Entrevista a la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno

Isabel Rodríguez: "Nos volveremos a ver en la mesa de diálogo cuando tengamos el próximo acuerdo"

Isabel Rodríguez, ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, al término de la entrevista con EL PERIÓDICO, en el balcón del Palacio de Villamejor, sede de su departamento en Madrid, el pasado 17 de septiembre.

Isabel Rodríguez, ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, al término de la entrevista con EL PERIÓDICO, en el balcón del Palacio de Villamejor, sede de su departamento en Madrid, el pasado 17 de septiembre. / DAVID CASTRO

  • La ministra insiste en que Sánchez no se saldrá de la Constitución en su interlocución con Catalunya, asegura que el Ejecutivo seguirá "protegiendo" a la ciudadanía si la luz continúa escalando y apremia al PP a renovar el CGPJ

11
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

Isabel Rodríguez García (Abenójar, Ciudad Real, 1981) lleva ya dos meses y medio en el Gobierno y se le nota. Se halla más cómoda, segura en un cargo, el de ministra de Política Territorial —que heredó de Miquel Iceta— y portavoz del Gobierno, que no esperaba tras dos años como alcaldesa de Puertollano. Recibe a EL PERIÓDICO en la sede de su departamento, en el Palacio de Villamejor, del que tendrá que mudarse en muy pocos meses por obras de mejora. Concluye una semana "agotadora", dice, marcada por la reunión de la mesa de diálogo. Insiste en que no puede dar detalles que arruinarían la negociación con la Generalitat, que ahora debe ser discreta y que espera frutos. Subraya que para el Gobierno es "prioritario" que Catalunya no se quede fuera de la "modernización" de España que llegará gracias a los fondos europeos, no descarta más medidas si el precio de la energía sigue desbocándose y advierte al PP de que no valen más "excusas" para renovar el Poder Judicial.

El Gobierno ofreció su agenda para el reencuentro, aunque el propio Pedro Sánchez señaló que se han producido "múltiples avances" sin que haya hecho falta la mesa de diálogo. Los independentistas insisten en que esas cuestiones 'autonomistas' no deben ser abordadas en ese foro. Por tanto, ¿para qué sirve la mesa?

Ha sido fundamental este primer encuentro para acercar posiciones y para concluir que el Gobierno y el Govern tienen claro que hay que avanzar y superar una situación de fractura política y social. Además, hemos querido que esto tenga permanencia y que las reuniones sean periódicas, que se produzcan trabajos técnicos entre los equipos, de forma discreta, para ir avanzando en asuntos que son prioritarios. Y hemos acordado que nos vamos a dar el tiempo necesario para alcanzar estos acuerdos. Como dijo el presidente: sin prisa, sin pausa y sin plazos, pero avanzando. 

¿Cuál debe ser la periodicidad? La Generalitat pide una siguiente reunión antes de final de año. ¿Cuál es el siguiente hito?

[Lo importante] no es tanto el cuándo sino para qué. En el momento en que tengamos el próximo acuerdo, nos volvemos a ver. 

Por tanto, solo cuando haya el siguiente acuerdo.

Sí.

¿Esa es la metodología pactada?

Parece acertada porque no podemos tampoco estar jugando con la sensibilidad y expectativas de la ciudadanía. Creo que tenemos que ser muy respetuosos con los trabajos, muy diligentes y eficaces, marcarnos objetivos y cuando el objetivo esté cumplido, trasladarlo con total apertura. 

¿Y para cuándo calculan el siguiente acuerdo?

Como nos hemos dicho que no nos vamos a condicionar con los plazos, vamos a comenzar de forma inmediata a trabajar en distintas cuestiones. 

¿Por dónde van a comenzar?

Fíjese, uno de los acuerdos que alcanzamos es lo lejos que estamos. Creemos que hoy hay que superar el conflicto político apostando por la superación definitiva de la pandemia y la recuperación. Queremos que Catalunya vuelva a ser el motor económico que acompañe la modernización de toda España. Esa es nuestra prioridad. El Govern tiene su prioridad en la amnistía y la autodeterminación.

¿Pero cuál es el punto intermedio? Porque o hay autodeterminación o no la hay, o hay amnistía o no la hay.

Lo que ellos quieren no es compartido por el Gobierno y lo decimos con absoluta tranquilidad y claridad. Se lo decimos a Catalunya y a España. El marco del Gobierno es la Constitución y la ley. Tú puedes querer la Luna, pero igual antes hay que solucionar lo que te pasa en la Tierra. El Gobierno ha dado señales muy claras de que apostamos por el diálogo y de que queremos avanzar para desplegar, en el marco constitucional, el Estatuto de autonomía al máximo, para satisfacer las demandas de la sociedad catalana, entendiendo que hoy está mirando más a cómo avanza su vida, a cómo damos respuesta a cuestiones más ordinarias o domésticas.

Isabel Rodríguez, ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, durante su entrevista con EL PERIÓDICO. / DAVID CASTRO

Perdóneme que insista, pero ¿por dónde van a comenzar las conversaciones discretas con la Generalitat?

