Investigación de la Guardia Civil

La madre de Anna y Olivia difunde un vídeo de las niñas desaparecidas en Tenerife

  • La sangre hallada en el barco es del padre de las pequeñas

  • La Guardia Civil prosigue con las investigaciones y ayer registró la casa en la que vivió durante año y medio el empresario tinerfeño, sobre el que pesa una orden de búsqueda y captura

La madre de Anna y Olivia difunde un vídeo de las niñas, desaparecidas en Tenerife. / VIDEO: EL DÍA

Se lee en minutos

Pedro Fumero / El Día

La sangre hallada en la embarcación de Tomás Gimeno, Esquilón, es de él y no de sus hijas, Olivia y Anna, de seis y un año de edad, respectivamente. Esa es la conclusión del análisis de las muestras biológicas recogidas en la lancha por parte de guardias civiles del Laboratorio de Criminalística de Santa Cruz de Tenerife, justo cuando este martes se cumple una semana de la desaparición del hombre junto con las dos menores, a las que se llevó consigo sin el permiso materno.

Precisamente, Beatriz Z., la madre de Anna y Olivia ha difundido un vídeo entre sus allegados para tratar de ayudar en la localización de las pequeñas. "Que la gente no se olvide y que se difunda por todo el mundo para que las reconozcan", se explica en el mensaje difundido a través de Whatsapp.El vídeo difundido muestra a las dos pequeñas en una actitud muy cariñosa y se pueden ver primeros planos de las caras de las niñas.

Esta no es la primera vez que la madre pide ayuda a la ciudadanía, pues ya este fin de semana lanzó un mensaje de esperanza en el que se mostró convencida de que sus hijas están bien.

"Mi mensaje es que manden mucha luz y amor a las niñas, que estoy segura que están bien. Que no miren las noticias alimentando la mala energía, que todo el mundo piense que las niñas son una bonita luz que están protegidas y que en cuanto menos lo esperemos estarán jugando y corriendo felices", decía el mensaje publicado por COPE Canarias, recogido por Europa Press.

Beatriz termina el texto deseando que todo el mundo "tenga una emoción fuerte de que aparezcan y que den las gracias por adelantado, sintiendo de corazón que ya están con su madre".

Registros de la vivienda del padre

Mientras, la Guardia Civil prosigue con sus investigaciones y en la mañana de ayer realizó un exhaustivo registro en la vivienda de Igueste de Candelaria en la que residió durante un año y medio Gimeno.

La intervención realizada en el número 23 del Camino Cruz Colorada es la tercera que se produce en dicho domicilio por parte del Instituto Armado. Pero, sin duda alguna, el de ayer fue el más concienzudo y prolongado en el tiempo. Pero esa labor de búsqueda pistas e indicios resultó infructuosa para saber qué pudo ocurrir con dicho empresario y las niñas.

Tomás Gimeno desapareció llevándose consigo a sus dos hijas.

/ El Día

Hasta el momento se desconoce si Tomás Antonio Gimeno realizó movimientos de cantidades de dinero relevantes en sus depósitos bancarios en los días anteriores a su salida desde el puerto deportivo de Marina Tenerife, en la capital tinerfeña. Además, los investigadores deberán confirmar si esa operación puede estar relacionada o no con la desaparición.

Este lunes trascendió que los cuatro agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) que empezaron a trabajar en la jornada del pasado sábado en Tenerife para colaborar en el esclarecimiento del caso estarán dedicados a analizar las telecomunicaciones en torno a Tomás Gimeno. Se trata de miembros del Grupo de Apoyo en Tecnologías de la Información (GATI).

Encendido del móvil

El inicio de su trabajo en la Isla coincidió, precisamente, con el encendido de la tarjeta duplicada del teléfono móvil de Gimeno, que se produjo durante la mañana del pasado sábado y que presuntamente fue realizada por dichos profesionales del cuerpo de seguridad para determinar las llamadas, mensajes de WhatsApp, contactos y otros elementos que puedan determinar lo que hizo el progenitor de las menores antes y después de salir por última vez de Marina Tenerife, a las 00:30 horas del pasado miércoles.

El capitán de Marina Tenerife, Enrique Alonso, explicó a Telecinco que, al ser una embarcación menor de 10 metros de eslora, la lancha de Tomás no tenía GPS ni sistema AIS, que pudiera ofrecer la ubicación del barco desde que zarpa. Un radar sí lo puede localizar por los elementos metálicos que lleva, pero no identifica cuál es. La investigación discurre por diversas vías y se barajan varias hipótesis, entre ellas, que una o varias personas ayudaran a Gimeno a llevar adelante un plan preconcebido, apuntan las fuentes consultadas por Efe.

Imagen del registro de la vivienda de Tomás Gimeno, este martes.

/ El Día

La jornada del pasado martes fue ajetreada para el padre de las menores. Por la mañana fue visto en una de las fincas que posee su familia en Guaza (Arona), donde pidió a un hombre que le pusiera nuevas pastillas de freno a su Audi A3 de color blanco. A las 17:00 horas recogió a las menores en la vivienda de su expareja, Beatriz Zimmermann, en Radazul (El Rosario). Después, la mayor, Olivia, acudió a recibir clases de pádel o tenis. Cabe recordar que Gimeno llegó a practicar y competir en torneos de pádel, deporte para el que, según algunos expertos, tenía cualidades. Mientras tanto, Gimeno permaneció junto a su hija pequeña, Anna. Según el capitán de Marina Tenerife, Enrique Alonso, a las 17:50 horas, Gimeno acudió a arrancar el motor Mercury de su barco para ver si funcionaba. Todo indica que en ese momento le puso combustible. Y es que, en los últimos años, no eran frecuentes las salidas que realizaba con la embarcación.

Noticias relacionadas

A continuación, las niñas fueron trasladadas a la vivienda de los padres de Gimeno, en el centro de Santa Cruz de Tenerife. Según la información que ha trascendido hasta ahora, Tomás se despidió de ellos a las 19:30 horas. Además, dio un abrazo a su padre, en señal de despedida, un gesto que nunca hacía. A partir de ese momento, no consta, por ahora, dónde estuvo, hasta que a las 21:30 horas llega a Marina Tenerife. En ese tiempo, realizó tres viajes entre su coche y el barco con bolsos y varios bultos. Ya entonces le había dicho a su exmujer que estaba cenando con las menores y que por eso no se las había llevado. A las 21:50 horas salió del puerto deportivo con rumbo desconocido. Nueve minutos después, su expareja lo llamó y Tomás le respondió que no volverá a ver a sus hijas, ni a él tampoco. Además, le aclaró que él cuidaría bien de ellas. La mujer acudió al puesto de la Guardia Civil de Radazul para informar de la advertencia. Los progenitores de Olivia y Anna volvieron a hablar a las 22:40 horas y Tomás Antonio se reafirmó en el mensaje anterior. Cinco minutos después, ya el móvil de Gimeno estaba apagado o se quedó sin batería.

Tres cuartos de hora después, a las 23:30 horas, el empresario entró de nuevo en Marina Tenerife. Se subió otra vez al Audi A3 y se fue a una gasolinera de la Autovía de San Andrés a comprar un cargador de móvil. De regreso al puerto deportivo, cargó el terminal durante unos 20 minutos. Y después, a las 00:30 horas, volvió a embarcar en Esquilón para salir con rumbo desconocido.