22 oct 2020

Ir a contenido

Somos insolidarios, no nos engañemos

José Minguell Calvo

José Minguell Calvo

Ambiente en la playa de Barcelona, el sábado por la tarde.

Ambiente en la playa de Barcelona, el sábado por la tarde. / AP / EMILIO MORENATTI

En épocas convulsas, es cuando contemplamos lo mejor del ser humano. Y esta pandemia así nos lo está mostrando. Pero también es cuando se ven las debilidades, las vergüenzas y las miserias más rancias.

Entretodos

Cada vez que observo a gente sin mascarilla, imagino la posibilidad de que alguien pueda contagiarse y enfermar. Me niego a pensar que quien no la lleva pretenda mal alguno a su prójimo. Pero recuerdo que millones de personas mueren al cabo del día por hambre, mientras los demás compramos, reímos o lloramos sin hacer nada.

Podría ver el lado contrario y quedarme con los sacrificios de los sanitarios, de los ciudadanos de a pie, pero están muy presentes en mi cabeza aquellos a los que todo les da igual. Pero no debo extrañarme. Si existe un poder judicial es porque hay quien incumple. Si existen cárceles es porque alguien incumple. Si existen actitudes egoístas e insolidarias, racismo, machismo, homofobia y otro tipo de desigualdad, es porque somos así. No nos engañemos, no pretendamos creer que nos comportamos como un todo solidario y armónico porque nunca lo hemos sentido así. Ni en crudos momentos como estos. Nunca predicar en el desierto fue tan vera,z pero no por ello dejaremos de intentarlo. 

Participaciones de loslectores

Másdebates