02 abr 2020

Ir a contenido

conflicto diplomático

Turquía sigue tensando la cuerda con Holanda y protestará ante la ONU

Ankara censura también las reacciones de la UE en apoyo de La Haya y cree que "carecen de visión de futuro"

Javier Triana

Pancarta con la imagen del presidente turco,  Recep Tayyip Erdogan,  en la plaza Taksim de Estambul 

Pancarta con la imagen del presidente turco,  Recep Tayyip Erdogan,  en la plaza Taksim de Estambul  / EFE / TOLGA BOZOGLU

En vez apelar a la calma y emplear el diálogo, como sugerían varios de sus socios internacionalesTurquía ha optado por tensar más la cuerda con Holanda, fracturando aún más sus relaciones diplomáticas a raíz de los desencuentros del fin de semana motivados por la prohibición neerlandesa a dos ministros turcos de que hicieran campaña en su territorio.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha seguido lanzando dardos envenenados y ha señalado a los holandeses como responsables de la masacre de Srbrenica, en 1995. "Los Países Bajos no nos sorprendieron. Ya sabíamos de su baja moralidad, su nivel de civilización y sus formas. Lo sabemos desde su papel en el genocidio de Srebrenica, cómo masacraron a 8.000 bosnios allí", ha dicho. El primer ministro holandés, Mark Rutte, ha tachado las declaraciones de "falsificación nauseabunda de la Historia" y de "inaceptables".

Erdogan ha prometido que el país eurasiático buscará apoyos en organizaciones internacionales frente a "este fascismo", en particular en la Organización de Cooperación Islámica. "Esto no es un asunto solo de Turquía. Este fascismo muestra que su cara sucia está impactando de manera negativa a todos los musulmanes y extranjeros que viven en Europa", ha añadido.

Además, el diario local 'Hürriyet' ha informado este martes de que Ankara elevará una queja no solo al Consejo de Europa por el tratamiento de Holanda a sus ministros, sino también a la ONU y a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), alegando que “el Gobierno holandés ha violado la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas de 1961”, según el rotativo.

DOBLE RASERO

“Estas tres organizaciones reconocen la Convención de Viena como la base para llevar a cabo relaciones diplomáticas”, ha asegurado una fuente diplomática turca al citado diario. “Deberían tener algo que decir en la clara violación de esta convención”, ha agregado. Según ese acuerdo, los diplomáticos disfrutan de un amplio grado de inmunidad que, en opinión de Ankara, no ha sido respetado por los holandeses.

Por su parte, el Ministerio turco de Asuntos Exteriores ha emitido un comunicado este martes en el que critica las declaraciones de altos funcionarios de la UE sobre la ya conocida como 'crisis del tulipán' entre Turquía y Holanda. Para Ankara, la representante de Exteriores de la UE, Federica Mogherini, y el comisario de Negociaciones de Ampliación de la UE, Johannes Hahn, “carecen de visión de futuro” y han tratado de “unificar distintas intenciones ocultas para manipular la percepción” del conflicto diplomático.

“Nuestros socios en la Unión Europea solo ejercitan los valores democráticos, los derechos fundamentales y las libertades de manera selectiva”, agrega el texto, que también sostiene que apoyar actitudes como la de Holanda en esta crisis solo sirve para aumentar la xenofobia y los sentimientos antiturcos y de extrema derecha.

EL SACRIFICIO DE LA VACA

Y la protesta anecdótica del día la ha propuesto el concejal estambulí Hüseyin Avni Sipahi, quien ha prometido llevar al matadero a una de las vacas holandesas que tiene en su granja, “a pesar de que está dando mucha y buena leche”, y compartirla con sus compañeros.

Estos anuncios llegan un día después de que Ankara cerrara su espacio aéreo a vuelos diplomáticos holandeses y prohibiera al embajador holandés destacado en Turquía regresar a su puesto.

Los ministros turcos que están en el origen de la crisis diplomática acudían a los Países Bajos a participar en un mitin con la población turca emigrante a favor del 'sí' en el referéndum para una reforma constitucional que se celebrará el próximo 16 de abril y que podría servir para que Erdogan amplíe sus poderes ejecutivos y su influencia sobre el sistema judicial.

Según el líder de la oposición turca, el socialdemócrata laico Kemal Kiliçdaroglu, este tipo de impedimentos por parte de las autoridades europeas apuntala la campaña del 'sí'. El propio Erdogan ha dicho este martes que el 'sí' "es la mejor respuesta a los enemigos de Turquía".