Aprovechar los temporales

El Govern estudia ampliar el pantano de Boadella para luchar contra la sequía

Cierra el canal Segarra Garrigues: "Ha sido de un día para otro, no había pasado nunca"

Las restricciones de agua afectan ya al 86% de los catalanes

La ACA prepara un informe para saber si se puede almacenar más agua en este embalse de uso sobre todo agrícola

Guillem Costa

Guillem Costa

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El antídoto que prepara el Govern contra la sequía tiene varios tentáculos: desalinización, potabilización, regeneración, ahorro y eficacia en el circuito del agua son algunos ejemplos de las medidas que pretenden suavizar las consecuencias de la escasez de agua. Lo que no contempla el plan es la creación de nuevos pantanos. Sin embargo, existe una pequeña 'excepción': la Agència Catalana de l'Aigua (ACA) ya está estudiando la posible ampliación de la presa del embalse Darnius-Boadella (Alt Empordà).

Este embalse de dimensiones moderadas, inaugurado en 1969, satisface sobre todo demanda agrícola. A diferencia del sistema Ter-Llobregat, que destina mayoritariamente el agua al uso doméstico e industrial (en un 70%), en Darnius, más de la mitad del agua (un 60% aproximadamente) sirve para regar campos. El resto se utiliza para abastecer municipios como Figueres, Cadaqués, Llançà, Roses o Empuriabrava.

¿Pero por qué está sobre la mesa el "recrecimiento" de este pantano? Según detallan a EL PERIÓDICO fuentes de la ACA, si Darnius-Boadella (un pantano que está relativamente cerca de la costa) ganara más capacidad, se podría aprovechar un fenómeno meteorológico que en la zona se conoce como 'mugada', ya que ocurre en la cuenca de la Muga. Se trata de una especie de 'llevantada' típica de la zona que a lo largo de la historia ha conllevado inundaciones y lluvias cuantiosas en poco tiempo.

Riego agrícola

El proyecto con el que trabaja la ACA pretende comprobar si, ampliando la presa, se puede retener más agua cuando las 'mugades' aparezcan. En caso de que fuese viable, con más agua almacenada, los campos agrícolas podrían disponer de más recursos.

El embalse de Darnius Boadella y el río Muga bajo los efectos de la sequía

El embalse sufre los efectos de la sequía. / DAVID APARICIO

¿Y qué responden los agricultores de la zona? Pues estarían encantados de que el embalse tuviera más capacidad, si eso supone más agua para el riego, asegura Narcís Poch, responsable de las comarcas de Girona en Unió de Pagesos: "Es viable y, si fuese una realidad, sería una buena noticia para los agricultores de la zona. Nuestro objetivo es aprovechar cada gota de agua".

De hecho, Unió de Pagesos es el sindicato que propuso esta ampliación durante la década de los 2000. También se habló de otras posibilidades, como construir varias presas a lo largo del curso del río Orlina, una idea que se desechó porque este río cruza el parque natural de L'Albera. Otra propuesta que en su día estuvo sobre la mesa y actualmente no lo está es construir una desalinizadora en Roses.

Cereales en riesgo

Toni Casademont, miembro de la comisión de desembalse de la Muga, se sorprendió de que el Govern decidiera estudiar la ampliación: "Hacía tantos años que nos lo rechazaban que ya ni nos lo planteábamos. El director de la ACA nos explicó que en el embalse de Riudecanyes había funcionado algo parecido". Su apuesta es contundente: "Si los estudios indican que levantar más la presa es posible, no hay que tener dudas".

Poch recuerda que este pantano no sufrió ninguna sequía hasta 2008: "Desde entonces, el embalse ha tenidos sus momentos de flaqueza, uno de ellos en la actualidad". Este martes el Govern ha anunciado que Darnius-Boadella es una de las unidades hidrográficas que entran en fase de excepcionalidad. El pantano está casi al 29%: hay 17,69 hm3 de agua de los 61,1 hm3 de capacidad.

"Hoy en día, en la zona que riega el embalse se cultivan forraje como alfalfa o cereales de verano como maíz o girasol", detalla Poch. Son unas plantaciones que este año prácticamente ni se han sembrado. Los agricultores consideran que, tras un episodio de lluvias intensas (una de estas "mugades"), si Darnius-Boadella se ampliara, se podría almacenar mucha más cantidad de agua.