14 ago 2020

Ir a contenido

Fernando Simón se merece nuestro respeto

Ángel Conesa Grosso

Fernando Simón, en una comparecencia. 

Fernando Simón, en una comparecencia.  / EPA/MONCLOA

Como ciudadanos tenemos el derecho a ejercer nuestra libertad de expresión en la crítica a la gestión del Gobierno central, de los autonómicos, de los locales y hasta de los vecinos. Hay que serlo en esta crisis, no tanto por los aspectos pragmáticos sino por la forma en que se han ejecutado.

Entretodos

Pero este Gobierno no se merece una crítica que es más propia de una escoria partidocrática que de una oposición responsable. Y el señor Simón, junto al equipo del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, no se merecen, por mucho que se hayan podido equivocar, ser objeto de una continua falta de respeto en los medios de comunicación y en las redes sociales, ese entorno donde el cobarde se cree con la libertad de expresar sus propias miserias.

Puedo intuir que el señor Simón y el equipo de profesionales en la sombra han vivido, en conjunto, una etapa de sus vidas que no desearían a nadie. Que han perdido salud y calidad de vida, que se han dejado muchas horas de sueño, que en algunas cosas se han equivocado y en otras han acertado, que sin duda este periodo ha marcado sus vidas y las de sus familias, pero estoy seguro de que han dado lo mejor de ellos mismosTambién se merecen un aplauso. Y puede que para algunos no sea así, pero lo que es indigno es que sean objeto de críticas y vejaciones personales desde un ridículo y falaz anonimato, tras la cobarde barrera de la libertad de expresión.

La empatía es un valor fundamental en una sociedad equilibrada y el respeto ha de ser el valor fundamental en cualquier nivel de interacción. Eso forma parte de la grandeza de un país, no un trapo con colores.

Participaciones de loslectores

Másdebates