Ir a contenido

primavera sound

"El que no baile, que se marche a un escenario de guitarras"

C. Tangana, Bad Gyal y, en menor medida, Vince Staples atrajeron a sus pases en el Fòrum a un público por debajo de la media de edad del festival

Ignasi Fortuny

Vince Staples, durante su actuación en el Primavera Sound.

Vince Staples, durante su actuación en el Primavera Sound. / FERRAN SENDRA

Si había un día para que el Primavera Sound cumpliera con su intención de atraer a público joven y local (también los gigantes necesitan sangre fresca), escaso a simple vista hasta la fecha, era este jueves en la primera jornada del festival. Porque en su cartel reunía nombres como C. Tangana y Bad Gyal, nuevos ídolos llegados desde la escena ‘underground’, e incluso la eurovisiva Amaia, que comparecía a la cita ‘indie’ desde la vía opuesta a los dos primeros. Si unos llegaron por carretera comarcal, ella lo hizo por autopista de peaje.

"Voy a ver a Amaia de España", decía uno de sus fans antes de la actuación. Él, seguidor de la cantante de Pamplona desde siempre, ese espacio de tiempo tan relativo en este caso, estaba, al igual que Amaia, por primera vez en el Primavera. "El año que viene volvemos, eh, me está gustando", comentaba a su compañero entre risas. "Misión cumplida, uno que prueba y repite", pensarán los organizadores. Nada más lejos de la realidad, pues forofos de Amaia se podían contar pocas decenas difuminados entre la multitud de curiosos en su actuación. ¿Hemos dicho pocas decenas? Seguramente eso sean muchos incondicionales para una cantante que anunciaba inocente: "Es mi primer concierto y no sé muy bien qué hacer, pero, bueno, yo canto y ya está".

También el pase del revoltoso cuarteto femenino madrileño Hinds, con la responsabilidad de abrir uno de los dos escenarios principales del festival, era una buena oportunidad para ver si las nuevas generaciones había descifrado el mensaje de bienvenida emitido por la cita 'indie'. Más bien poca chavalada, aunque, como sus idolatradas, desmelenada.

Copa y puro

En esta mesa aparte, como la de los niños en las comidas familiares, del banquete musical que es el Primavera, la copa y el puro era lo más esperado. Con el depósito lleno y sin escatimar ni una gota de combustible, como siempre, comparecieron a la cita el madrileño C. Tangana (Antón Álvarez) y la catalana Bad Gyal (Alba Farelo). Iconos de la nueva escena de la música urbana, ambos irrumpieron en el escenario motorizados; porque si su música es de calle, debe oler a asfalto.

C. Tangana ofreció un show convincente y espectacular saludado con baile, coros y brincos


En un gran escenario y cuidadosamente programado, entre Björk y Nick Cave, C. Tangana sí que reunió al preciado público joven y autóctono antes de la madrugada. El rapero madrileño ejecutó un show convincente y espectacular a partir de una trabajada y visual producción. En el escenario pasan muchas cosas y abundan los recursos: visuales, bailarines, mucho fuego y humo, confeti en forma de billetes y 'performances' varias. Un ritmo hiperfragmentado que se ajusta al consumo moderno de todo, también de la música.

Falsos ídolos

Y su público lo celebra con baile, coros, brincos y reflexión, propiciada por los mensajes profundos que lanza su "falso ídolo". "He aceptado que soy parte de ese buitre, esa serpiente, que es el sistema. Pero debes decidir si estás en la cola de la serpiente o eres la cabeza de la serpiente. Yo he decidido ser la cabeza de la serpiente y convertirme en otro falso ídolo", razonó C. Tangana. "El Rey es un falso ídolo, Valtònyc y Evaristo son falsos ídolos, son

ídolos porque vosotros los adoráis. Para que dejen de existir solo hace falta dejar de mirarlos", zanjó. Puede que los jóvenes allí presentes ya miren donde les interesa y, por eso, C. Tangana estuvo arriba del escenario cantando 'hits' millonarios como 'Mala mujer', 'Still rapping' o 'Llorando en la limo'. Destacable fue la interpretación conjunta de 'Guerrera' con el granadino Dellafuente, quien recientemente ha anunciado que, al igual que C. Tangana, ha firmado con una multinacional.

En el mismo escenario, pero una hora más tarde, se produjo un notable contraste: el rapero americano Vince Staples hizo saltar de nuevo a un público por debajo de la media de edad de la cita, pero esta vez más multicultural, como es de nacimiento y siempre en estas fechas el Fòrum.

"El que no vaya a bailar, que se marche a un escenario de guitarras", espetó Bad Gyal


Antes del cierre, bien entrada la madrugada, Bad Gyal hizo bailar a expertos y a una mayoría de debutantes del movimiento pélvico con sus canciones empoderadas. Poco después de empezar el show advirtió: "Ya he terminado la parte suave. El que no vaya a bailar que se marche a un escenario de guitarras o algo". A partir de ahí, Bad Gyal encadenó un tema tras otro ('Internationally', 'Candela', 'Mercadona'... ) siempre con una puesta en escena creíblemente dancehall y trabajadas coreografías. En la rueda de prensa anterior a su concierto ya anunció: "Venid al concierto y os quito 10 años de encima". El gerovital que busca el Primavera.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.