Un sector estratégico

Energía: Todo empezó en los 90

Privatizaciones, fusiones e integraciones precedieron a la liberalización impuesta tras la entrada en la UE

Reunión de la Junta General de Accionistas de Sevillana de Eletricidad celebrada en Sevilla y en la que se aprobó la fusión por absorción de esta empresa en Endesa en 1999

Reunión de la Junta General de Accionistas de Sevillana de Eletricidad celebrada en Sevilla y en la que se aprobó la fusión por absorción de esta empresa en Endesa en 1999 / EFE/Sergio Caro

4
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

Aunque con origen centenario en muchos casos, el mapa energético actual se empezó a forjar en los 90 con privatizaciones, fusiones... que han desembocado en grupos energéticos integrados. Y es que se avecinaba un 1997 cuando arrancó la liberalización del sector eléctrico, forzada por la Unión Europea (UE), que exigía más competencia. Antes se distribuyeron los activos de Campsa en el sector petrolero en 1992.

Uno de los primeros movimientos fue la unión en 1991 de Gas Madrid (Repsol) y Catalana de Gas, nacida en 1843 y controlada por La Caixa. La compañía se ha transformado con sus respectivos presidentes, Pere Duran Farell, Antoni Brufau, Salvador Gabarró, Isidre Fainé y Francisco Reynés, el actual, que rebautizó en 2018 Gas Natural SDG como Naturgy y la ha encaminando hacia la descarbonización. Reynés ha diseñado también un plan para dividirla en dos sociedades, una para el negocio regulado; y otra para energías renovables y otros negocios no regulados, aunque la situación actual ha congelado el proyecto. El gran salto de la empresa fue la absorción de Unión Fenosa, la tercera eléctrica del mercado, en 2009, tras los intentos fallidos de hacerse con Endesa (2005-2007) e Iberdrola (2003). Pero Naturgy también ha sido objeto de deseo, al lanzar el año pasado el fondo australiano IFM una opa parcial, que pinchó, si bien luego ha superado el 13% con compras en el mercado. Criteria, la sociedad de participadas de La Caixa, se ha mantenido firme como principal accionista.

El año de los Juegos de Barcelona, en 1992, nació otra de las grandes del sector: Iberdrola, fruto de la unión de Iberduero (1944); e Hidroeléctrica Española (1907), fundada por familias empresariales vascas. Tras un fallido intento de fusión con Endesa en 2001, con Ignacio Sánchez Galán al frente, se volcó en la internacionalización --destacan las filiales Scottish Power e Iberdrola USA, que la han convertido en una multinacional- y las renovables hasta alcanzar un valor en bolsa que ha superado el del gigante del textil, Inditex. La compañía tuvo hasta 2007 a BBVA como accionista y combatió un intento de control por parte de ACS a través de Unión Fenosa --de la que la constructora llegó a ser la principal accionista--, aún en en los tribunales 18 años después.

Endesa (1944), por su parte, comenzó su proceso de privatización en 1988 con Felipe González (PSOE) como presidente del Gobierno; y finalizó en 1998, con José María Aznar (PP). Se hizo con la mayoría de capital de Viesgo, Fecsa y Sevillana, entre otras. También pasó a controlar Hidroeléctrica de Catalunya (Hidruña), antes propiedad de Hidroeléctrica Española; y a través de Enher la absorbió en 1998. Así, las dos grandes eléctricas de origen catalán, Hidruña y Fecsa, se integraron en su órbita. Tras la pugna para frenar la opa de Gas Natural cuando Manuel Pizarro era presidente e intentar que la alemana EON se hiciera con la empresa, todo acabó con Acciona y la italiana Enel haciéndose con el control. El grupo público italiano acabó haciéndose con el 100% y en 2014 lanzó colocó una parte en bolsa y se quedó con el 70,1% del capital.


/ EFE/Julián Martín

Acciona, por su parte, nació con esa marca en 1997 como grupo diversificado, procedente de la integración de las antiguas constructoras Cubiertas y MZOV y Entrecanales y Távora. Con el desembarco al frente de la compañía de la segunda generación de la familia, y José Manuel Entrecanales Domecq como presidente, además de las infraestructuras y el agua se apostó por las energías renovables, hasta ser con su filial uno de los principales actores del negocio, tanto promotor de parques eólicos como fabricante de aerogeneradores.

Noticias relacionadas

Repsol, nacida en 1987, se empezó a privatizar en 1989 en un proceso que culminó 8 años después. El grupo superó en 2012 la expropiación por Argentina de YPF, que había comprado en 1999 con Alfonso Cortina de presidente. En 2004 le relevó Antoni Brufau y a partir de la compra de la canadiense Talisman Energy dieron el gran salto hasta llegar en la hoy a competir también en la electricidad, con la compra de los activos de Viesgo (compañía comprada por la portuguesa EDP en 2020). Sacyr llegó a ser la primera accionista del grupo, en la época previa a la crisis de 2008 en la que las constructoras nadaban en liquidez. En 2018, Repsol dejó de ser accionista de Gas Natural, en cuyo capital estaba desde 1989 y La Caixa dejó de ser socio de referencia de Repsol.

Por lo que respecta a Cepsa (1929), la compañía acordó en 1988 la entrada en su accionariado de IPIC, de Abu Dabi. Por su capital pasaron Elf-Aquitaine, Total o Banco Santander. Tras la integración de IPIC y Mubadala, este fondo soberano, y Carlyle, son los accionistas únicos de la compañía que dirige Maarten Wetselaar, encargado de liderar la transición verde de la empresa.