Reunión en Zaragoza

Sánchez mima a Aragón con los Juegos de invierno tras la mesa de diálogo con Catalunya

  • El presidente garantiza a Lambán que la candidatura es un "proyecto de país, de Estado", que será conducido por Aragón y Catalunya "en pie de igualdad"

  • El jefe del Ejecutivo autonómico advierte de que su región no será "subalterna" de Catalunya y que la candidatura puede ayudar a solucionar el conflicto

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de Aragón, Javier Lambán, durante su comparecencia conjunta ante los medios tras analizar la candidatura Pirineus-Barcelona para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030, este 16 de septiembre de 2021 en Zaragoza, en el Edificio Pignatelli.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de Aragón, Javier Lambán, durante su comparecencia conjunta ante los medios tras analizar la candidatura Pirineus-Barcelona para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030, este 16 de septiembre de 2021 en Zaragoza, en el Edificio Pignatelli. / JAIME GALINDO

5
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

Como decía este mismo miércoles el propio Pedro Sánchez, las imágenes y los gestos en política importan, e importan mucho. Por eso, no era azarosa la siguiente parada de su agenda tras la reunión de la mesa de diálogo en Barcelona: Aragón. Junto al presidente regional, el socialista Javier Lambán, uno de los barones que antaño más confrontaba con él pero con el que ha reconducido relaciones en los últimos meses, y de manera ostensible. Ambos comparecieron juntos en la sede del Ejecutivo autonómico, en el Edificio Pignatelli de Zaragoza, para presentar la candidatura a los Juegos Olímpicos de invierno para 2030, candidatura que Aragón comparte con Catalunya, que organiza el Comité Olímpico Español y que deberá formalizarse en 2022. Y en esa declaración conjunta, Sánchez, que estaba acompañado del ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, garantizó al mandatario regional que no habrá agravios entre las dos comunidades en el liderazgo de este proyecto común. Las dos estarán implicadas, subrayó, "en pie de igualdad".

Las imágenes de la mesa de diálogo en el Palau de la Generalitat, de ayer miércoles, aún estaban frescas. Un foro que no tiene "absolutamente ningún futuro", según había afirmado el propio Lambán el pasado lunes. De ahí que fuera muy insistente en que Aragón quiere pilotar los JJOO, si finalmente el Comité Olímpico Internacional (COI) se los concede a Pirineos, en pie de igualdad con la Generalitat. Aragón, cuyos ciudadanos se consideran "hermanos de los catalanes" —por los vínculos económicos "fortísimos" y las relaciones familiares y personales—, entiende que tiene "muchos títulos para reivindicarse como actor fundamental en la construcción de España como un gran país", sostuvo Lambán, "pero en pie de igualdad con los demás". "No somos más que nadie, pero tampoco menos que nadie —enfatizó—. He dicho hasta la reiteración que los aragoneses hemos sido pocos, pero nunca poco". Y siguió con el aviso: "No estaremos en condiciones de socios subalternos o residuales, sí como socios en pie de igualdad con los demás. Yo ya sabía que el presidente del Gobierno está en esa posición, como lo está el presidente del COE", Alejandro Blanco. No es la primera vez que Lambán lanzaba esa advertencia: ya lo hizo en julio, cuando Pere Aragonès formalizó la petición al COE para los JJOO de Pirineus-Barcelona (nombre que, por cierto, no comparte Aragón).

No somos más que nadie, pero tampoco menos que nadie. Los aragoneses hemos sido pocos, pero nunca poco

Javier Lambán, presidente de Aragón

Lambán avisó de que la candidatura a los Juegos solo podrá prosperar si trabajan conjuntamente Aragón, Catalunya y el Gobierno central, además del COE. Y será, para el Pirineo, una "oportunidad formidable", con un "alcance de Estado descomunal", también por las "circunstancias" que han vivido Catalunya y el resto de España en los últimos años. Una referencia inequívoca al desgarro que provocó el 'procés'. "Si logramos ponernos de acuerdo", sostuvo, el "espaldarazo" que recibiría la búsqueda de una solución al conflicto sería brutal, un "paso absolutamente gigantesco". Y para Aragón es "muy importante" porque es una comunidad "plenamente concernida con lo que ocurra con España". Los Juegos, en definitiva, como un elemento que sirva de colchón, de aceite para engrasar las relaciones de Catalunya y España.

