25 may 2020

Ir a contenido

análisis

Iker Casillas, en un partido con el Oporto.

¿Casillas? ¿Rubiales? Cualquiera menos Rajoy

Iosu de la Torre

El exguardameta del Madrid siempre cayó bien pese a ser merenguísimo. Se le atribuye el mérito de apaciguar la guerra Madrid-Barça en tiempos de Guardiola y Mourinho

Ángel María Villar fue un centrocampista laxo que llegó a presidente de la federación para perpetuarse un tiempo excesivo. Una estrellita del Athletic que se atrevió a darle un guantazo a Johan Cruyff. Jugó 10 años como profesional en San Mamés y mandó en la 'errefeéefe' ¡29! 

Luis Rubiales, como defensa, dio bastantes tumbos entre Segunda y Primera hasta que adivinó que lo que se le daba mejor era liderar el sindicato de futbolistas –la AFE que tan bien defendió Juan José Iriarte en los años 80–, un trampolín para asaltar los cielos de la federación. Como también hizo el 'villano' Villar. Tras opositar a la sombra del inolvidable (para una generación de futboleros) José Luis Roca, el bilbaíno se quedó con la poltrona que le dio cargos en la UEFA y la FIFA.

Quizás ambos exfutbolistas llevaron al despacho alguno de los ademanes que les caracterizaron como jugadores. El Villar futbolista era muy chupón. De Rubiales se recuerda aún en València el pundonor que exhibía cada vez que se calzaba las botas de tacos que acabó con sobrenombre inabarcable en la camiseta, 'Pundonor Rubiales'. siempre dispuesto a la batalla.

Casillas, elegido como icono de LaLiga, con Tebas / JAVIER LÓPEZ (EFE)

Parece que ahora llega el momento de Iker Casillas, que fue el mejor portero del mundo cuando Xavi e Iniesta condujeron a la selección a la cumbre de Suráfrica 2010. Las cualidades bajo los palos ¿le ayudarán si alcanza el ansiado sillón?

Aquella guerra Guardiola-Mourinho

El exguardameta del Madrid siempre cayó bien pese a ser merenguísimo. Se le atribuye el mérito de haber apaciguado la guerra Madrid-Barça en los tiempos de Pep Guardiola y Jose Mourinho pactando con Xavi Hernàndez y Carles Puyol una tregua necesaria para el fútbol y, se dijo que también, para España. Aquella llamada a sus 'compis' de selección le costó la titularidad y la salida rumbo a Oporto. Hace poco le contó a Valdano que ya sabía cómo tenía que haber respondido a Mourinho para evitar ese adiós amargo al Bernabéu. 

¿Cuestión de carácter? Villar era un enredador profesional, ganó varios pulsos entre amigos-enemigos y acabó unos meses entre rejas. Rubiales y Tebas mantienen una guerra abierta porque el negocio del fútbol es mucho negocio. Dos gallos para un corral con rejillas de oro. 

¿Qué hará el Casillas presidente si surgen crisis parecidas a  la fuga de Lopetegui en víspera del mundial o la suplencia temporal de Luis Enrique con Robert Moreno? ¿Las parará con autoridad o despejará a corner? ¿O se tragará un gol entre las piernas como los que le hacía MessiCasillas o Rubiales. Cualquiera antes que Mariano Rajoy.