La resaca electoral

Illa, entre el 'wait and see' y el 'sit and talk'

  • El candidato del PSC cierra la ronda de contactos con el resto de líderes mientras mira de reojo a la negociación independentista

Salvador Illa, en su ronda telefónica con los partidos, este martes.

Salvador Illa, en su ronda telefónica con los partidos, este martes. / AGENCIAS / PSC

Se lee en minutos

Además de una innegable capacidad para mantenerse en el candelero pese a su mala salud de hierro, el ‘procés’ ha sobresalido por su facilidad para incorporar lemas y proclamas a la vida política catalana y española. Conceptos como DUI, hoja de ruta, mandato democrático o estructuras de Estado, por ejemplo, son ya de uso habitual. En otras ocasiones, el independentismo se ha servido de expresiones en otros idiomas para transmitir su mensaje. Entre dos de ellas, el ‘sit and talk’ –que se ha utilizado para pedir al Gobierno que se siente a negociar un referéndum- y el ‘wait and see’ –que popularizó Artur Mas cuando esperaba una respuesta a su intención de convocar una consulta soberanista- se mueve paradójicamente estos días el candidato del PSC a la investidura, Salvador Illa.

Los socialistas no se dan por vencidos. Pese a que Esquerra ya ha anunciado que iniciará conversaciones con JxCat, la CUP y los ‘comuns’ para formar Govern, el PSC reivindica su victoria electoral y pronostica que Pere Aragonès no lo tendrá fácil para ser ‘president’. “De momento, este martes tenemos 33 diputados cada uno, nadie ha sumado nada. Y mañana seguirá igual”, pronostica una voz de la sala de máquinas del partido.

Illa piensa que no tiene sentido que ERC y JxCat vayan a formar de nuevo un Govern cuando, en su opinión, en la última legislatura se ha demostrado que esa fórmula “lleva al bloqueo”. Y sigue convencido, contra la fuerza de los números y del rotundo veto de los republicanos a los socialistas, de que su voluntad de abrir “un tiempo nuevo” en la política catalana tiene futuro.

Para empezar, los socialistas creen que la prisa de ERC, que atribuyen en parte a su necesidad de evitar que Illa pueda edificar una alternativa, no se va a ver correspondida por sus potenciales socios. La CUP ya ha anunciado que hasta el 27 de febrero no abrirán el debate interno derivado del resultado de las elecciones. Y, en cuanto a los ‘comuns’, fuentes del PSC dudan de que, puestos a elegir entre Aragonès e Illa, se decanten por el primero.

No tan rápido

Otra historia serán las conversaciones entre ERC y Junts, piensan en la sede socialista. “¿Qué va a pasar cuando tengan que negociar el papel de Joan Canadell?”, se preguntan. En resumen, piensan que Aragonès “no podrá ir lo rápido que él quiere”, y que eso abre una ventana de oportunidad a Illa. Pero son herméticos en cuanto a cuáles serían sus planes para aprovecharla, excepto que quieren un pacto con los ‘comuns’ que se queda muy lejos de la mayoría. Primero, ‘wait and see’. “Hemos ganado las elecciones”, repiten una y otra vez.

Mientras tanto, el aspirante del PSC va haciendo su propio camino. Illa terminó el martes la ronda de contactos que había anunciado en la noche electoral: llamó a todos los cabezas de lista excepto al de Vox. Les dijo –pudo hablar con todos excepto con Dolors Sabater, de la CUP, con quien se intercambió mensajes- que presentará su candidatura a la presidencia de la Generalitat. “El cambio ha llegado y los socialistas vamos a hacerlo posible”, insistió.

Te puede interesar

Fuentes del PSC explicaron que, en esas conversaciones, Illa subrayó que los resultados del 14-F son “claros” y que “ha habido un voto a favor del diálogo y el reencuentro”. Y es cierto que los socialistas y ERC, que tienen una buena relación en el Congreso, encabezan ahora sus respectivos bloques; pero también lo es que los republicanos no se plantean una colaboración con el PSC en la Generalitat.

Pese a todo, Illa también recordó al resto de formaciones que se ha producido una mayoría clara de izquierdas y progresista en Catalunya que él puede encabezar. Después de estas primeras conversaciones, abrirá una ronda de contactos presenciales y discretos en los próximos días. ‘Sit and talk’.