Medio ambiente

¿Por qué la sequía no ayuda a frenar el exceso de conejos en Lleida?

Acció Climàtica prevé capturar 285.000 conejos hasta septiembre

La crisis climática dispara las garrapatas en Catalunya

Los conejos de monte están retrocediendo

Los conejos de monte están retrocediendo / trofeodecaza

Guillem Costa

Guillem Costa

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Una gran cantidad de conejos siguen campando a sus anchas por los terrenos agrícolas en las comarcas de Lleida. Las Garrigues, el Segrià, el Pla d'Urgell, el Urgell, la Segarra o la Noguera son algunos ejemplos de zonas con gran abundancia de conejos de monte, este animal que cada vez es más fácil de ver también cerca de grandes ciudades como Barcelona.

Estos animales se acercan a los cultivos para buscar alimento y devoran parte de las cosechas. El Govern ha puesto algunas medidas en marcha para intentar evitar estos efectos negativos, por ejemplo el uso de veneno en según qué infraestructuras de riego. Para los ecologistas, esta medida está totalmente fuera de lugar. Para los agricultores, es insuficiente.

Al no encontrar comida en las zonas de arbustos, los conejos recurren a los campos sembrados

Sin embargo, algunos especialistas reconocen que la sequía, este territorio la está sufriendo especialmente, fomenta la proliferación de estos animales en los campos sembrados. Enric Morera, responsable de los Espais Naturals de Ponent, lo explica así: "Cuando estos animales no encuentran comida en los márgenes y zonas de arbustos, acuden a los campos, donde sí tienen alimento, ya que están regados. Lo que hace falta es una separación entre campos con una buena vegetación arbustiva, que con la sequía ha quedado diezmada por el estrés hídrico".

Fuentes del Departament d'Acció Climàtica consideran que hay que fomentar la biodiversidad en los espacios agrícolas para que los conejos dispongan de sus espacios. Proponen fomentar unos márgenes frondosos y recuperar especies en declive como el turón europeo, que puede eliminar gran cantidad de conejos.

Problema complejo

Otras soluciones pasan por mantener buenas poblaciones de aves rapaces que también actúan como depredadoras de conejos. El problema es que algunas de estas especies sufren a menudo atropellos o electrocuciones, de hecho las comarcas de Lleida son el territorio de Catalunya que acumula más muertes por choques con las líneas de alta tensión.

En los centros de fauna de la Generalitat se acumulan varias de estas aves rapaces heridas, algunas de ellas también por disparos. Son animales que ayudan a mantener a raya a los conejos. Desde IPCENA, una entidad naturalista de la zona, van en la misma línea: "La intensificación de la agricultura ha borrado muchos márgenes y por esto los conejos invaden los campos. Además, sus predadores tampoco no tienen hábitats de bosque y arbusto para esconderse y vivir, ya que casi todo está sembrado".

Desde esta entidad consideran que el zorro tendría que estar fuera de las especies que se permiten cazar, ya que también puede comer conejos. Además, critican que algunos agricultores pidan cazar conejos en zonas protegidas para las aves: "Si se permite, entraremos en un bucle sin solución".