21 feb 2020

Ir a contenido

MEZCLA DE NIEBLA Y POLUCIÓN

Bosnia se asfixia por la contaminación del carbón y los vehículos antiguos

Sarajevo fue la ciudad con peor calidad de aire del mundo los días 11 y 12 de enero

Nedim Hasic (Efe)

Sarajevo, asfixiada por la contaminación / Efe

Las colas para usar el funicular al monte Trebevic, en Sarajevo, son estos días más largas de lo normal. Miles de personas lo usan para escapar de la crónica contaminación que afecta a la ciudad y que durante este invierno ha tenido picos como la capital con peor calidad de aire del mundo.

Al salir del ascensor, a 1.150 metros, los sarajevitas pueden finalmente respirar aire limpio. A su pies, Sarajevo aparece sumergida en una densa nube, mezcla de niebla y polución.

Peor que en Nueva Delhi

Los pasados días 11 y 12, Sarajevo fue la ciudad con la peor calidad del aire del mundo, según los datos de la página web suiza AirVisual, con valores de 480 y 426 en el índice que mide parámetros como las partículas en suspensión, el dióxido de nitrógeno, el ozono, o el dióxido de azufre.

Sarajevo batió así los valores de ciudades como Nueva Delhi o Shanghái, ejemplos de mala calidad del aire.

En la escala de calidad de aire (AQI), valores por encima de 100 son ya considerados peligrosos para niños, ancianos y personas con problemas respiratorios o cardíacos.

Por encima de 300, la situación se considera peligrosa para la población general y merecedora de medidas de emergencia, según esa escala utilizada por las autoridades de muchos países.

En Sarajevo es difícil encontrar estos días mascarillas en las farmacias, por la alta demanda.

Carbón y vehículos viejos

La mala calidad del aire en Sarajevo, aunque acentuada este invierno, no es nueva. Su ubicación en un valle provoca que, cuando la temperatura del aire es más altas en los montes que en la ciudad, el aire deje de circular y se concentre el 'smog', mezcla de niebla y contaminación.

Además, decenas de miles de sarajevitas siguen usando carbón en sus casas, más barato que el gas pero también más contaminante.

A eso se une que la edad media de los vehículos en Bosnia es de 15,5 años y que en la región de Sarajevo aproximadamente el 63% de los vehículos corresponden a la norma Euro3 de gases contaminantes, aprobada en el año 2000, y cuyo límite de emisión de partículas es once veces más alto que la actual Euro6.

La mala calidad del aire debido a la contaminación no solo está afectando a Sarajevo, sino también a otras ciudades de Bosnia y de otros países de la región, como Serbia, Kosovo y Macedonia del Norte.

El triple de partículas en suspensión

En Tuzla, donde una planta de carbón lleva cinco décadas funcionando, la concentración media anual de partículas en suspensión es casi tres veces mayor que la media europea, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De momento, las autoridades bosnias no han reaccionado ante la crisis de este invierno, más allá de recomendar a la población que no salga a la calle, use el transporte público y no queme sustancias contaminantes.

Mientras, como cada invierno, los sarajevitas miran al cielo, con la esperanza de que sople el viento y arrastre la nube de polución.