Entiendo el interés. Pero vamos a ir avanzando en la información cuando vayamos alcanzando acuerdos. Ahora comenzarán los trabajos, y cuando vayamos obteniendo resultados, que seguramente se vayan consiguiendo, iremos dando cuenta de ellos. Creo que hay que cambiar la perspectiva de trabajo en este país.  

La oposición ha acusado al Gobierno de opacidad, ha pedido las actas de la reunión.

El PP tiene poca credibilidad para hablar de este asunto. Lo lógico es que estuviera en las posturas de Estado, como hizo el PSOE. Lo que no es de razón es que ande incendiando porque lo que ha quedado claro es que sus recetas no resultan útiles. Tampoco les he escuchado ninguna propuesta. 

El Govern insistió en que aquello que sea objeto de acuerdo deberá contar con el voto de los catalanes. También el presidente dijo que lo que afecte a todos será sometido a refrendo de los españoles. ¿En qué fórmula piensa el Gobierno? ¿En un referéndum vía artículo 92 de la Constitución, en una reforma estatutaria votada por los catalanes?

Sería pasar muchas pantallas seguidas. Nunca nos saldremos de los márgenes que nos marcan la Constitución y la ley. Y esto es muy importante que lo digamos y lo repitamos, porque hay quienes inventan que este Gobierno no actúa así.

Como Gobierno no podemos tener como interlocutores a los partidos. Nos relacionamos con las instituciones, y la interlocución válida es la del Govern, que representa su 'president'

Usted dijo que no buscan tanto un referéndum, sino acuerdos.

Siempre la ciudadanía, cuando hace el ejercicio de votarnos, de elegirnos y de otorgarnos su confianza, lo hace para que resolvamos los problemas, no para que se los generemos.

Plantea una validación vía elecciones. 

Hagamos primero nuestro trabajo, alcancemos nuestros acuerdos y después expongámoslos a la ciudadanía, no tratemos de buscar siempre y antes que nada el respaldo de la ciudadanía para intentar evitar nuestra responsabilidad. 

¿Los acuerdos que puedan alcanzarse con ERC pueden frustrarse porque una parte del Govern, Junts, no los respalda? La CUP tampoco cree en la mesa. ¿Qué viabilidad de facto tiene?

Cada uno tiene que explicar su responsabilidad. Como Gobierno no podemos tener como interlocutores a los partidos. Nos relacionamos con las instituciones, y la interlocución válida es la del Govern, que representa su 'president' [Pere Aragonès]. Si tienen problemas dentro, espero que se solventen, pero nosotros respondemos de nuestra acción.

¿Le preocupa que Catalunya monopolice el debate territorial?

En absoluto. Catalunya tiene unas circunstancias muy especiales que el Gobierno afronta con valentía, pero nuestra visión es muy clara: avanzar en colaboración y cooperación con todas las autonomías, porque creemos que estamos en el momento oportuno para dar esa segunda vuelta en la modernización de España. La recuperación económica, gracias a los fondos europeos, tiene que llegar hasta el último lugar de nuestro país, y tiene que ser justa para todos.

La titular de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, el pasado viernes, en la terraza del Palacio de Villamejor desde la que se proclamó la II República española, el 14 de abril de 1931.

/ David Castro

¿Puede pasar este tema factura al PSOE? El presidente de su comunidad, Emiliano García-Page, así lo advertía con los indultos.

Tenemos un reto tan importante por delante que nuestra obsesión está en la recuperación y la reactivación económica, no en la demoscopia. Cuando hayamos comenzado a desplegar el plan de recuperación y todos los proyectos empiecen a dar sus frutos será valorado por la ciudadanía.

¿No se ha cerrado demasiado pronto la carpeta de El Prat cuando tenían la oportunidad de haber prorrogado la negociación un año, como posibilita la ley de 2014?

Era una inversión muy seria, de 1.700 millones de euros, y no es serio para el Estado ir con estos proyectos a la UE sin la solvencia de un acuerdo entre las administraciones. 

Tampoco hay acuerdo dentro del Gobierno con Podemos. 

Nuestro acuerdo es el que hablamos, cerramos y explicamos el 2 de agosto

No podemos condicionar la inversión en aeropuertos para toda España a la falta de compromiso de la Generalitat

Que no comparte Unidas Podemos. 

Si la Generalitat volviera al 2 de agosto, habría acuerdo. No lo hay. Podemos discrepar en el seno del Gobierno, pero cuando se toma una decisión es la del conjunto del Gobierno. 

¿Pero por qué no se abre la vía de negociar durante un año?

Esta propuesta vincula a toda la propuesta de inversión en aeropuertos para nuestro país, y no podemos condicionarla a la falta de compromiso por parte de la Generalitat. Condicionaría las inversiones en el resto del país.

Otras autonomías exigen bilateralidad. 

