Ir a contenido

CONSECUENCIAS DE UNA MARCHA POLÉMICA

El Barça demanda a Neymar

El club azulgrana lleva a los tribunales al jugador brasileño por romper unilateralmente el contrato y le reclama unos 40 millones

Albert Guasch

El Barça demanda a Neymar

Kamil Zihnioglu

La historia del Barça con Neymar empezó en los tribunales casi desde el primer minuto de su fichaje y así seguirá durante un tiempo con el jugador ya fuera de la plantilla. La entidad azulgrana ha optado por no cruzarse de brazos ante la deslealtad de su fuga y comunicó este martes que ha presentado una demanda contra el futbolista brasileño. Se le reclama una millonada, aproximadamente unos 40 millones de euros.

El club azulgrana y Neymar acordaron una extensión del contrato en julio del 2016. Ambas partes se vinculaban hasta el 2021. El acuerdo conllevaba una monumental prima de renovación de casi 50 millones de euros, independientemente de su sueldo, a pagar en dos partes. La primera, de 21 millones, se hizo efectiva en el momento de la firma. La segunda, de unos 26 millones, debía desembolsarse el 31 de julio de este año, pero ante la constatación de la fuga del delantero al PSG, el club paró el ingreso. Y evidentemente no tiene ninguna intención de desbloquearlo porque entiende que ha habido un incumplimiento del contrato.

El club le exige ahora la devolución de los 21 millones de euros correspondientes a la primera parte de la prima de renovación, más 8,5 millones de indemnización por romper unilateralmente el contrato y un 10% extra en concepto de intereses de mora. En total, algo más de 40 millones de euros, aproximadamente. Hay que tener en cuenta que si bien Neymar debía ingresar 50 millones limpios, el coste de la operación para el club sobrepasaba los 60.  

Descanso en Barcelona

Neymar, aprovechando su día de fiesta en el PSG, se retrató ayer sonriente en Barcelona junto a Messi Suárez. Fue el argentino quien se encargó de difundir la imagen del reencuentro del tridente en su cuenta de Instagram. "Volvió", puso con alusión a Gerard Piqué, que apareció en otra foto colectiva con el tridente y hasta con Dani Alves. Muchas risas mientras en paralelo la directiva de Josep Maria Bartomeu emprendía públicamente una batalla legal contra el brasileño. Un contraste que dará que hablar.

El Barça, dolido por las formas de Neymar en su huida, entiende que la rescisión unilateral de su contrato requiere de una respuesta muy firme. De este modo, el pasado 11 de agosto el club interpuso una demanda laboral contra el futbolista en el Juzgado social de Barcelona y esta semana lo ha comunicado a la Federación Española de Fútbol para que lo traslade a la Federación Francesa de Fútbol y la FIFA.

Este movimiento se realiza para que la FIFA paralice una posible reclamación por parte de Neymar de los 26 millones retenidos hasta que no se resuelva el contencioso puesto en marcha el 11 de agosto.

Evitar disputas dialécticas

El FC Barcelona precisó en su comunicado que no desea entrar en disputas dialécticas con el jugador, pero es obvio que este no piensa obrar igualmente, como se demostró el pasado domingo. Neymar cargó contra la directiva tras su estreno en casa con el PSG. "Estoy muy triste con la directiva del Barça, no es gente que tiene que estar ahí. El Barça merece mucho más y todo el mundo lo sabe". Ahora se entiende mejor esta virulenta reacción.

El comunicado barcelonista deja entender también que la directiva de Bartomeu no piensa dejar en paz tampoco al PSG después de hacer efectiva la cláusula de 222 millones. "El club reclama que el Paris SG asuma subsidiariamente el pago de estas cantidades en caso de que el jugador no pueda hacerse cargo", se lee. Anoche, tanto Neymar como PSG emitieron por separado un comunicado expresando su sorpresa por la demanda del Barça y que se defenderán como corresponde.

Club y jugador seguirán cruzándose pues por los pasillos de los tribunales. Por medio queda el caso DIS, la empresa que se sintió engañada por el padre de Neymar en el fichaje por el Barça. Desde la entidad barcelonista se indica que no existe ninguna intención de utilizar el caso como arma de coacción. Pero se ha abierto una guerra y todo puede pasar.

0 Comentarios
cargando