En Tenerife

La Guardia Civil registra de nuevo la casa del padre desaparecido con sus dos hijas

Los agentes buscan pruebas en la vivienda del progenitor de las niñas desaparecidas dese el pasado martes

La Guardia Civil realiza un nuevo registro en la casa de Tomás Antonio G.C. desaparecido igual que sus dos hijas, de 1 y 6 años.

La Guardia Civil realiza un nuevo registro en la casa de Tomás Antonio G.C. desaparecido igual que sus dos hijas, de 1 y 6 años. / EFE / Ramón de la Rocha

Se lee en minutos

Pedro Fumero

No cesa la búsqueda de Tomás Antonio Gimeno y sus hijas, desaparecidos desde el pasado martes, día 27 de abril, en Santa Cruz de Tenerife. Las labores se centran desde primera hora de este lunes, 3 de mayo, en un nuevo registro de la casa del progenitor de las niñas de 1 y 6 años.

Según avanzó El Día, de Prensa Ibérica, en días pasados, los tres desaparecidos pasaron por la vivienda que se registra justo antes de emprender la marcha hacia el puerto de Santa Cruz de Tenerife, lugar en el que se les perdió la pista. Las pesquisas han dado a conocer que Gimeno subió al barco cuyo motor comprobó en horas previas varios bultos. La comprobación de si funcionaba se debe a que, en los últimos años, el hombre utilizaba de forma muy esporádica la lancha. El atraque figura a su nombre desde 2016. En los años siguientes usaba la embarcación solamente para dar paseos con su familia o amigos. 

El delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, informará este martes, 4 de mayo, a las 11:00 horas sobre el dispositivo de búsqueda del padre y las dos hijas desaparecidos desde la semana pasada en la isla de Tenerife.

Otro de los detalles que han trascendido es que los progenitores de Tomás Gimeno vieron a sus nietas la tarde anterior a su desaparición, de forma concreta a las 19:30 horas. Pero el abuelo de las menores reveló un detalle a los investigadores de la Guardia Civil. Su hijo se abrazó a él cuando se despidieron. Y ese gesto no era nada habitual en él.

En el maletero del coche del hombre había una manta de niña, dos mochilas, un biberón con agua y un dibujo. En los asientos delanteros y traseros había restos de cristales de la ventanilla trasera izquierda, presuntamente rota por el propio usuario del vehículo, así como facturas, cajas de repuestos de vehículo, una lata vacía de una bebida energética, plásticos de chocolatina, otro dibujo infantil, una botella vacía de anticongelante, una manguera de garrafa de combustible y dos coleteros.

Durante la jornada del pasado sábado, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Güímar dictó una orden internacional de búsqueda y captura sobre Tomás Gimeno Casañas, ante la hipótesis de que pueda hallarse en otro país.

Durante la jornada de ayer se mantuvo el amplio dispositivo de búsqueda formado por la Unidad de Helicópteros (UHEL), con su nueva aeronave; el Servicio Marítimo y el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil. Los medios recorrieron aguas del Sureste, pero también del Sur y Suroeste de Tenerife. No obstante, el rastreo también se ha extendido a La Palma, La Gomera y El Hierro. Cabe recordar que la última persona que aseguró ver a Tomás Gimeno fue el vigilante de Marina Tenerife, quien lo vio partir en su embarcación, Esquilón, a las 00:30 horas con rumbo desconocido. Y fue a media tarde del miércoles cuando el mencionado barco, del tipo Sea Rae, fue localizado a la deriva y vacío frente al litoral de El Puertito de Güímar. Junto al mismo apareció una pequeña sillita de bebé flotando. En el interior de la embarcación se localizaron manchas de sangre, que ahora se analizan para saber a quién pertenecen.

Según la agencia Efe, Gimoneo pudo haber desactivado el GPS de la lancha con el objetivo de no dejar pistas sobre el itinerario que realizó desde que salió por última vez del puerto deportivo en la medianoche del martes al miércoles. La investigación discurre por diversas vías y se barajan varias hipótesis, entre ellas, que una o varias personas ayudaran a Tomás Antonio G.C. a llevar adelante un plan preconcebido, apuntan las fuentes consultadas por Efe.

El rastreo por mar y aire se ha ido extendiendo con el paso de los días hacia el suroeste de Tenerife y también en zonas más alejadas de la costa, siguiendo el curso de las corrientes.

Los investigadores aún están pendientes de recibir la información de varias entidades bancarias requeridas por el juzgado que instruye la causa por un delito de secuestro, para saber si el padre pudo haber realizado algún movimiento entre cuentas y si sacó una cantidad importante de efectivo en los días previos a su desaparición y la de sus hijas.

Noticias relacionadas

Durante la jornada del sábado se sumaron a la investigación cuatro agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) llegados desde Madrid para intentar ayudar en las tareas de localización del hombre y sus hijas. Este equipo de élite del Instituto Armado contribuirá al trabajo que lleva a cabo la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de Santa Cruz de Tenerife, con el apoyo de equipos territoriales de Policía Judicial.