Ir a contenido

INVESTIGACIÓN JUDICIAL

Los Mossos identificaron a cuatro terroristas del 17-A un mes antes del atentado

Los miembros de la célula yihadista se desplazaron a Badalona presuntamente a comprar material

Los videos incluidos en el sumario demuestran la solidaridad de los comerciantes de la Rambla

J. G. Albalat / Ángeles Vázquez / Luis Rendueles / J. J. Fernández

Nuevas imágenes del atentado del 17 de agosto del 2017 en La Rambla de Barcelona.

Una patrulla de los Mossos d'Esquadra identificó un mes antes del atentado yihadista de la Rambla a cuatro miembros del grupo terrorista en un polígono industrial de Badalona, zona donde se encuentran muchas tiendas de venta al por mayor regentadas por personas de nacionalidad china, según expone un informe de la policía catalana incluido en el sumario que se instruye en la Audiencia Nacional y al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO. Los identificados el 9 de julio del 2017 fueron Omar Hichamy, Mohamed Houli, Said Aalla y Moussa Oukabir.

El atestado precisa que es "muy probable" que los terroristas fueran al lugar a comprar materiales que necesitaban para la perpetración de los atentados "que tenían en mente realizar". Ese mismo día y el anterior habían realizado búsquedas en internet con las palabras "polígono asiático Badalona" y "tiendas chinas al por mayor en Barcelona.

Los comercios de la Rambla sufrieron en directo el horror de los atentados yihadistas del 17 de agosto del 2017 en Barcelona. Muchos de ellos sirvieron de refugio a los transeúntes que huían del horror provocado por la furgoneta de los terroristas. En el sumario de la Audiencia Nacional hay algunos vídeos donde se puede apreciar la reacción de los dependientes de los establecimientos. Uno de ellos es el de una heladería. El propietario está atendiendo al público cuando ve pasar el vehículo asesino. No se lo piensa, salta el mostrador y hace entrar a la gente en su local, que queda lleno a rebosar.

Hay otras imágenes en el sumario supuestamente grabadas con un móvil en las que aparece la furgoneta, ya parada, El vehículo iba conducido por Younes Abouyaaqoub, que cuatro días después fue abatido por la policía autonómica en la localidad catalana de Subirats.

Pánico y llantos

"De repente empezó a entrar mucha gente. Las personas entraban presas del pánico, llorando y gritando", declaró a los Mossos la dependienta de una tienda. No sabía qué pasaba, pero una compañera le explicó que al parecer se había producido un atropello masivo en la Rambla. Por eso, su jefa les dijo que era más seguro quedarse en el interior del local y no salir a la calle. Permanecieron allí unas tres horas.

En la pieza de la causa que ahora se ha conocido están los distintos partes médicos de las personas que resultaron afectadas, además de informes de los Mossos sobre lo sucedido y del contenido de los teléfonos móviles y tablets usados por los terroristas. El análisis de los aparatos indica que algunos miembros del grupo habían empezado a radicalizarse hace unos años. De uno de ellos, los investigadores sostienen que "se detecta el consumo" de propaganda islamista radical "ya a principios del 2016". Como ejemplo, expone que escucha el "Surah de los infieles" con un mensaje claro contra aquellos que se consideran enemigos de su causa y visualiza vídeos. El terrorista Yousef Aalla guardaba en su móvil imágenes del atentado a la revista Charlie Hebdo.

Objetivo Madrid

Otro informe policial sostiene que el asesino de La Rambla, Younes Abouaayaqoub "recopilaba información sobre zonas relevantes de Madrid con la finalidad de ser utilizadas como objetivos de otros atentados terroristas".  Los investigadores descubrieron en un teléfono móvil suyo "numerosos mapas de diferentes lugares" de Madrid, todos ellos destacan como "zonas de afluencia masiva de personas".

Entre los posibles objetivos terroristas en Madrid, según la documentación recuperada, estaban el museo del Prado, la plaza de Colon, el estadio Vicente Calderón y "la zona de la sede del Partido Popular y la Audiencia Nacional" y el Palacio Real.

Técnicas de sabotaje

Entre otras fuentes, los terroristas se inspiraron en un polémico manual de sabotaje, ‘The Anarchist Cookbook’, para el uso de cuchillos. El libro fue editado en los 60 en Estados Unidos y sometido en vano a intentos de censura hasta que su difusión se ha hecho incontrolable en internet. los terroristas también tenían información sobre explosivos.

Una página de ese libro se guardaba en uno de los móviles de la célula yihadista, un LG hallado en una furgoneta Renault Kangoo abandonada en carretera tras un accidente. En ella se detallan diversos tipos “de cuchillos de combate, usados por los Marines americanos o  su fuerza aérea”, dice un informe de la Policía Nacional. “Los cuchillos son una herramienta esencial para cualquiera que aspire a ser un guerrillero”, se puede leer. El manual recomienda el puñal de siete pulgadas de los Marines como “el mejor disponible en el mercado”. Los investigadores creen que el móvil pertenecía a Younes Abouyaqoub, autor material de la matanza de la Rambla, o a su cómplice Mohamed Hichamy.