Ir a contenido

Torra vuelve a llamar a Sánchez, que tampoco le coge el teléfono

El presidente de la Generalitat comparece para recordar los cinco años de la consulta del 9-N

Mas urge al Estado a plantear una propuesta alternativa a la independencia

Efe

Torra se dirige a Sánchez: Es hora del ’sit and talk’. / FOTO Y VÍDEO: GEMMA ALEMAN / ACN

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha vuelto a llamar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que tampoco ha contestado su llamada. Según ha podido saber ACN, la Moncloa ha respondido que el jefe del Ejecutivo español no podía ponerse porque estaba reunido.

La existencia de la llamada se ha conocido después de que, esta mañana, el presidente de la Generalitat se dirigiera a  Sánchez para decirle que "es la hora, más que nunca, del 'sit and talk and democracy' tras la victoria del independentismo en Catalunya en las elecciones generales".

En un acto para conmemorar los cinco años de la consulta popular del 9N, ha defendido que todo el mundo debe leer y entender el resultado del independentismo: "Es la hora de que el presidente Sánchez, o el que aspire a ser presidente, se siente a hablar. Es la hora de no esconderse y hablar de soluciones reales sobre un conflicto político que no merece el menosprecio, y aún menos una no respuesta o una respuesta autoritaria".

Según Torra, la ciudadanía sigue movilizada en defensa del derecho a la autodeterminación y la independencia, como ya pasó con sentencia del Tribunal Supremo contra los presos independentistas, "y sigue movilizada hoy porque exige una respuesta a las instituciones de aquí y allá".

Por su parte, el expresidente catalán Artur Mas ha urgido al Estado a que, tras confirmarse una vez más en las urnas que el independentismo "no es un suflé", ponga sobre la mesa una propuesta alternativa "en positivo" para que pueda ser "confrontada" dentro de la sociedad catalana con la apuesta soberanista. Mas ha pronunciado este lunes un discurso en el Palau de la Generalitat en el acto que ha compartido con Quim Torra para conmemorar el quinto aniversario de la consulta soberanista del 9 de noviembre de 2014, por la que fue condenado.

Al acto, que no pudo celebrarse el pasado sábado día 9 porque era día de reflexión, han acudido los tres exconsellers condenados también por desobediencia por el 9N: Francesc Homs, Joana Ortega e Irene Rigau.

El exlíder de CDC ha subrayado que el 9N fue "el primer paso de un camino duro" en el que, no obstante, cree que "todo sigue siendo posible" porque la ciudadanía continúa votando independencia. En este sentido, ha señalado que los resultados de las generales de este pasado domingo en Cataluña, junto con la consulta del 9N de 2014, los comicios del 25 de septiembre de 2015, el referéndum unilateral del 1 de octubre de 2017 y las otras autonómicas del 21 de diciembre del mismo año, forman una "secuencia" en la que se ve "clarísimo" que el independentismo "no es un suflé, sino una realidad tozuda que se va manteniendo".

Así, hay "una parte importante de Cataluña que ya tiene claro que quiere la independencia", pero al mismo tiempo queda "otra parte muy importante" que no tiene "un proyecto alternativo en positivo" por parte del Estado, ha enfatizado.

En este contexto, Mas ha apelado al Estado a que "ponga sobre la mesa una propuesta en positivo" como alternativa a la independencia, para que ambos proyectos puedan "ser confrontados dentro de la misma sociedad catalana", y que esta "tenga la posibilidad de escoger". "Es urgente que pase, porque es la única manera de resolver este conflicto democrático", ha subrayado.

El expresidente catalán ha remarcado que el 9N fue el primer "experimento en mayúscula" de un trabajo conjunto entre las instituciones y "una ciudadanía determinada y organizada".

Y fue también "la primera vez" que el Estado se sintió "desafiado" y respondió "en forma de represión y condenas", ha añadido recordando así la sentencias de la justicia contra él, Homs, Ortega y Rigau. "El 9N fue el primer paso de un camino duro, difícil y escarpado" pero, pese a que "nada será fácil" porque la "represión es dura", Mas ha subrayado que "todo sigue siendo posible"