Riesgo de incendio en Catalunya

Jordi Tarradas: "Falta personal y tiempo para gestionar los bosques"

El gerente de BOSCAT, entidad que agrupa a propietarios de bosques, valora las ayudas del Govern pero critica la burocracia

"Con una chispa, mañana tenemos un incendio bestial", advierte

Jordi Tarradas

Jordi Tarradas / Oscar Bayona

Guillem Costa

Guillem Costa

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

BOSCAT nació hace 12 años con el objetivo de copiar el modelo alemán: agrupar y organizar a varios dueños de bosques y prevenir incendios. Desde entonces, la federación no ha parado de crecer. Engloba 25 asociaciones de propietarios que poseen en total 250.000 hectáreas forestales de las más de dos millones que hay en Catalunya. Jordi Tarradas es el gerente desde hace 5 años y lo vive con pasión.

¿Quién tiene un bosque, y para qué?

Antes, la gente del sector primario. Ahora es distinto: la gente los hereda y no sabe qué hacer con tanto árbol. Les hace gracia tenerlo pero no saben sacarle provecho ni mantenerlo. Por eso nació nuestra federación.

¿Qué opina del plan del Govern para gestionar los bosques?

Es cierto que nunca se habían hecho inversiones así. Han puesto mucho dinero para que hagamos trabajos forestales, pero los plazos y la burocracia administrativa lo complican todo. Para recibir esa ayuda, tenemos que ir presentándonos a las convocatorias y hace falta pedir un permiso ambiental que puede retrasarlo todo un año y nos puede dejar sin subvención.

"La gente hereda bosques y luego no sabe qué hacer con tanto árbol"

¿Cuándo ha recibido las últimas ayudas?

Las últimas no se resolvieron hasta el pasado febrero. Pero aunque sepas que ya tienes la subvención concedida, no puedes empezar a talar de hoy para mañana.

¿Por qué?

No hay personal disponible. En verano los trabajadores forestales trabajan en las montañas y en invierno, algunos se van a trabajar a Francia porque pagan mejor. Antes estaba muy mal pagado y muchos de ellos abandonaron el empleo. Ahora esto ha cambiado, se paga bien.

¿Cuánto se puede cobrar?

Unos 1.500 euros netos, tranquilamente. Los precios han mejorado, pero el obstáculo es la dureza y la peligrosidad: tiene mucho riesgo, hay accidentes. Además no sabes qué día podrás trabajar porque va en función de la climatología.

¿Podría ser una oportunidad para los jóvenes?

La gente joven no se incorpora, los catalanes no quieren trabajar en el bosque. La mayoría de las personas que contratamos son migrantes sin formación, pero les estamos enseñando. Algunos trabajan sin papeles y habría que exigir a la Administración que no dé ayudas a los que contratan en negro.

¿Usted cuánto saca de talar sus bosques?

Personalmente nada, aparte de gestionar el bosque y reducir el riesgo de incendio.

"Los catalanes no quieren trabajar en el bosque. Es demasiado duro y peligroso"

Y las ayudas, ¿no les compensan?

Bueno, con la ayuda y lo que nos pagan por la madera recuperamos los gastos. El dinero que ganas sirve para completar lo que no te han subvencionado, pero muchas veces perdemos dinero. Asumimos unos riesgos que no asumiría ninguna compañía. Invertimos en máquinas de 300.000 euros que se pueden estropear al cabo de una semana. Sacar beneficios es muy difícil.

Pero el precio de la madera ha mejorado.

Sí, este último año, con la guerra de Ucrania y la crisis energética, sí. Pero venimos de años muy malos y el sector ya está destruido. No puedes hacer volver a la gente como quien abre un grifo. Costará de recuperar, pero puede que estemos ante una oportunidad para recuperar el sector.

¿Es un 'ahora o nunca'?

Seguramente, pero tampoco te creas. La madera se paga mejor, pero no es para tirar cohetes. Tenemos pocas semanas al año para aprovechar la madera.

"Con las restricciones, solo nos quedan noviembre, diciembre y enero para trabajar en los bosques"

En invierno, sobre todo.

Invierno y gracias, menos, diría yo. Además, ahora, con el plan Alfa, en muchas partes ya no podemos trabajar. De febrero a junio hay restricciones ambientales por la nidificación de los pájaros. Solo nos quedan noviembre, diciembre y enero, y cuando no llueve o nieva. Ahora hemos cobrado ayudas pero es cuando tenemos que parar.

Entonces, ¿cuándo harán las talas de las subvenciones que han recibido?

No lo sabemos. El plazo que tenemos es hasta septiembre u octubre. Pero exigimos prórrogas para poder ejecutar estos trabajos. Hay muchas ayudas, pero poca gente y poco tiempo.

¿Qué más pide a la Generalitat?

Que promueva el sector empresarial del bosque. Con lo que se habla de soberanía energética, se tiene que ayudar más al sector. Se han impulsado proyectos interesantes de biomasa, pero faltan empresas y trabajadores.

Y los bosques, ¿cómo están? Bomberos y rurales hablan de una situación crítica.

Tienen razón. Hace falta mucho trabajo. El pino silvestre está muriendo, por ejemplo. El estrés es máximo: con una chispa, mañana tenemos un incendio bestial.