01 oct 2020

Ir a contenido

DATOS DEL INE

La economía española se frena al 0,4% en el segundo trimestre

El consumo y la inversión empresarial muestran señales de debilidad

El Periódico

Operarios en una cadena de montaje.

Operarios en una cadena de montaje. / JOAN CORTADELLAS

 La economía española creció en el segundo trimestre el 0,4 %, una décima menos que en el primero, debido a la debilidad del consumo y la inversión empresarial y pese a la mejora del sector exterior, según ha revisado este lunes el Instituto Nacional de Estadística (INE). El crecimiento del empleo, medido en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, se ha incrementado al 0,5 %, una décima menos que en el trimestre anterior. El crecimiento económico se apoya en el dinamismo del sector exterior, con un aumento de las exportaciones del 1,7 % y un avance de las importaciones del 0,9 %.

Por su parte, la demanda interna creció el 0,1 %, tres décimas menos que en el trimestre anterior, con un comportamiento plano tanto del consumo de los hogares como de la inversión, por la contracción del 1,7 % de la inversión empresarial. 

Los datos del INE no hacen más que confirmar las expectativas avanzadas por el Banco de España que hace dos semanas confirmaba una ralentización de la economía española como consecuencia de la inestabilidad geopolítica.

Cae el consumo

La desaceleración trimestral en el crecimiento del PIB fue consecuencia de un menor aumento del consumo, que solo avanzó un 0,1% entre abril y junio, dos décimas menos que en el trimestre precedente, tras estancarse el consumo de los hogares y reducirse el ritmo de crecimiento del gasto público, desde el 0,5% al 0,4%. En cambio, el gasto en consumo de las instituciones sin fines de lucro aceleró su crecimiento hasta el 0,7%, frente al -0,3% del trimestre anterior.

La caida del consumo coincide con un meneor gasto de los hogares en el segundo trimestre, lo que llevó a que su tasa de ahorro se situara en el 19,3%, su valor más alto en 10 años, según datos del INE. La tasa de ahorro de los hogares vuelve así a tasas positivas después de haberse situado en tasas negativas en el primer trimestre del año. La del segundo trimestre es la tasa más alta desde el segundo trimestre de 2009, cuando alcanzó el 20,1%. Los hogares aumentaron su renta disponible bruta un 5,8% en el segundo trimestre, hasta 218.205 millones de euros, pero su gasto en consumo se situó por debajo de esta cantidad, en 175.935 millones de euros, un 2,1% más, de forma que su ahorro fue positivo.

Desciende la inversión

Por su parte, la formación bruta de capital fijo (inversión) retrocedió un 0,2% en el segundo, frente al avance del 1,4% del trimestre previo. La inversión en vivienda moderó una décima su ritmo de crecimiento trimestral, hasta el 0,5%, mientras que la inversión en maquinaria, bienes de equipo y sistemas de armamento volvió a tasas negativas y se hundió un 1,7%, en contraste con el incremento del 3,4% del primer trimestre.

Entre abril y junio, las exportaciones  crecieron un 2,2% respecto al segundo trimestre del 2018, lo que supone 1,9 puntos más que en el trimestre anterior. Esta variación se explica por eun incremento en las tasas internaculaes de las exportaciones de bienes (del -2,1% al 1,6%) combinado con una disminución de las exportaciones de servicios (del 6% al 3,5%) . Dentro de estas, el gasto de no residentes en el territorio económico bajó el 1,9 puntos.

Las importaciones de bienes y servicios disminuyeron un 0,7% respecto al mismo trimestre del año anterior. Se debe en su mayor parte a la disminución de las importaciones de bienes (del -1,7% al 2,5%).

22 trimestres al alza

Pese a la moderación del crecimiento interanual del PIB en el segundo trimestre, la economía española acumula 22 trimestres consecutivos de tasas interanuales positivas, mientras que con el avance trimestral del 0,4% se acumulan 23 trimestres consecutivos de alzas.

El empleo, medido en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, desaceleró dos décimas su crecimiento interanual, hasta el 2,5%, lo que supone la creación en un año de 446.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo.  El INE asegura que esta variable, medida en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, creció entre abril y junio un 0,5% respecto al trimestre anterior, una décima menos que en el trimestre anterior.

La tasa de variación interanual del empleo de las ramas industriales se sitúa en el 1,4%, lo que supone cuatro décimas más que en el trimestre precedente. La ocupación en la construcción moderó su crecimiento interanual al 5%, mientras que el empleo en la industria y los servicios aceleró su avance cuatro y una décima, respectivamente, hasta el 1,4% y el 2,7%. Por contra, la agricultura destruyó empleo por sexto trimestre consecutivo y a mayor intensidad que entre enero y marzo, con un retroceso interanual del 1,6%.