Consejos 'healthy'

Cómo hacer un plan 'detox' prenavideño

No es necesario hacer dietas estrictas ni restringir alimentos. Basta con tomar medidas para sentirnos ligeros y saludables antes de que empiece el festín de fiestas

La dieta de las 5 eses y otros consejos para alimentarse bien

¿De verdad es bueno el ayuno intermitente?

Alimentos de otoño.

Alimentos de otoño. / Freepik

Laia Zieger

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

No se trata de dejar de comer o enzarzarse en ayunos imposibles o dietas 'detox' con escaso fundamento científico. Pero si queremos estar en forma antes de las fiestas navideñas para entregarnos sin remordimientos al placer de las cenas y festejos varios que tienen lugar durante estas fechas, podemos tomar una serie de medidas para sentirnos ligeros y saludables antes de que empiecen los festines. 

Una alimentación adecuada debe ir siempre acompañada de otros hábitos fundamentales: una buena higiene de sueño y la práctica regular de ejercicio físico. De nada servirá comer bien si no descansamos y nos movemos como es debido. ¿No te gusta el deporte? No pasa nada, lo importante es moverse, sea cual sea la actividad. Se trata de buscar la que más se adapte a tus  preferencias, ya sea bailar, caminar por la montaña o cualquier otra. 

En cuanto a la alimentación, empieza por incorporar todos estos trucos para llegar a la comida de Navidad hecho un pincel.

Una mujer bebe un vaso de agua.

Una mujer bebe un vaso de agua. / EPE

Una de vino, una de agua

Beber alcohol como si no hubiese un mañana no solo es un hábito nocivo, sino que en muchas ocasiones es el responsable de que no bajemos de peso aunque comamos bien. El alcohol tiene calorías vacías y, si somos de los que tomamos combinados, estos van acompañados de bebidas carbonatadas que también son altamente calóricas y no tienen ningún valor nutricional. 

Cualquier nutricionista diría que lo más sensato es no beber alcohol. Pero si aun así no queremos renunciar a tomar una copa de vino de vez en cuando, una buena manera de mantener a raya el consumo sin apenas darnos cuenta es combinarlo con agua. ¿Apetece vino con la comida? La idea es llenar dos copas, una de vino y otra de agua, y no rellenar la copa de vino hasta que no se haya acabado la de agua. Este hábito contribuye a matar dos pájaros de un tiro, ya que por un lado mantiene la hidratación, cosa que neutraliza los efectos del alcohol, y por el otro hace que a la larga se acabe bebiendo menos.  

Cócteles botánicos en el nuevo local de la Káktos Botanical Society.

Cócteles botánicos en el nuevo local de la Káktos Botanical Society. / Processed with VSCO with a6 preset

Coctelería sin alcohol

La coctelería sin alcohol ha llegado para quedarse. Explorar sus múltiples posibilidades puede hacer que llevemos una vida más 'healthy' sin apenas notarlo. Los grandes 'bartender's del momento trabajan ya con las múltiples posibilidades de la coctelería sin alcohol, dando lugar a creaciones que nada tienen que envidiar a las alcohólicas. ¡Son igual de ricas pero mucho más saludables

Tomar 5 piezas de fruta y verdura diarias es bueno para el corazón.

Tomar 5 piezas de fruta y verdura diarias es bueno para el corazón. / Adobe Stock.

Siempre algo de verde en el plato

Tanto en Navidad como en las comidas y cenas que preceden a las fiestas, en las que suele haber una abundancia de platos (y de calorías), un gesto que nos llevará invariablemente a comer más ligero es poner siempre en el plato algo de verde, ya sea verdura o ensalada. La idea es que una parte importante del plato proceda del huerto: asegurarnos de que haya siempre ensalada o verdura como guarnición e incorporar siempre una porción junto con las más variadas recetas.

No saltarse comidas

mantener los horarios de comidashambre canina
Persona haciendo deporte

Persona haciendo deporte / 123RF

No olvidar el deporte

Lo decíamos al principio e insistimos. Las fechas previas a Navidad suelen ser un descontrol de eventos sociales y laborales que provocan un desajuste en las comidas. Ante este panorama, es frecuente pensar que de perdidos al río y que si ya nos hemos entregado a los placeres de comer y beber sin límites no tiene sentido hacer deporte. Craso error. No hay que olvidar el ejercicio en ningún momento, y si después de una comida o cena copiosa nos sobra una hora entre compromiso y compromiso nada mejor -ahora más que nunca- que pasarla en una clase de 'spinning'.


La proteína: importantísima

combinación de ejercicio y la ingesta de proteína de calidadintegrar una porción de proteína en todos las comidaslata de sardinas o de atúntortilla a la francesa
Infusión

Infusión / El Periódico

Sustituye el café por infusiones

Una buena idea para sentirnos mejor en épocas de excesos es sustituir ese café de después de comer, e incluso el vaso de leche que tomamos antes de ir a la cama, por una infusión depurativa y digestiva. Diente de león, jengibre, anís, poleo menta, manzanilla, regaliz… Se puede elegir el sabor, o incluso mezclar varios, para mantenernos ligeros e hidratados sin apenas darnos cuenta. 


Más probióticos

Los probióticos están más de moda que nunca. Numerosos estudios científicos han corroborado su eficacia a la hora de mantener la flora intestinal en buen estado. Por decirlo de forma sencilla, los probióticos, unos microorganismos vivos presentes en diversas comidas habituales, sirven de alimento a las bacterias buenas de los intestinos, cosa que influye en la prevención de numerosas enfermedades. Es conveniente, pues, ser especialmente cuidadosos con el consumo de probióticos en momentos de excesos o descontrol, en que la flora intestinal va a sufrir más. Yogures, kéfir, chucrut, 'kimchi', 'tempeh', 'miso' o 'kombucha' son algunos de los alimentos ricos en probióticos que conviene consumir en estas fechas. 

¿Comer entre comidas? Sí, claro

un par de piezas de fruta a media tarde o un yogur con un puñadito de frutos secosLlegaremos con un hambre moderada a los eventos sociales y acabaremos comiendo con moderación

No tengas alimentos pocos saludables en casa

no almacenar en casa tentaciones poco saludables

No sentirse culpable

lo peor que se puede hacer es cargar con un sentimiento de culpa innecesariono pasará nada por algún pequeño descontrol puntual