrero y durante un periodo de seis meses, es decir, hasta el 1 de agosto. El anuncio lo ha realizado este martes por la tarde la Autoritat del Transport Metropolità (ATM), una medida que ya avanzó el pasado 19 de diciembre después de semanas antes se incendiara uno de estos vehículos de movilidad personal (VMP) en el interior de un vagón de Ferrocarrils.

Incendio de un patinete eléctrico en el interior de un vagón de Ferrocarrils, a mediados de noviembre. / VÍDEO: EL PERIÓDICO

Todos los operadores de transporte público deberán adaptar sus condiciones generales de uso para incluir el veto a los patinetes, pues esta es una medida que la ATM no puede imponer porque no entra dentro de sus competencias. A nadie se ke escapa, sin embargo, que las empresas han acatado el dictamen de este ente público que depende de la Generalitat (51%), el Ayuntamiento de Barcelona (25%) y el Área Metropolitana de Barcelona (24%). Aunque la orden la ha dado la ATM de Barcelona, el resto del territorio, según confirman fuentes del Govern, seguirá las mismas directrices.

Sanciones

Los infractores (también los que decidan plegarlo y meterlo en una bolsa) se enfrentan a una sanción de 200 euros. Durante ese medio año, la ATM tiene previsto elaborar una propuesta de regulación del acceso de estos vehículos al metro, el bus y el tranvía. "Con esta decisión prevalece el principio de seguridad preventiva que rige para los operadores en cuanto a la protección de las personas usuarias, del personal que trabaja en el servicio de transporte público y para sus instalaciones", resume la ATM en su comunicado.

A pesar de que en Catalunya solo se ha producido un incidente, la Administración no ha dudado en tomar una decisión salomónica que no ha sentado nada bien a los usuarios. Laia Bonet, presidenta de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) y concejala de Movilidad del consistorio barcelonés, justificaba la decisión a mediados de diciembre poniendo en duda la fiabilidad de este transporte: "Hay que estudiar si los patinetes son seguros antes de dejarlos subir al metro". Así será, pero no está claro si la decisión final será una expulsión definitiva o una salida más suave, como la prohibición de cargar las baterías en el interior de los trenes y los autobuses. La decisión final, dijeron los gestores públicos como anticipo de lo que pueda suceder a partir de verano, "no tendrá vocación de veto".

Usuarios de patinetes eléctricos por las calles de Barcelona

/ Zowy Voeten

La evaluación de la situación será un trabajo multidisciplinar del que formarán parte, detalla la ATM, "los operadores, los bomberos y los institutos de seguridad de los vehículos, entre otros". no se cita a las empresas fabricantes o distribuidoras de patinetes, que han visto cómo la Administración, con esta decisión, ponía en tela de juicio su producto.

Aparcamientos

Noticias relacionadas

Durante este medio año, los usuarios del patinete no podrán entrar en los trenes, buses o tranvías, y tampoco en las estaciones, pero sí podrán depositar su VMP en los Bicibox (aparcamientos seguros) distribuidos por el entorno metropolitano de Barcelona. No en el interior de la capital catalana, pues no hay ni uno porque el Bicing ya cumple su función de apoyo y respaldo al ciclismo urbano.

En este punto subyace una cierta contradicción, pues en la misma nota, la ATM deja claro que los patinetes no podrán acceder "a las instalaciones y vehículos de transporte público", pero luego, cuando habla de los aparcamientos intermodales, sí incluye como opciones las "plazas de estacionamiento de patinetes en estaciones ferroviarias e intercambiadores de bus".