Ir a contenido

EL HIPOTÉTICO RETORNO

Un Neymar empeorado

La carrera del delantero brasileño, lejos de mejorar en Francia con el PSG, ha sufrido un claro retroceso: ha pasado de ser el 3 del mundo al 12

El regreso del futbolista no responde tanto a la necesidad del Barça por recuperarle como al arrepentimiento del jugador y el hartazgo de su club con él

Joan Domènech

Neymar, en el banquillo del Parque de los Príncipes en el partido del PSG ante el Mónaco.

Neymar, en el banquillo del Parque de los Príncipes en el partido del PSG ante el Mónaco. / AFP

Se marchó del Barça, según dijo --él no dijo nada, lo hicieron saber satélites más o menos cercanos, brasileños y barcelonistas-- para ser el número uno que no podía ser en el Camp Nou porque era Leo Messi. Se debió ir por dinero, quizá, y, supuestamente, para ser el líder de un equipo donnadie en Europa y convertirlo en campeón de la Champions. Dos años después parece ser que Neymar quiere desandar aquellos pasos y regresar al Camp Nou por un camino de tierra quemada.

Pero dos años después, ¿qué Neymar vestiría la camiseta croatazulgrana dando por cierto que, efectivamente, el Barça estaría dispuesto a reincorporarle y que el vestuario vitorea el regreso de un amigo al que han seguido vieno? Un Neymar, sugieren los números, peor del que se fue. Que, lejos de reimpulsar su carrera, y de progresar,  se ha estancado. El rendimiento individual ha declinado y la recolección de títulos no ha sido sustancialmente más prolífica en Francia: cinco, entre ellos dos Ligas, frente a los cuatro del Barça en su ausencia, con dos Ligas también.

Neymar llega a la concentración de Brasil en Teresópolis el pasado 2 de junio. / Mauro PIMENTEL (AFP)

Del 3 al 12 del mundo

El tercer jugador del mundo en el 2017, después de Cristiano Ronaldo y Messi, es el 12, según la clasificación del Balón de Oro. La cotización del brasileño era de 222 millones: el dictado de la cláusula de rescisión y lo pagado por el PSG en el traspaso más caro de la historia (en las arcas del Camp Nou entraron 188 millones limpios).

Su cotización no es la misma y la base de su retorno no se basa tanto en la necesidad del Barça como en el arrepentimiento de Neymar y el hartazgo del PSG con la estrella. La falta de liquidez barcelonista exige contemplar un truquete (Coutinho, Dembélé y/o Griezmann) y el mínimo dispendio.

300 millones de salida

Sin embargo, el PSG no está dispuesto a perder mucho dinero. El tolerable acaso. Según France Football, el medio que ha entrevistado a Nasser al-Khelaïfi, el presidente, anunciaba que el precio de salida de Neymar es de 300 millones de euros, 78 más de lo que pagó hace dos años. El club contempla desprenderse de su icónica estrella, y el propio dirigente lo verbalizó.

Neymar, Mbappé y Verratti, en un entrenamiento del PSG. / TWITTER PSG

Neymar volvería con un tornillo en el pie derecho, el mismo que se ha lesionado tres veces, dos años mayor (27), una acusación de presunta violación, tres partidos de sanción europea, embargos del fisco brasileño y la misma corte de toiss. El talento sigue intacto y el conocimiento del fútbol europeo, los rivales y las exigencias son mayores.

El propósito de enmienda verbalizado, tanto como la retirada de la demanda que impulsó contra el Barça -el club retuvo la prima por una renovación que no se hizo efectiva y le demandó por incumplimiento- son las primeras condiciones que espera el culé para abrirle los brazos. 

Temas: PSG Fútbol Neymar