Ir a contenido

Clamor en la dirección del PDECat contra la vía eslovena de Torra

La mayoría de la ejecutiva del partido se mostró crítica con la apuesta del 'president'

Bonvehí evitó desautorizar al jefe del Govern y abogó por vías pacíficas

Fidel Masreal / Barcelona

El presidente del PDECat, David Bonvehí

El presidente del PDECat, David Bonvehí / ACN

Las polémicas afirmaciones del 'president' de la Generalitat, Quim Torra, en favor de la vía eslovena a la independencia y a la necesidad de  "tirar hacia delante en el camino de la libertad con todas sus consecuencias hasta conseguirlo” como hizo Eslovenia, no solo han generado un alud de críticas de los partidos de la oposición y en el conjunto del Estado. También en la dirección del PDECat, reunida este lunes en Barcelona, se expresó una opinión mayoritariamente críticas con unas expresiones que, según fuentes de la dirección consultadas por EL PERIÓDICO, consideraron "desafortunadas".

Críticas en privado, disculpas en público

El debate en el seno de la cúpula posconvergente fue intenso. El punto de vista mayoritario fue el de no entender la apelación de Torra al conflicto de los Balcanes, un terreno en el que siempre CDC y el PDECAt han evitado entrar.  "Nuestra vía es la escocesa o la del Quebec", apuntan las fuentes consultadas. Una minoría del partido sí consideró que era necesario defender a toda costa 'president'. Finalmente se acordó subrayar públicamente las vías pacíficas sin entrar en un choque público con Torra. Así fue como el presidente del partido, David Bonvehí, en esa ocasión apoyado en el atril de la rueda de prensa por la vicepresidenta Míriam Nogueras, se limitó a defender el carácter pacífico y democrático del independentismo catalán sin entrar al choque con Torra. "El movimiento independentista es no violento, cívico, lo reivindicamos hoy y cada día", espetó Nogueras nada más dar comienzo la rueda de prensa. Bonvehí dijo que se había "malinterpretado" al 'president'.

Fuentes del partido admiten que la semana pasada, en términos de gestión por parte del 'president', fue una "semana horribilis", no solo por la polémica sobre el modelo esloveno sino por el supuesto ultimàtum al 'conseller' Buch para que se llevara a cabo una purga en los Mossos d'Esquadra a raiz de la intervención policial ante las manifestaciones que se registraron en Terrassa y Girona. "No cumple ninguno de los ultimatums que lanza", admiten en el partido posconvergente. Respecto a la controversia policial, en el PDECat también se recuerda que tanto Convergència como su partido sucesor siempre han adoptado una política de defensa de la gesitón de los Mossos d'Esquadra.

El intenso debate interno en el seno del partido es un reflejo del conflicto latente que existe entre los partidarios de defender la identidad del PDECat ante la OPA de la Crida Nacional per la República que lideran el 'expresident' Carles Puigdemont y Jordi Sànchez, y los que defienden un proceso de abierta integración en la Crida. Este conflicto genera poisiciones cada vez más enconadas, mientras el presidente de la formación, David Bonvehí, trata de hilvanar una solución salomónica que en todo caso no llegará hasta que se consume la constitución de la Crida el próximo mes de enero.