Avances más destacados

2020, el año de la ciencia

Una investigadora trabaja en el desarrollo de una vacuna contra el covid-19.

Una investigadora trabaja en el desarrollo de una vacuna contra el covid-19. / Alexander Zemlianichenko Jr

  • El mundo nunca había estado tan pendiente de los avances de la investigación como en los últimos meses

  • La revista 'Science' señala a las vacunas contra el covid-19 como el hallazgo científico más destacado del año

  • Repasamos las noticias de ciencia y medio ambiente más leídas en este diario

Se lee en minutos

El 2020 ha sido el año de la ciencia. El año en que un virus ha acaparado portadas, los laboratorios han trabajado a contracorriente para hacer frente a una pandemia de alcance global y la comunidad científica se ha convertido en protagonista de la actualidad. Nunca antes se había hablando tanto de ciencia. Y nunca antes habíamos estado tan pendientes de los avances en la investigación.

La revista científica ‘Science’ define a las vacunas contra el covid-19, y a la titánica carrera para conseguirlas, como el descubrimiento científico del año. Desarrolladas en tiempo récord y testadas en un despliegue internacional nunca visto hasta la fecha, las primeras inmunizaciones contra el coronavirus empiezan a distribuirse por el mundo como ‘dosis de esperanza’.

“Nunca antes los gobiernos, la industria, el mundo académico y las organizaciones sin fines de lucro habían invertido tanto dinero, músculo y cerebro en la misma enfermedad infecciosa en tan poco tiempo”, relata el periodista científico Jon Cohen en la revista ‘Science’. Este titánico esfuerzo ha logrado dar con unas fórmulas seguras y eficaces que poco a poco ayudarán a forjar una inmunidad de grupo frente al virus.

Margaret Keena, la primera paciente del mundo en recibir la vacuna de Pfizer y BioNTech fuera del proceso de ensayos clínicos.

/ Jacob King / POOL / AFP

Los artículos más leídos del año

La pandemia ha desencadenado una carrera científica sin igual. En menos de un año se han publicado más de 200.000 artículos científicos sobre el covid-19. Al principio fueron trabajos sobre modelos matemáticos para intentar prever la evolución de los contagios. Más adelante, sobre efectos del virus, métodos de diagnóstico y salud pública. Ahora abundan las investigaciones sobre salud mental.

En las páginas de este diario, los artículos sobre covid-19 también han destacado como los más leídos del año. Como la vez que explicamos cómo frenan el virus diferentes tipos de mascarillas. O la entrevista con José Luis Jiménez, uno de los máximos expertos del mundo en aerosoles, sobre la difusión de virus por el aire. O el reportaje en el que médicos y pacientes hablaron en primera persona sobre las secuelas de la enfermedad.

Avances científicos, más allá de la pandemia

El virus no ha sido el único protagonista de la ciencia del año. Las noticias astronómicas han vuelto a captar la atención de los lectores de este diario. Como con los siempre fascinantes eclipses lunares y solares. Las espectaculares lluvias de estrellas. O las conjunciones planetarias que maravillan cada vez que ocurren.

Siempre con la mirada puesta en los astros, las revistas ‘Nature’ y ‘Science’ destacan como uno de los descubrimiento del año a la sorprendente detección de unas ráfagas de señales de radio que vienen desde más allá de nuestra galaxia y que, hoy por hoy, sigue siendo un misterio. Y, hablando de fenómenos astrofísicos sorprendentes, cómo olvidar la superfusión de agujeros negros que consiguió rasgar las teorías vigentes.

Investigadores trabajan en el rover Perseverance, a pocos días de su lanzamiento rumbo a Marte.


/ NASA

Este año han despegado varias misiones destinadas a desenredar los misterios del Universo. Empezando por la Luna y Marte, nuestros vecinos más directos. Ya son tres las misiones que han arrancado en los últimos meses rumbo al planeta rojo; Hope, de Emiratos Árabes, Tianwen-1 de China y Perseverance de la NASA. Mientras, la misión Chang'e 5 ha logrado traer a la Tierra nuevas muestras del suelo lunar; una hazaña que no se había intentado desde el 1976.

El arte más antiguo jamás descubierto y otras historias del pasado

La ciencia más sorprendente del año también ha aportado una nueva mirada sobre el pasado. Como con el hallazgo de la obra de arte más antigua de la humanidad, que permaneció resguardada en una cueva indonesia durante unos 44.000 años. O el hallazgo de una historia de incesto prehistórico que ha salido a la luz tras el estudio de unos yacimientos de 5.000 años en Irlanda.

En las pinturas rupestres descubiertas en Indonesia, de unos 44.000 años de antiguedad, pueden verse figuras animales y humanas.


/ AFP

La historia de un dinosaurio de tamaño de un colibrí que hace 99 millones de años se quedó atrapado en una gota de ámbar sorprendió a muchos. Igual que el hallazgo de los restos de una mujer cazadora que vivió hace unos 9.000 años en el continente americano y el análisis que demostró que entre el 30 y el 50% de los cazadores prehistóricos de los que tenemos constancia eran mujeres. O el estudio que sacó a la luz unas pinturas rupestres que, esquivando grafitis, sobrevivieron 27.000 años en una cueva del País Vasco.

Malas noticias para un planeta en plena crisis climática

El parón global por la pandemia hizo presagiar que, quizás, este frenazo podría traer buenas noticias para el medio ambiente. Tras apenas un mes de confinamiento, los datos hablaban de una caída de la contaminación del 55% en España. Pero en la ‘nueva normalidad’ estos índices volvieron prácticamente a los del mundo prepandemia.

El año empezó con una oleada incendios en Australia, que acabó con la vida de varios centenares de personas, destruyó miles de hogares y acabó con miles de hectáreas de ecosistema. Y con el azote de la tormenta tropical Gloria en España, la peor de los últimos 88 años. Ambos sucesos se enmarcan en algo más grande; una crisis ecológica causada por la actividad humana que ya muestra las cicatrices en los ecosistemas naturales.

Un animal navega en un mar de plástico que recubre una playa de Panamá.

/ ERICK MARCISCANO (REUTERS)

Te puede interesar

Mientras, los informes esbozan un futuro cada vez más preocupante. En España, sin ir más lejos, ya vivimos con un grado más de temperatura y con un 18% menos de lluvia respecto a los años 60. En el planeta ya hay más plástico que animales. Más hormigón que vegetación. Más materiales humanos que vida en la Tierra. Las previsiones a corto y largo plazo plantean que aunque se frenara drásticamente la producción humana, para el 2040 habría 710 toneladas de residuos más en el planeta.