Los números de un evento global

Las administraciones inyectarán 45 millones de euros en la Copa América de vela

Vilanova prepara el ensayo general de la Copa América para este septiembre

El Banco de España volverá a elevar el crecimiento del PIB y lo acercará al 2%

OPINIÓN | 'Veles e vents', artículo de Joan-Carles Martí

Progreso de las obras en el Moll de España donde se está haciendo la base de Ineos Britannia

Progreso de las obras en el Moll de España donde se está haciendo la base de Ineos Britannia / MANU MITRU

Cristina Buesa

Cristina Buesa

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La edición número 37 de la Copa América de Vela que se celebrará en Barcelona el año que viene recibirá más de 45 millones de euros de las administraciones. Los distintos gobiernos de (prácticamente) todo el espectro político apoyaron presentar la candidatura en marzo del 2022 y, fruto de ese soporte social y económico, los organizadores del acontecimiento eligieron la capital catalana. El hecho de que las infraestructuras del Port de Barcelona estuvieran casi listas fue otro de los elementos de peso.

Estos 45 millones públicos proceden de la Generalitat y el Gobierno (15 millones cada uno), el Ayuntamiento de Barcelona (10 millones) y el Consorci de Turisme (otros cinco), a los que se tiene que sumar el 21% de IVA. Este importe va íntegramente a los organizadores del evento, America's Cup Events (ACE), y quien se ocupa de gestionarlo es la Fundació Barcelona Capital Nàutica (FBCN). Su director general, Ignasi Armengol, especifica que se trata de los cánones para ACE y que, aparte, están los fondos de estas administraciones y otras como la Diputació de Barcelona que entregan a la Fundació: en 2022 fueron 1,5 millones y, este 2023, 3,5 millones.

El Alinghi Red Bull Racing de la Copa América entrena en Barcelona

El Alinghi Red Bull Racing de la Copa América entrena en Barcelona / FERRAN NADEU

A 15 meses vista

Quedan algo más de 15 meses para que se celebre la ceremonia inaugural, el 22 de agosto del 2024. No obstante, nada en esta competición náutica y tecnológica es convencional. La inauguración, efectivamente, será ese día de agosto, pero la lucha entre el defensor del título, el Emirates Team New Zealand, y quien gane de los otros cinco equipos aspirantes arrancará el 12 de octubre. Mucho antes, este 2023, habrá las regatas preliminares, entre el 14 y el 17 de septiembre en Vilanova i la Geltrú (Garraf, Barcelona), y entre el 30 de noviembre y el 3 de diciembre en Jeddah (Arabia Saudí).

A estas alturas de la travesía, hay escuadras más que instaladas en Barcelona, como los suizos de Alinghi Red Bull Racing, que entrenan en el litoral donde se disputarán las regatas desde hace meses. Pocos días atrás, el dueño de la escudería, Ernesto Bertarelli, estuvo con el equipo y salió a navegar con ellos desde la base provisional que ocupan junto al Marina Vela.

La Fundación Barcelona Capital Náutica presenta los proyectos de legado de la Copa América de vela.

La Fundación Barcelona Capital Náutica presenta los proyectos de legado de la Copa América de vela. / RICARD CUGAT

Tanto Alinghi Red Bull como el resto de competidores (los franceses de Orient Express Racing van algo más retrasados porque se incorporaron los últimos) trabajan a contrarreloj para tener sus bases a punto. Se trata de unas construcciones desmontables dispuestas estratégicamente en el Port Vell donde guardarán sus monocascos, tanto los AC40 como los AC75, además de ser el punto de encuentro de los equipos técnicos y deportivos, las oficinas o la ‘hospitality’.

Un documento detallado

Estas seis estructuras efímeras van creciendo en las últimas semanas, mezcladas con la marea de obras que invade Barcelona. Una de las más aparentes es la de la organización, en manos de los neozelandeses vencedores de la última edición, frente al World Trade Center. Con su director ejecutivo al frente, Grant Dalton, ACE negoció el año pasado con las administraciones públicas la aportación económica, así como los avales privados con los que podía contar en el caso de no lograr suficientes patrocinadores.

Obras de la estructura desmontable que será la base de New Zealand Team, que se está haciendo ante el Wordl Trade Center, en el Moll de Barcelona

Obras de la estructura desmontable que será la base de New Zealand Team, que se está haciendo ante el Wordl Trade Center, en el Moll de Barcelona / MANU MITRU

Todo el detalle de este acuerdo se recoge en el Venue Appointment Agreement con Team New Zealand (TNZ) y America’s Cup 37 Event Limited. Los organizadores son poco dados a revelar detalles de este documento, pero fuentes conocedoras de cómo se produjo la negociación de la elección de Barcelona explican dos cosas: una, que apreciaron el entusiasmo de los numerosos privados para aportar rápidamente los avales (que sumaron 25 millones), y dos, que había opciones que ofrecían mucho más dinero (léase países árabes) y que esta cuestión no fue la decisiva.

Presupuestos sin revelar

Algo que sí decantó la balanza fue la madurez de las infraestructuras. Cuando los impulsores de la candidatura, capitaneados por Barcelona Global, fueron conscientes de que el Port de Barcelona tenía la capacidad para acoger el acontecimiento global sin necesidad de desembolsar cantidades millonarias para adecuar y acoger a los seis equipos, lo tuvieron claro.

Imagen simulada de la nueva base del equipo de Alinghi Red Bull Racing de la Copa Amèrica de vela.

Imagen simulada de la nueva base del equipo de Alinghi Red Bull Racing de la Copa Amèrica de vela. / Alinghi Red Bull Racing

En el Port Vell, bajo la dirección de David Pino, se han dispuesto los espacios para esas bases efímeras, cuyo diseño y coste corre a cargo de los respectivos equipos. No obstante, como la Copa América de vela “no solo se libra en el mar sino también en los despachos”, como describe un buen conocedor de la competición, evitan revelar con qué presupuesto cuentan para no dar pistas a los contrincantes.

El legado del evento

El jefe de Obras Creig Stokes observa las obras de la estructura desmontable que será la base de New Zealand Team, que se está haciendo ante el World Trade Center

El jefe de Obras Creig Stokes observa las obras de la estructura desmontable que será la base de New Zealand Team, que se está haciendo ante el World Trade Center. / MANU MITRU

Lo que ya sí se va conociendo es la aportación pública, después de que el Consejo de Ministros aprobara hace pocos días una subvención de 18 millones de euros para el evento barcelonés. La partida estará gestionada por la FBCN, que tiene como cometido acompasar los movimientos de todos y trabajar por el legado de la 37 edición de la Copa América de vela.

En el caso de la Generalitat dicen que aportan 16 millones, según fuentes de la Conselleria de Empresa i Treball, que es la que se ocupa del asunto y no Presidència, que lleva el área de Deportes. Una distribución competencial que se repite en el Ayuntamiento de Barcelona, que subvenciona la cita con 10 millones de euros, detalla el gerente de Economía, Recursos y Promoción económica, Albert Dalmau.

Patrocinios garantizados

“Compartimos los valores de la organización y queremos proyectar la ciudad al mundo, además de impulsar la economía azul”, relata Dalmau. Otra entidad con capital municipal, el Consorci de Turisme de Barcelona, añadirá otros cinco millones. La Diputación de Barcelona añade 4,1 millones, de los que medio millón es para la FBCN y el resto para ACE.

ACE quería garantizar una suma pública y otra privada que alcanzara aproximadamente los 70 millones. No obstante, los avales no se necesitarán porque los organizadores habrán logrado suficientes patrocinios y espónsors para sufragar la Copa del 2024.