Bosques estresados

Los bosques siguen siendo un polvorín pese a las lluvias: "La madera muerta causa catástrofes"

Jordi Tarradas: "Falta personal y tiempo para gestionar los bosques"

"Vivimos en un polvorín": vecinos de Cubelles preocupados por el estado de su urbanización

Las asociaciones de propietarios de bosques se muestran preocupadas piden más gestión ante los efectos de la sequía

Los propietarios forestales alertan de que "las lluvias han sido solo un espejismo" para los bosques

FOTO Y VÍDEO: NIA ESCOLÀ / ACN

Guillem Costa

Guillem Costa

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Los propietarios de bosques llevan muchos meses preocupados. Tienen poco tiempo para ejecutar los trabajos de gestión forestal y poca gente para hacer esa tarea. Todo esto, con un escenario de riesgo extremo, por mucho que haya llovido estos últimos días.

"Los árboles siguen estresados. Hay muchos arbusto y algunos árboles que directamente han muerto. Esto aumenta el riesgo de propagación de los incendios", detalla Just Serra, en declaraciones a EL PERIÓDICO. Es el presidente de la Federació Catalana d'Associacions de Propietaris Forestals (BOSCAT).

"Estamos contentos porque el Govern ha aumentado el presupuesto dedicado a los bosques, pero sigue siendo insuficiente"

En la Catalunya central, por ejemplo, hay centenares de árboles muertos: troncos secos que son puro combustible ante las llamas que pueden prenderse en verano.

La asamblea de BOSCAT.

La asamblea de BOSCAT. / BOSCAT

"Todo sigue siendo un polvorín, hay muchas urbanizaciones dentro de los bosques y en cualquier momento podemos vivir una catástrofe. Hay que ser claros". Así de contundente es Serra cuando se le pregunta por lo que nos viene en los próximos meses.

"Se puede hacer más"

Es cierto que se han hecho medidas de prevención y que en algunos lugares se intenta reducir al máximo ese riesgo. Pero aun así, la situación es la que es. Esta es la principal conclusión a la que llegan los 2.000 propietarios que incluye la federación BOSCAT. En su asamblea anual, han analizado el panorama y han contado con la presencia de la 'consellera' de Acció Climàtica, Teresa Jordà, y la directora de Ecosistemes Forestals, Anna Sanitjas.

Asamblea general de BOSCAT.

Asamblea general de BOSCAT. / ÓSCAR BAYONA / BOSCAT

El Govern y los propietarios estudian cómo flexibilizar los plazos para hacer trabajos forestales

"La Generalitat en los últimos años ha aumentado el presupuesto dedicado a los bosques. Hay que reconocerlo y nos satisface. Pero sigue siendo insuficiente", advierte Serra.

Teresa Jordà participa en el encuentro con propietarios de bosques.

Teresa Jordà participa en el encuentro con propietarios de bosques. / Nia Escolà / ACN

Considera que hemos vivido muchos años de espalda al bosque. Ahora, las cosas cambian lentamente pero queda mucho trabajo por hacer y siempre se puede hacer más, asegura el presidente de BOSCAT.

Uno de los problemas que tienen es que les falta personal para hacer tareas de gestión en medio del bosque. Otra dificultad que llevan tiempo exponiendo es la presión del calendario: "Tenemos muchas restricciones a la hora de trabajar, ya sea por riesgo de incendio o por la protección de especies en época de reproducción".

Lo que exigen es que los plazos de ejecución de los trabajos para los que reciben ayudas de la Generalitat se flexibilicen. Sanitjas lleva tiempo negociando cómo viabilizar esta propuesta y así evitar que queden importantes gestiones por hacer. Todo esto sirve para reducir el riesgo de incendio.

Lo que habrá que ver a partir de junio es cómo se desarrolla la temida temporada de incendios. Lo ideal, aseguran los propietarios, sería un junio lluvioso como lo ha sido mayo. De esta forma, las consecuencias de las altas temperaturas quedarían mitigadas con la humedad y el alivio del mes de mayo se consolidaría.