"Trabajo en común"

Sánchez se esforzó en resarcir las demandas de Lambán. Y, desde el principio de su declaración (sin preguntas), insistió en que el Gobiern contempla la candidatura 2030 como un "proyecto ilusionante y muy esperanzador", como un "proyecto de país, de Estado, para España, con dos comunidades directamente implicadas", Catalunya y Aragón. "Quiero trasladar al conjunto de la población aragonesa que ese diseño, a través del COE, será de igual a igual. Aquí lo importante es que son las dos comunidades autónomas las que, en pie de igualdad, van a diseñar y desarrollar, si eventualmente nos dan los Juegos para 2030", el proyecto, enfatizó. "Este proyecto lo hacemos porque creemos en la igualdad de todos los españoles y eso significa que tenemos que hacerlo todos juntos, todos unidos, al mismo nivel, en igualdad de condiciones. Así es como lo hemos diseñado y contemplado, como lo estamos hablando con el COE, y así lo vivimos, con orgullo y esperanza", culminó.

Es una apuesta por el deporte, pero también por España, por Aragón y por Catalunya" y por las zonas que se han sentido "preteridas"

Pedro Sánchez

Presidente del Gobierno

El jefe del Ejecutivo recordó que la candidatura pirenaica, como proyecto "deportivo", acoge una serie de valores: "Espíritu de equipo, de superación, de abrir horizontes de concordia y de trabajo en común, de unión". Valores que quiere también plasmar en Aragón, Catalunya y el conjunto del país, un 'claim' que gusta de enarbolar. A la candidatura por los JJOO se suma la que España y Portugal han sellado para convertirse en la sede del Mundial de fútbol de 2030, de modo que ese año, dijo Sánchez, se puede convertir "en un nuevo 1992" para nuestro país, en términos deportivos, de "visibilización internacional" y de desarrollo económico de zonas que necesitan "inversión pública y mayor atención por parte de las instituciones", como son el Pirineo oscense y el catalán. Es, en definitiva, una "apuesta por el deporte", pero también "por España, por Aragón y por Catalunya" y por esas zonas que se han sentido "preteridas" con el paso del tiempo.

El líder socialista subrayó que, de cara a los Juegos de verano de 2024, que se celebrarán en París, el Gobierno inyectará mil millones de euros para el impulso del deporte olímpico, "más de un 40% de lo que el Estado destinó entre 2015 y 2018". De ellos, 300 procederán de los fondos europeos. Sánchez hizo hincapié en que España ha sido el "único país" que en su diseño del plan de recuperación ha situado en el foco, como prioritario, el apoyo al deporte, porque junto a la cultura el Gobierno lo concibe como "un motor de desarrollo local y de generación de empleo y de riqueza". Además, el Ejecutivo pretende lanzar en esta legislatura una ley del deporte y un estatuto del deportista para que los profesionales tengan una "mínima seguridad jurídica". Añadió, como nuevo gesto hacia Aragón, el "compromiso" de su Gabinete con las inversiones en el territorio.

Noticias relacionadas

Lambán dejó otro recado: la candidatura para los JJOO de 2030 "la quieren los ciudadanos catalanes y aragoneses", por lo que supone de "promoción" del territorio y de la "marca" de las dos comunidades. Estaba en línea con lo que Sánchez afirmó inmediatamente después de que el Pirineo oscense y catalán reclamaba atención e inversiones. Sin embargo, la Generalitat ya ha adelantado que el territorio afectado deberá dar su aval al proyecto a través de una consulta.