Podemos choca con el PSOE por la renovación del CGPJ

Los morados afean a los socialistas que den el pacto con el PP por hecho

La Moncloa insiste en que el acuerdo con Pablo Casado "está cerrado"

Los portavoces parlamentarios de PSOE y Unidas Podemos, Adriana Lastra y Pablo Echenique, charlan en el Congreso el pasado 22 de octubre. 

Los portavoces parlamentarios de PSOE y Unidas Podemos, Adriana Lastra y Pablo Echenique, charlan en el Congreso el pasado 22 de octubre.  / JOSÉ LUIS ROCA

Se lee en minutos

El PSOE no solo está molestando al PP en sus intentos por lograr la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que lleva dos años en funciones, con una composición conservadora, elegida durante la mayoría absoluta de Mariano Rajoy. El malestar también se extiende a Unidas Podemos, socios en el Ejecutivo de coalición. Los morados cargaron este martes contra el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, por dar por hecho el acuerdo con los populares el día anterior, y al mismo tiempo defendieron que la polémica reforma del sistema de elección del órgano de gobierno de los jueces se reactive ya en el Congreso. Pero estas críticas no alteraron a los socialistas, que insistieron en que el entendimiento con el partido de Pablo Casado "está cerrado". La modificación legal, explicaron, solo arrancará en el caso de que el pacto salte por los aires, como ocurrió en verano.

Se trata del enésimo pulso dentro de la coalición. Unidas Podemos se siente excluido de las negociaciones sobre el CGPJ y teme que al final el PSOE, en aras de la renovación, acceda a la exigencia del PP, que rechaza que haya en el organismo vocales propuestos por la formación de Pablo Iglesias. Los morados también consideran que la reforma del sistema de elección del organismo, por la que bastaría la mayoría absoluta del Congreso y haría que el PP dejase de ser imprescindible (ahora se requieren tres quintos), es buena en sí misma.

Los socialistas, en cambio, argumentan que la modificación legal es, sobre todo, una medida de presión al PP. Solo se activará si los conservadores dan un nuevo portazo al acuerdo. Si hay pacto, por tanto, no habrá reforma. Y el PSOE continúa asegurando que hay pacto, solo que el PP, temeroso de que Vox explote esta alianza, no se atreve a exteriorizarlo. Pero los socialistas, para tranquilizar a sus socios, continúan defendiendo también la presencia en el CGPJ de miembros propuestos por Unidas Podemos.

Mientras Podemos pide activar ya la reforma del sistema de elección, el PSOE se da un "tiempo prudencial" 

Los conservadores, mientras tanto, vienen a dar por buena en privado la versión del PSOE, pero en público enfrían el acuerdo. Su secretario general, Teodoro García-Egea, descartó que el pacto vaya a sellarse antes de que acabe el año. Los tiempos son claves. A mediados de diciembre, el PSOE deberá decidir si incluye entre sus proposiciones la reforma del sistema de elección del CGPJ.     

Sin margen de espera

"No podemos esperar más", dijo el presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, exigiendo al PSOE que reactive la modificación legal. El dirigente morado aseguró que la "falta de cooperación del PP" para renovar el órgano de los jueces deja clara la necesidad de un cambio en la ley que rebaje la mayoría necesaria para elegir a los miembros del CGPJ.

Tras el "enésimo portazo del PP", dijo Asens, es necesario sacar del congelador la reforma que presentaron el PSOE y Unidas Podemos y que después paralizó Pedro Sánchez como gesto de buena voluntad hacia Casado. "El plazo que se dió al PP ya ha acabado", subrayó Asens. Unidas Podemos pretende que una vez los Presupuestos reciban el visto bueno esta semana en el Congreso, el Gobierno retome la reforma. En un  primer momento, Asens criticó que Campo anunciase un pacto sin contar con Unidas Podemos. Pero horas después rectificó. "La propia respuesta del PP certifica que no existe ese acuerdo", ha dicho en el Congreso. 

El partido de Iglesias se siente excluido de la negociación con el PP, que llevan los socialistas en exclusiva 

Sin embargo, la parte socialista del Gobierno, que es mayoritaria y lleva en exclusiva la negociación con el PP, asegura que sí hay acuerdo. Poco después de las palabras de Asens, la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, fue categórica desde la Moncloa. "El Gobierno ha cerrado un pacto con el PP para la renovación del CGPJ. Estamos de acuerdo en los términos en los que se tendría que plantear esa renovación. Lo que ocurre es que cuando el PP tiene que poner fecha a lo que se ha acordado, se desdice", dijo la también ministra de Hacienda. En una nueva muestra del pulso con Podemos, Montero pidió un "tiempo prudencial" antes de reactivar la reforma del sistema de elección.

Las alianzas moradas

En la proposición de ley presentada por socialistas y morados se estipula que la renovación del CGPJ seguirá necesitando de una mayoría reforzada (tres quintos de la Cámara) en una primera votación. Si no prosperase, en la segunda votación solo haría falta una mayoría absoluta (la mitad más uno de la Cámara). Para alcanzar esta cifra, Asens afirmó que la aprobación de las cuentas públicas marca el camino a seguir con la mayoría de la investidura.

Te puede interesar

Además, entre los planes de Pablo Iglesias está consolidar las relaciones con ERCPNV y EH Bildu. Los colaboradores del vicepresidente segundo sostienen que introducir a estos partidos en la negociación del CGPJ sería una buena forma de tender puentes, aunque su participación solo sería posible si se lleva a cabo la reforma. 

La presión del dirigente morado también fue encaminada a forzar la puesta en libertad de los políticos catalanes presos. Según dijo, "sería positivo" que estuvieran en libertad para hacer frente a las elecciones catalanas del 14 de febrero. Las vías para conseguirlo, enumeró, son los indultos, "una figura que está pensada para estos supuestos", y la reforma del delito de sedición.