Para quedarse a vivir

8 buenos restaurantes de hotel donde comerás de fábula

Buen servicio, ambiente agradable y platos sensacionales. Así de bien te lo puedes pasar en estas ocho direcciones imprescindibles para los 'gourmets'

Batea: cigalas

Batea: cigalas / FERRAN NADEU

Cata Mayor

Cata Mayor

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Desde hace ya unos cuantos años, los hoteles deleitan a huéspedes y clientes de la calle con una oferta gastronómica de gran calidad, un servicio atento y profesional y un ambiente de lo más agradable. Algunos incluso han obtenido el reconocimiento de la guía Michelin.

Para acertar en tu elección, aquí te recomendamos ocho buenos restaurantes de hotel en Barcelona en los que quedarías a vivir.

Amar

Rafa Zafra y sus socios resucitan el señorial e imponente comedor del antiguo Ritz (Gran Via de les Corts Catalanes, 668). "Aquí van a convivir muchos estilos", dice Rafa, con espacio en la carta para las brasas, para el mar y montaña (los guisantes con tripa de bacalao; la carbonara de vieira y trufa; las 'mongetes' con atún y ese canelón de centolla con crujiente y jugo de pollo que será un clásico en cinco minutos), para el homenaje al Ritz, para las ostras y para el caviar (¡el 'brioche'!, ¡el erizo con tartar de gambas!), que ha convertido en identitario, tanto en el Estimar de Barcelona como en el de Madrid. Esta es la crónica de Pau Arenós sobre su visita a Amar.

La langosta a la cardenal del restaurante Amar.

La langosta a la cardenal. / Ricard Cugat

Aürt

Artur Martínez celebra tres años en las aplaudidas barras de su restaurante barcelonés sin desvincularse del negocio familiar, El Buen Gusto. Varias barras en el vestíbulo del Hotel Hilton Barcelona Diagonal Mar, con los 18 comensales sentados frente a los cocineros. Así fue la visita de nuestro cronista 'gastro', Pau Arenós, a Aürt tres años después.

La 'pilota d'escudella' (cilíndrica) a la pimienta verde.

La 'pilota d'escudella' (cilíndrica) a la pimienta verde. / Ferran Nadeu

Planta Baja

Planta Baja es uno de los pocos restaurantes de Barcelona donde te sentirás como en casa. De esos en los que, nada más entrar, te quitarías los zapatos y te calzarías las pantuflas. Tal cual. Así de cálida y acogedora es la atmósfera de este establecimiento de la zona alta de Barcelona ubicado en los bajos del Hotel Primero Primera (doctor Carulla, 25). Una casa elegante, de lujo sobrio, llena de encanto, que había sido hogar, dulce hogar, de la familia Pérez-Sala (Luis fue piloto de fórmula 1 en los años 80) . La carta va en consonancia con el ambiente: agradable, con clase, con un punto de sofisticación pese a su aparente sencillez. Lleva la firma de Armando Álvarez, chef de Capet. Para saber más sobre Planta Baja, clica aquí.

Una de las salas del restaurante Planta Baja.

Una de las salas del restaurante Planta Baja. / Zowy Voeten

Four Corners

Esta pizzería, a la sombra de la Torre Glòries, propone unas adictivas piezas de masa súper gruesa (unos tres centímetros) de bordes crujientes con originales combinaciones que responden al 'Detroit style': hay una que lleva albóndigas, quesos 'cheddar', 'mozzarella', parmesano y 'pecorino', salsa con vodka y albahaca, y otra que se hace con un pesto de pistachos, 'mozzarella', mortadela, 'burrata' y parmesano. El restaurante está en los bajos del nuevo Hotel The Hoxton, que ha instalado una taquería llamada Tope en la azotea. Si quieres más información, aquí lo tienes todo sobre Four Corners.

Algunas de las gruesísimas pizzas de Four Corners.

Algunas de las gruesísimas pizzas de Four Corners. / Haydon Perrior

Aleia

Rafael de Bedoya y Paulo Airaudo dirigen este lujoso restaurante en el que no se come bien, se come muy bien. Un local en el que un plato tan sencillo como alitas de pollo con la piel crujiente y con una yema de huevo confitada resulta exquisito. Si quieres saber más, aquí tienes toda la información sobre Aleia.

La croqueta de cogote de merluza de Aleia.

La croqueta de cogote de merluza de Aleia. / Pau Arenós

Batea

El equipo de Besta abre un segundo local, "una marisquería moderna", donde la costa de Catalunya se encuentra con la de Galicia. Situado en el Hotel Avenida Palace, tiene una entrada propia con columnas y un interior "al estilo de un bistró francés", explican los responsables, con papel pintado rosa y banco corrido con cojines aterciopelado del mismo color pálido. ¿Y para comer, qué hay? Pues te lo contamos en esta crónica de Batea.

La caballa con crema de escabeche.

La caballa con crema de escabeche. / FERRAN NADEU

Quirat

El Hotel InterContintental Barcelona se pone en manos de Víctor Torres, que ya tiene una estrella Michelin por Les Magnòlies (Arbúcies), para su restaurante gastronómico, que pretende convertirlo en un "referente gastronómico de la ciudad". ¿Cómo? Con menús repletos de creaciones minimalistas y cuidadas que el chef elabora con productos de temporada y de proximidad. Aquí tienes algunos de los platos que probamos en Quirat.

'Foie' sobre judías de Santa Pau en escabeche del restaurante Quirat.

'Foie' sobre judías de Santa Pau en escabeche del restaurante Quirat. /

Nobu

Han pasado casi dos años y parece que ha sido un mes. Porque todo parece seguir igual en este restaurante en lo alto del hotel homónimo. Como si no hubiera habido pandemia, como si no hubiera estado cerrado durante tantos y tantos meses. Para recordar qué sigue igual (casi todo) y qué ha cambiado (el chef y algún plato), visitamos Nobu.

New Style Salmon: 'sashimi' de salmón con aceite de semilla de uva y salsa de 'yuzu', soja, aceite de oliva y de sésamo, y un poquito de ajo.

New Style Salmon: 'sashimi' de salmón con aceite de semilla de uva y salsa de 'yuzu', soja, aceite de oliva y de sésamo, y un poquito de ajo. /