Ir a contenido

ENTREVISTA EN LA CÁRCEL DE LLEDONERS

Oriol Junqueras: "No rompamos los puentes de diálogo"

"Sobra gesticulación y falta discreción", alerta el líder de ERC, crítico con las acciones de los "encapuchados"

"La huelga de hambre es un recurso extremo. Toca estar fuertes para el juicio", aclara el exvicepresidente

Enric Hernàndez

Frases de la entrevista con Oriol Junqueras. / EL PERIÓDICO

Sigue mandando en ERC y quiere que se sepa. Encarga tareas y fiscaliza su cumplimiento: "No me cuentes cuánto haces, siempre puedes hacer más." Con buen aspecto y verbo enérgico, Oriol Junqueras no oculta su inquietud por el exceso de gesticulación del 'procés', por las acciones de los CDR y por la actitud de Pedro Sánchez. Y ante todo, llama a preservar los puentes de diálogo.

-Supongo que todo este tiempo privado de libertad, más de 13 meses, le han permitido reflexionar sobre cómo Catalunya ha llegado hasta aquí. ¿Me puede detallar qué cosas haría de otro modo el presidente de ERC, si pudiera rectificar?

-A toro pasado es fácil dar consejos. En todo caso, la experiencia es un grado que te ha de permitir entender cuáles son las fortalezas y cuáles las debilidades, maximizar las primeras y corregir las segundas

-¿Se sobrevaloró la fuerza del independentismo y se despreció la de todo un Estado, como el español?

-En parte fue así. El 1-O nos conmocionó, la fuerza bruta que usó el Estado provocó una gran indignación. Sí, ese día supimos, sobre todo, que el Estado reacciona con pánico ante una propuesta democrática.

-Carles Puigdemont ha revelado que tenía pensado exiliarse desde hacía tiempo. ¿Lo compartió con usted, antes de partir hacia Bruselas?

-En aquellas circunstancias lo puedo entender todo, no era fácil. Yo hice lo que tenía que hacer, aunque ello suponga pagar un precio muy alto y estar hoy en una prisión preventiva absolutamente desproporcionada.

Opinión exprés

El cristal de Lledoners

-¿Cuál fue su principal motivación para quedarse, afrontando su ingreso en prisión?

-Sócrates habría podido escoger el exilio, pero, queriendo dar testimonio hasta el final de la integridad de su comportamiento, se encaró a aquellos que lo condenaban.

-¿Considera que la república catalana está hoy más cerca o más lejos que cuando la proclamó el Parlament?

-Más cerca, si bien no tanto como quisiera. Al final depende de la voluntad ciudadana, que se expresa en votos. Hay una mayoría incontestable para que se haga realidad, para que caiga por su propio peso.

"Sobra gesticulación y falta eficacia y discreción"

-El 'president' Quim Torra ha dicho que su vía es la eslovena, obviando la guerra que la precedió. ¿Eslovenia es también su espejo?

-Catalunya debe hacer su propio camino y priorizar el acuerdo, como hizo Escocia. Otra cosa es que Madrid no sea como Londres, que lo sabemos, no somos ingenuos. Todos los caminos democráticos son válidos. Y quiero pensar que el Estado español no enviaría un Ejército para imponer por las armas su voluntad a la ciudadanía a la que debería proteger y defender. Yo, al menos yo, soy demócrata. Y en democracia los conflictos se resuelven hablando, sin coacciones al votante.

-Las vicisitudes del 'procés' no se entienden sin la pugna de ERC con el espacio posconvergente. ¿Es posible alcanzar la independencia en plena disputa partidista por la hegemonía del independentismo?

-El independentismo es muy plural y diverso, y en cada circunstancia prevalecerá una sensibilidad u otra. Sería poco legítimo pretender que el movimiento independentista no es heterogéneo y que sus diversas sensibilidades no puedan cambiar en función de las coyunturas. El independentismo debe ser permeable y tener voluntad inclusiva.

-ERC pidió desde el minuto 1 evitar las investiduras testimoniales y constituir un "Gobierno efectivo". Pero seis meses después de su formación, su balance legislativo y de gestión es muy escasa: ninguna ley aprobada en el Parlament, sin presupuestos del 2018 y sin expectativa de aprobar los del 2019. A su juicio, ¿Catalunya tiene hoy un "Gobierno efectivo"?