Hablamos con todas las autonomías. Tenemos distintas vías abiertas de cooperación con ellas. Lo que me sorprende es que algunos las demandan a través de los medios, como Andalucía, y aquí no hay constancia de que reclamen este tipo de instrumentos. Hay que explorar todos los canales y la bilateralidad y la multilateralidad son dos que prevé la Constitución y así los ejercemos.

¿El Gobierno ha actuado tarde con el recibo de la luz, como ha criticado la oposición?

Este Gobierno lleva a cabo políticas en materia energética desde el comienzo, como fue la anulación del impuesto al sol. Después se activaron distintas medidas, rebajas fiscales y también el mantenimiento del escudo social, y ahora aplicamos un plan de choque, que muestra la agilidad y la reacción del Gobierno. Seguiremos actuando como sea necesario para cumplir el objetivo de que paguemos lo mismo que en 2018

¿No descarta más medidas, por tanto?

Si cambia la realidad, este Gobierno ha dado señas de que es capaz de adaptarse con rapidez y agilidad para proteger a la ciudadanía, pero no hay que pasar tan rápido los escenarios porque está empezando a aplicarse este plan y vamos a ver la evolución. 

Isabel Rodríguez, tras la entrevista con EL PERIÓDICO.

/ David Castro

El salario mínimo lo han pactado ahora sin la patronal. Si no es posible el consenso con ella para la reforma laboral y de pensiones exigidas por Bruselas, ¿legislarán ustedes solos?

El diálogo social lo vamos a practicar, lo vamos a apurar. Es posible alcanzarlo. Pero el diálogo social no significa que no se puedan llevar a cabo las reformas, porque algunas de ellas están condicionadas a estos planes de desarrollo. Yo confío mucho en la responsabilidad de sindicatos y patronal.

La negociación del SMI ha vuelto a evidenciar las diferencias entre Nadia Calviño y Yolanda Díaz, entre PSOE y Unidas Podemos, y esa división se puede agravar con las reformas venideras. 

El Gobierno actúa siempre como Gobierno en el acuerdo de sus decisiones.

Italia ha impuesto el pasaporte covid para trabajar. El Supremo español ha avalado las medidas de Galicia para entrar en bares. ¿Se plantea el Gobierno extender el uso de la cartilla covid?

El proceso de vacunación ha sido un éxito, y el Gobierno sigue pensando que es mucho mejor seguir avanzando en él. 

Pero está bajando el número de pinchazos. 

Porque ya queda mucho menos que vacunar. Pero sin duda es mucho mejor seguir avanzando en el proceso de vacunación que en concentrarnos en restricciones. 

En este momento, el Gobierno descarta extender el uso del pasaporte covid

Luego el Gobierno no lo ve. 

En este momento, no.

¿El Gobierno ha hecho lo suficiente para forzar la renovación del CGPJ? Todas las asociaciones judiciales se han pronunciado a favor de un cambio de la ley. ¿El Gobierno se plantea esa reforma?

Un partido como el PP que aspira a gobernar no puede incumplir la Constitución, no puede saltársela a la torera. Ha de cumplir la previsión constitucional y con la ley, y luego en el ámbito parlamentario todos los debates caben. Nosotros defendemos el modelo actual, en el que el poder emana del pueblo y desemboca en el Parlamento, que es quien elige al órgano de gobierno de los jueces. Hay modelos para todos los gustos. Pero nosotros no hablamos de cuál sería el debate. Esto no es un debate, esto es la ley. Y la ley se cumple y no hay excusas. 

Pero se puede estudiar la ley para que el PP entre en la renovación y discutir la renovación. 

No caben excusas. El Gobierno ha intentado acordar con el PP, pero la respuesta ha sido el incumplimiento constitucional y la falta de sentido de Estado de [Pablo] Casado

¿Pero por qué no le llama Sánchez? Podría servir de acicate para la renovación. 

Casado ha dado muestras claras de que no quiere cumplir la Constitución y anda más ocupado de resolver su casa que de atender al Estado. 

¿Deben dimitir el presidente del CGPJ y los demás vocales?

No creo que desde la política tengamos que hacer dejación de nuestras funciones. Quien tiene que cumplir es Casado. 

¿Preocupa más al Gobierno la situación del rey emérito, dado que la Fiscalía ve indicios de que haya podido ser un comisionista internacional?

El Gobierno mantiene la relación con el actual jefe del Estado, con la Casa Real. No nos gusta lo que ha ocurrido con el rey Juan Carlos, y lo que demuestra esta situación es que las instituciones en este país funcionan para todos. 

Pero erosiona la imagen de la monarquía. 

Creo que el rey Felipe está haciendo un trabajo muy importante para avanzar en ejemplaridad y transparencia en la Casa Real.

Sánchez se comprometió en diciembre a una hoja de ruta que avanzara en esa línea. Pero desde entonces no hemos conocido ninguna medida. ¿Por qué el Gobierno no empuja más?

Nos hemos marcado una agenda normativa distinta, en la dirección de la recuperación económica, y muy marcada por los compromisos asumidos con la UE.

Noticias relacionadas

¿Debe volver el rey Juan Carlos a España?

No voy a valorar esa circunstancia.