Ir a contenido

JUICIO CONTABLE

Mas atribuye a una "venganza" de Sáenz de Santamaría la causa del 9-N en el Tribunal de Cuentas

Niega ser "consciente de haber cometido alguna irregularidad" y sostiene que la mayor partida, los ordenadores, siguen en uso en los colegios

El 'expresident' olvida su condena por el TSJC para defender la consulta de 2014

Ángeles Vázquez

Artur Mas, tras salir del Tribunal Supremo, en febrero del 2018.

Artur Mas, tras salir del Tribunal Supremo, en febrero del 2018. / JOSÉ LUIS ROCA

El expresidente de la Generalitat Artur Mas volvió este miércoles a defender la legalidad de la consulta del 9-N en el nuevo escenario que supone su enjuiciamiento por responsabilidad contable en el Tribunal de Cuentas, lo que considera "una venganza personal" de Societat Civil Catalana y Abogados Catalanes por la Constitución. El 'expresident' también responsabilizó a la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Saénz de Santamaría, al recordar a continuación que en varios actos había dicho que "el 9-N de 2014 lo pagarán ellos, sus familias y de su bolsillo". 

Según Mas, ambas acusaciones no crenn suficiente la condena que les impuso el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, que en su caso ascendió a dos años de inhabilitación por desobediencia. "Nos querían, además de inhabilitados, arruinados", dijo en referencia a la fianza cautelar que han tenido que afrontar y que le ha supuesto el embargo cautelar de su vivienda, al igual que a la exvicepresidenta Joana Ortega y los 'exconselleres' Francesc Homs e Irene Rigau.

Los cuatro repitieron en el juicio los argumentos que esgrimieron ante el TSJC y el Supremo -en el caso de Homs, que entonces era aforado-, pese a que entonces no les sirvieron para ser absueltos: que la consulta del 9-N fue legal, porque era jurídicamente diferente de la anulada por el Tribunal Constitucional, aunque respondiera al mismo fin: consultar a los catalanes.

Mas se mantuvo en que no era "consciente de haber cometido irregularidad" alguna, porque se celebró mediante 40.000 voluntarios, en vez de involucrar a la administración. Se amparó en que en el TSJ no se les acusó de malversación y negó haber tomado decisiones por miedo. "Yo nunca tuve miedo, como se demostró", aseguró. 

Y en cuanto a la principal partida del gasto: los 7.000 ordenadores utilizados en las mesas electorales, lo que enmarcó en una "reposición ordinaria del sistema educativo catalán" para su modernización. "En 2014 hubo 1.414 moficiaciones presupuestarias por 1.250 millones y estamos hablando de 1,8 millones", lamentó.

Juicio en el Tribunal de Cuentas

El Tribunal de Cuentas juzga desde este miércoles a Mas y otros miembros de su Govern por los gastos que generó a las arcas públicas la consulta del 9 de noviembre del 2014 sobre la autodeterminación de Catalunya. Los políticos fueron ya enjuiciados por el 9-N, si bien Homs es el único que ha cumplido la condena, ya que al dictarla el Supremo, por su condición de aforado, fue firme desde el primero momento, mientras que el resto está pendiente de que sea revisada por el alto tribunal el próximo 6 de noviembre.

Junto a ellos, son juzgados por su responsabilidad contable en la financiación de aquella consulta el exasesor del presidente Mas Jordi Vilalloana, el exdirector general de Difusión de la Generalitat y actual responsable de Medios, Ignasi Genovés; la ex directora de Servicios de Gobernación Josefina Valls, el subdirector de Servicios de Gobernación, Lluis Bertrán, el director del DOGC, Jaume Domingo y la directora de Servicios de Presidencia, Teresa Prohías.