Marc Marginedas

Corresponsal para la exURSS

Escribe desde Moscú