-Lo mismo podríamos decir del Gobierno español, con la diferencia que aquí está la interferencia permanente de la justicia española que no ayuda a que la política se haga con normalidad.

-¿Hay alguna posibilidad de que ERC comparta la lista de Barcelona con el PDECat, JxCat o la Crida?

-ERC tiene un gran alcaldable, Ernest Maragall, y voluntad de sumar y ganar en un espacio de progreso y transversal. Asimismo, deseo que otros espacios estén muy bien representados. Todo ayuda.

-En el 2015 acabó aceptando la lista conjunta con CDC. ¿Fue un error?

-De las experiencias se aprende. Aquella se quedó en un 39% del voto, y en las últimas elecciones, por separado, sumamos un 43%. Es obvio que funciona mejor.

"Si se rompen los puentes de diálogo, no será por ERC"

-Hay impaciencia en algunos sectores independentistas, que exigen hacer efectiva la república de inmediato y defenderla. ¿Qué les respondería?

-Que nadie anhela más que yo que un día los ciudadanos de este país vivan en una república.

-Lo cierto es que en los últimos meses el rictus del 'procés', que se presentó como "la revolución de las sonrisas", se va tornando más agresivo, esencialista e incluso folclórico...

-Yo puedo hablar por lo que hago y digo y por lo que hace ERC, que es bastante claro: sobra la gesticulación y falta eficacia y discreción.

-¿Las acciones de los Comitès de Defensa de la República (CDR) del último fin de semana, y las que preparan contra la reunión del Consejo de Ministros en Barcelona, son el mejor camino para que el independentismo alcance sus objetivos?

-No. Con encapuchados ni ensancharemos la base ni construiremos la república. Pero bajo el 155 también hubo acciones de este tipo, y entonces a los Mossos los mandaba Mariano Rajoy.

-¿Los CDR "hacen bien en apretar", como dijo el 'president' Torra?

-Siempre defiendo la acción pacífica y democrática. Me parece que me conoce bien y usted sabe por mi talante qué diría y qué no diría.

-ERC apoyó la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a la Moncloa. Tras el primer gesto, el acercamiento de los nueve presos independentistas a Catalunya, ¿esperaba algo más del presidente?

-Sí, sin duda. Arriesgamos, echamos al PP, echamos a quienes habían ordenado pegar a gente inocente el 1-O, echamos a quienes niegan el diálogo y atizan la crispación. Es gracias a nuestro voto como Sánchez logra ser presidente. Si nuestro voto es bueno para hacerlo presidente, también lo debe ser para afrontar un diálogo sincero y sin condiciones.

"El ayuno es un recurso extremo. Toca estar fuertes"

-Jordi Sànchez escribió que los presos no deben ser moneda de cambio en la negociación del Presupuesto del Estado. ¿Coincide?

-Si no hay ningún tipo de gesto hacia el Govern y los catalanes, es muy difícil justificar un apoyo a un Ejecutivo con un ministro como Josep Borrell, que participó en actos con la derecha extrema.

-Pero tras el ultimátum de Torra, cuando en verdad las fuerzas independentistas dieron por rotas las negociaciones con el Gobierno fue al ratificar la fiscalía la acusación de rebelión contra ustedes.

-Este no fue el único motivo. Es un tema de actitud: nosotros arriesgamos y el PSOE no lo hace. El PSOE no debe vivir condicionado por el discurso de la derecha extrema que fomenta una involución democrática. Ahora amenazan con otro 155. La derecha españolista nunca tendrá suficiente. Sería un error que el PSOE fuese al terreno de juego de la derecha y legitimase de facto su marco discursivo contra Catalunya.

-Ante el riesgo de que Vox condicione un futuro Gobierno PP-Ciudadanos en España, ¿qué le conviene más al soberanismo? ¿Debilitar a Sánchez y forzar elecciones o alargar la legislatura?

-Lo decimos alto y claro: no queremos elecciones, ni en Catalunya ni en España. Hay estabilidad, pese a la injusticia y complejidad del momento. Ahora bien, no tenemos miedo a ninguna convocatoria electoral. Exigir apoyo incondicional y amenazar con convocar elecciones cada dos por tres no parece una actitud muy constructiva ni productiva. Sánchez es presidente gracias al apoyo de gente muy diversa. Nosotros, a él no le debemos nada. Solo pedimos que sea valiente y no se deje arrastrar por el PP y los demás partidos que quieren involucionar España.

