Educación en Catalunya

El Govern admite tras el fiasco de Pisa que hay que volver a "lo básico" y "enseñar a leer" a los niños

Informe PISA: Catalunya registra resultados "catastróficos" y se sitúa a la cola de España

El reto de la comprensión lectora: "Los alumnos que no leen con fluidez tendrán problemas en toda la escolarización"

¿Por qué se ha desplomado la compresión lectora de los niños en Catalunya? Las claves del suspenso

Pasillo de una escuela pública catalana.

Pasillo de una escuela pública catalana. / RICARD CUGAT

Helena López

Helena López

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Pasó desapercibida por la tormenta que desataron las desafortunadas declaraciones del Govern señalando a una supuesta "sobrerrepresentación del alumnado migrante en la muestra" -que luego resultó ser falsa- como responsable de la catástrofe de resultados de Catalunya en el informe Pisa 2022; pero en la rueda de prensa del martes tras la publicación de los datos, el Departament d'Educació admitió que parte del problema se podía deber a que en los últimos años "la enseñanza de la lectura se ha ido abandonando". Así lo reconoció el director general de Innovación Educativa, Digitalización y Currículum, Joan Cuevas, que añadió que uno de los objetivos de la conselleria es recuperar esa enseñanza, algo que, aseguró, ya están "reactivando".

"La enseñanza de la lectura se ha ido abandonando, pero ya la estamos recuperando"

Joan Cuevas

— director general de Innovación Educativa

Ignasi Garcia Plata, secretario de Transformación Educativa, apuntó también en la misma línea, añadiendo que había que "reforzar las competencias básicas". "Nos hemos relajado", reconoció, haciendo referencia indirecta a que los currículums más globalizados y la idea de que todos los niños aprenderán a leer tarde o temprano casi de forma natural tenía consecuencias.

De hecho, Cuevas puso sobre la mesa un dato que recuerda siempre el neurobiólogo Héctor Ruiz Martín: hay niños que, obviamente, sí aprenderán a leer de forma "natural" si tienen libros a su alcance, pero hay otros, se calcula que un 30%, que si no tienen una aproximación sistemática a través de trabajos de conciencia fonológica no aprenderán a descodificar de forma fluida, algo que arrastrarán durante toda su escolarización (como demuestran los últimos resultados de PIRLS y de PISA, que estamos lamentando estos días). "A descodificar aprenderán todos, pero con fluidez no. Y la fluidez es lo que hace que para ti leer no sea una carga, que no te cueste", señalaba en septiembre en una entrevista a este diario Ruiz Martín.

Cuando el interés no lo es todo

De forma velada -y sepultada por el desafortunado discurso de la inmigración- tanto Cuevas como Garcia Plata admitían ya el martes que las metodologías más competenciales basadas íntegramente en el interés de los niños tienen lagunas.

Precisamente al modelo de educación por competencias, recogido en la Lomloe y que Catalunya lleva años aplicando en la educación primaria, se ha referido Cuevas este jueves en una entrevista en Catalunya Ràdio. Ha defendido que la investigación concluye que este modelo da "resultados medios" siempre que se aplique en condiciones. Y ha reconocido que hace falta mejorar los recursos para acompañar a los docentes en aplicar este modelo en las aulas.

La radiografía ofrecida el martes por PISA es un elemento más que está moviendo los cimientos del sistema, pero las advertencias de que algo no va bien vienen de lejos. El pasado mes de mayo los resultados en el estudio PIRLS (Progress in International Reading Literacy Study), barómetro internacional que evalúa los niveles de comprensión lectora, ya señalaba que los estudiantes catalanes de cuarto de primaria bajaron 15 puntos desde 2016 (y se situaron a la cola de España, solo por delante de Ceuta y Melilla).

En la misma línea de lo apuntado por los responsables de la conselleria, la presidenta de Rosa Sensat, Mar Hurtado, firme defensora de la educación por proyectos, admite también que "es cierto que hemos perdido un poco la formación en didáctica; nos hemos ido mucho a proyectos muy globalizados, y quizá es verdad que tenemos que volver a las didácticas".

Pese a reconocer eso, Hurtado insiste en que PISA tiene que servir como un indicador más, pero "no hay que usarlo para criminalizar a los maestros". "¿Qué valoran estas pruebas? Unos contenidos muy concretos, y no de forma competencial. Ahora educamos a que las personas vayan por la vida con unos recursos, que sean competentes, pero eso no lo evalúa PISA. ¿Y eso es menos importante? No, pero eso no se evalúa", zanja.