Dos años y medio

Juana Rivas sale de prisión y cumplirá condena en su casa con control telemático

Para esta decisión se ha tenido en cuenta su ingreso voluntario y que la condena que se le impuso no era superior a cinco años

Juana Rivas

Juana Rivas / EUROPA PRESS

2
Se lee en minutos

Juana Rivas ha salido este martes del Centro de Inserción Social (CIS) Matilde Cantos de Granada para cumplir condena en su casa con control telemático, según han informado fuentes penitenciarias. Rivas ingresó el pasado viernes en ese CIS para cumplir la condena de dos años y medio de prisión que se le impuso por no haber entregado a sus hijos al padre en el verano de 2017.

A propuesta de la Junta de Tratamiento de ese centro, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias clasificó a la interna en tercer grado y le aplicó el artículo 86.4 del Reglamento Penitenciario, lo que supone cumplir la pena en casa con pulsera telemática.

Adaptación social

Para esa decisión, y como establece la normativa, se ha tenido en cuenta el ingreso voluntario de Rivas en el CIS, que la condena que se le impuso no era superior a cinco años, que se trata de su primer delito y que su causa tiene una antigüedad superior a tres años.

A todo ello se añade su adaptación social y el apoyo familiar del que goza, otros requisitos que la normativa penitenciaria establece para poder conceder un tercer grado en régimen abierto.

El acceso directo al tercer grado está regulado por una instrucción de 2007 aprobada cuando Mercedes Gallizo dirigía la Secretaría General, y el control telemático por una de 2019.

La Secretaría General que encabeza Ángel Luis Ortiz está apostando, siempre que las circunstancias penales y penitenciarias lo permiten, por el cumplimiento de las penas en medio abierto, como ha resaltado en reiteradas ocasiones el titular de este organismo.

Satisfacción

Rivas ha asegurado que su "gran satisfacción" es que su lucha vaya a "servir para muchas madres y para sus hijos". A través de un audio, al que ha tenido acceso Efe y que esta vecina de Maracena (Granada) ha remitido a algunos de los colectivos que la han apoyado, ha expresado su agradecimiento y el de sus hijos: "Estoy en mi casa. Sin vosotras no lo habría conseguido", ha señalado.

Aunque Rivas ha reconocido que ha vivido días "muy duros, de mucha impotencia y frustración", ha asegurado que ha tenido ánimo porque sabía que quienes la han apoyado no iban a "dejarla sola". "Por hacerme llegar que vais a seguir luchando hasta que consiga a mis niños, mi gran satisfacción es que esta lucha va a servir para muchas madres y para sus hijos", ha indicado Rivas.

Una vez logrado el tercer grado penitenciario, permanecerá en su domicilio de Maracena, del que podrá salir para sus tareas habituales, y estará supervisada mediante un brazalete de control telemático.

Noticias relacionadas

El encarcelamiento el pasado viernes de Rivas en un centro de inserción social de Granada puso fin a un largo periplo judicial desde que, en verano de 2017, se negara a entregar a sus hijos a su expareja.

Rivas, que también espera que el Gobierno la indulte, estuvo un mes en paradero desconocido con sus hijos con el argumento de protegerlos frente a su expareja y padre de los menores, el italiano Francesco Arcuri, quien en el 2009 fue condenado por lesionarla y al que ella volvió a denunciar por maltrato en el 2016

Temas

Juana Rivas