-¿Están rotos todos los puentes de diálogo con el Gobierno?

-Si así fuera, no sería por culpa de Esquerra. Nosotros siempre los protegeremos. No rompamos los puentes.

-La fiscalía solicita para usted una condena de 25 años de prisión por rebelión y malversación. ¿Con qué ánimo acudirá al juicio? ¿Pretende «atacar al Estado», como han avanzado otros procesados, o se centrará en defender su inocencia?

-Nunca he utilizado la expresión «atacar al Estado». Sí denunciaremos que se trata de un juicio manifiestamente injusto, propio de una democracia de muy baja calidad. Confío en poder demostrar mi inocencia, aunque si no hemos tenido una instrucción justa, tampoco tendremos un juicio justo.

"Con encapuchados ni ensancharemos la base ni haremos la república"

-A su juicio, ¿España no es una democracia?

-Una democracia en franca regresión. Es muy importante entender y explicar que lo que está en juego no es ya la independencia de Catalunya, sino los derechos y libertades de todos los ciudadanos. A nosotros nos han encarcelado sin motivo y nos juzgarán injustamente, pero es que los condenados de 'La manada' están en la calle, hay cantantes condenados o perseguidos por las letras de sus canciones, se ha procesado a Dani Mateo por sonarse con una bandera española, la policía ha confiscado los móviles y ordenadores de unos periodistas... Estamos asistiendo a una regresión democrática en toda regla que hoy nos afecta a nosotros, pero mañana puede afectar a cualquiera. Si nadie en España reacciona ante esta injusticia, si incluso les parece bien que nos pudramos en la cárcel, ¿qué vendrá después? ¿Quién acudirá en ayuda de las próximas víctimas de esta involución democrática?

-Usted relaciona episodios distintos, todos ellos lamentables, pero omite que los líderes del 'procés' pusieron en jaque al Estado español, y este, como haría cualquier otro estado, se ha defendido.

-¿A qué precio? ¿Al de inventarse actos violentos que no existieron para poder encarcelarnos y privarnos de nuestros derechos políticos? ¿Todo vale en nombre de la unidad de España? Insisto: si los demócratas españoles no se rebelan contra la injusticia que se comete con nosotros, nadie saldrá a defenderlos cuando sufran el mismo castigo.

-¿Estaría dispuesto a llegar a algún tipo de acuerdo con la fiscalía, aceptando la comisión de delitos menos graves que la rebelión o la sedición, para ahorrarse una larga estancia en prisión?

-No.

-La confrontación entre siglas ha visibilizado también a las presos. ¿Es casual que solo los presos de JxCat hayan iniciado una huelga de hambre?

-Cada uno manifestó su opinión, y todas son respetables. La huelga merece todo mi respeto y consideración, más allá de lo que yo piense del momento elegido.

-Con respeto a quienes la hacen, ¿cuáles son sus razones para no sumarse a la huelga de hambre?

-La huelga de hambre es un recurso extremo. Ahora la prioridad debe ser estar fuertes para el juicio, y ser muy conscientes de que este será largo y duro. Tenemos que desmontar con todo el rigor unas acusaciones que no se sustentan y evidenciar que nos juzgan injustamente.

"A Pedro Sánchez no le debemos nada"

-Supongo que está al tanto de los ayunos testimoniales que se están organizando, uno de los cuales lo ha protagonizado el 'president' Torra. ¿Qué opinión le merecen estas iniciativas?

-Respeto todas las opciones democráticas y no violentas.

-Se presenta a las elecciones europeas pese a que es improbable que pueda ejercer como europarlamentario. ¿Qué mensaje quiere transmitir con esta decisión?

-De entrada, yo no renuncio a nada. Pero es obvio que la candidatura tiene una fortaleza democrática y es en sí misma una denuncia de lo que está pasando en Catalunya. Es bueno que Europa sea tan consciente como sea posible de lo que sucede. Yo ya he sido diputado en el Parlamento europeo y creo que es bueno para todos los que aman la democracia que ahora lo vuelva a ser.

-Sea cual sea la sentencia, ¿usted seguirá como presidente de ERC?

-Esto dependerá sobre todo de la gente de Esquerra. Lo que sí puedo asegurar es que siempre estaré al servicio del país, de la justicia social y de la libertad.