INFRAESTRUCTURAS

La presión vecinal logra mejoras en la red eléctrica de Barcelona

Comercio del Raval a oscuras, este enero.

Comercio del Raval a oscuras, este enero. / Manu Mitru

Se lee en minutos

El último domingo de diciembre cayó la gota que colmó el vaso. Tras cortes de luz intermitentes casi diarios desde finales de noviembre, los vecinos de Torre Baró dijeron basta. Este barrio de montaña pequeño, de clases populares, aislado y envejecido se plantó en lo más crudo de un invierno frío y pandémico. Salieron a la calle en plena noche en medio del enésimo corte de luz y bajaron a protestar al transformador. Repitieron la misma acción durante días, hasta lograr un compromiso tanto del Ayuntamiento de Barcelona como de la compañía eléctrica. Un compromiso que empezó a materializarse el pasado día 12 con el inicio de las obras de soterramiento del cable eléctrico en la parte alta del barrio; trabajos que se alargarán hasta el próximo día 30 de agosto y que forman parte del paquete de medidas en las que Endesa prevé invertir este año 43,2 millones en la ciudad, según han anunciado el consistorio y la compañía este martes.

Carmen, sentada en una esquina de la cama conectada al respirador, acompañada por su perra Linda en su casa en el barrio de Torre Baró, este enero.

/ JORDI COTRINA

El joven Jose Martínez Vicario, hijo de Torre Baró y una de las personas más activas durante las movilizaciones para denunciar los cortes de luz, celebra las primeras medidas, que recuerda llegan tras las protestas ciudadanas y tras años de una red "absolutamente obsoleta". "Es la primera vez en la historia del barrio que el ayuntamiento responde con tanta rapidez. Nos hemos sentido escuchados, y ahora no callaremos hasta que se solucione el problema de raíz. Lucharemos hasta el final para que quiten todos los postes de madera y cambien el transformador", prosigue Martínez Vicario, quien admite que le ha sabido mal enterarse de la rueda de prensa del Ayuntamiento de Barcelona para explicar los acuerdos con Endesa por los medios de comunicación. Uno de los puntos de inflexión en esta lucha fue el testimonio de Carmen, madre de Jose, quien el 9 de enero aseguraba a este diario que dormía con la luz encendida por miedo a que hubiera un apagón y no enterarse. Respira gracias a un aparato conectado a la luz.

Fruto de la mesa de coordinación

De los 43,2 millones de inversión anunciados por Endesa y el ayuntamiento, 27,4 corresponden a una inversión específica para este año y 15,8 a mantenimiento ordinario, según señalan en un comunicado conjunto en el que destacan el aumento del 30% en la inversión. Estas cifras son el resultado de una mesa de coordinación creada a finales de enero, tras las protestas tanto en Torre Baró como en Trinitat Nova y el Raval, por citar solo barrios de Barcelona, en la que se abordaron las distintas problemáticas que se produjeron este invierno en el servicio (gélidas jornadas en las que, además, en el que, además, el precio de la luz batió récords).

Compañía y municipio explican también que están realizando un estudio de la red de baja tensión "para saber dónde hace falta actuar para reforzar y ampliar las instalaciones, con la voluntad de asegurar la no reincidencias". En el barrio del Raval, uno de los más afectados y movilizados, se está trabajando estos días en los alrededores de la calle de Sant Antoni Abat, zona cero de los cortes en el territorio.

Pendientes de un balance completo

El concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Eloi Badia, ha recordado en rueda de prensa que todavía están pendientes de que la Generalitat, quien tiene las competencias en el asunto, finalice y les entregue el expediente informativo para saber el número exacto de vecinos afectados por los cortes de luz durante este invierno, no solo en la capital catalana, sino en varios municipios de la comunidad. De hecho, las afectaciones más importantes se concentraron este invierno, como años atrás, en barrios extremadamente vulnerables como Sant Roc, en Badalona, o la Font de la Pòlvora, en Girona. También en Montcada, en el barrio de Can Sant Joan.

En Barcelona, las afectaciones se concentraron en 32 puntos de seis barrios, según a desgranado Badia. Barrios en los que ahora se están concentrando las primeras actuaciones. "La creación de la mesa con Endesa después de que la alcaldesa exigiera respuestas tras los cortes denunciados por varios barrios de la ciudad ha permitido no solo incrementar las inversiones, sino redirigirlas hacia los barrios más afectados", ha sacado pecho Badia.

El Plan de Ciudad presentado también incide en el incremento de la digitalización de la red para, aseguran, "avanzarse en preparar las infraestructuras para hacer frente a los nuevos retos de la ciudad y a los futuros usos energéticos". "Se instalarán más de mil sensores para poder actuar en remoto, lo que hará que se reduzca el tiempo de espera para resolver cada avería", añade el edil, quien también celebra que las actuaciones en la baja y media tensión hará que la red tenga más capacidad para hacer frente a los picos de consumo que se producen tanto en invierno, con el frío y las estufas, como en verano, con el calor y los ventiladores.

Noticias relacionadas

Más allá de las inversiones presentadas, el combativo vecindario del Raval, que las juzga insuficientes, pone otro tema sobre la mesa: la deficiencia energética de muchas de las viviendas del barrio. "Teniendo en cuenta el marco socioeconómico y que al menos el 75 % de las viviendas del Raval son anteriores al 1940, faltan políticas para realizar obras y acondicionar bien los hogares", recuerdan desde Acció Raval.

Carta de Colau al presidente de Endesa

Tras días -y sobre todo noches- de cortes en plena ola de frío, y las quejas vecinales que eso conllevó, el pasado 12 de enero la alcaldesa y presidenta del Área Metropolitana de Barcelona, Ada Colau, mandó una carta al presidente de Endesa en la que le advertía de que la situación era insostenible y requería una respuesta urgente por parte de la compañía. Tras hacerse pública la carta y continuar los cortes, Endesa y el Ayuntamiento de Barcelona anunciaron el 29 de enero la creación de una mesa de trabajo para mejorar la coordinación para dar respuestas concretas a las necesidades del vecindario. Casi tres meses después, este 20 de abril, han presentado un plan de Ciudad, fruto del trabajo realizado por dicha mesa.