EL INVIERNO DE LA PANDEMIA

Cortes de luz en el Raval, Torre Baró y Sant Roc

Vecinos de estos tres barrios populares de Barcelona y Badalona llevan días quedándose a oscuras durante varias horas

En los tres enclaves señalan que la situación se repite cada año cuando las redes se sobrecargan

  • Endesa responde que en el caso de Sant Roc los cortes en muchas ocasiones se producen por una cuestión de seguridad dada la gran cantidad de viviendas 'enganchadas' de forma irregular
  • En cuanto al Raval, la compañía asegura que el problema principal ha sido por un escape de aguas fecales de un finca ya resuelto, y que trabajan en la mejora de la instalación del barrio
Calle de Sant Antoni Abad, una de las afectadas.

Calle de Sant Antoni Abad, una de las afectadas. / FERRAN NADEU

Se lee en minutos

Los barrios de Torre Baró (Nou Barris) y Raval (Ciutat Vella), en Barcelona, y el de Sant Roc, en Badalona, llevan varios días denunciando cortes de luz intermitentes y diarios, en varios casos de horas. Una realidad que se repite año tras año, pero que en el invierno de la pandemia, en el que es obligado pasar más horas en casa que de costumbre, están viviendo peor que nunca. Y han dicho basta.

En el caso de Sant Roc, en Badalona, la zona afectada es la calle de Alfons XII, enclave que concentra los mayores problemas socioeconómicos del barrio. Tras varios días con acciones de protesta, y con el incendio del Gorg de por medio, que hizo saltar todas las alarmas y puso la ciudad en el mapa mediático, este sábado los técnicos de la compañía eléctrica acudieron a la zona. Los vecinos estaban muy contentos. Una buena noticia, al fin. El desengaño llegó el domingo, al comprobar que volvían los cortes. Cuando más frío hace y cuando más tiempo se está en casa, en plena pandemia. "Se trata de cientos de personas afectadas y el problema viene de lejos. Cada año, cuando llega el frío y la gente enchufa más aparatos para calentarse empiezan los cortes", denuncia Carles Sagués, portavoz de la Plataforma Som Sant Roc Som Badalona. La entidad vecinal tiene muy claros que hay dos elementos importantes a tener en cuenta en este problema: por un lado, una red eléctrica obsoleta y, por el otro, el número importante de personas que no pueden pagar la luz y están 'enganchados' de forma irregular. "Hay que hacer un esfuerzo de realismo. Gran parte de los pisos de esta zona están pinchados es una realidad, no se puede mirar hacia otro lado", insiste Sagués, quien recuerda que tienen datos de dos o tres pequeños incendios cada año provocados por esta situación de pobreza energética. La noche de Reyes de hace dos años se quemó todo un bloque en el que murieron también tres personas.

A medidos de octubre, el Consell Municipal de l'Habitatge de Badalona aprobó a petición de la plataforma vecinal crear una comisión de trabajo contra la pobreza energética. Dos meses más tarde, todavía no se ha configurado. Desde Som Sant Roc Som Badalona insisten en la necesidad de admitir y solucionar el problema. "Existen ayudas para pagar los suministros o para pagar el alquiler, pero estas personas quedan excluidas porque lo primero que te piden cuando vas a pedir una de estas ayudas es el contrato", señala Sagués, quien recuerda que esta situación se repite siempre en barrios con estas características, como el de la Font de la Pòlvora, en Girona.

Jose Martínez Vicario, hijo de Torre Baró, tiene muy normalizados los cortes de luz "desde siempre", pero nunca tan seguidos como este año. "He contado ya 17 desde el domingo pasado", denuncia. Cada uno, según tiene apuntado en el documento en el que toma el registro, mínimo de tres horas y máximo siete horas. "Este domingo fue solo una hora y media y fue un récord", bromea por no llorar. "Este es un barrio muy abandonado, pero el problema es que cada vez estamos peor. Aquí hace mucho frío. Estamos en la montaña, hay mucha humedad y aquí vive mucha gente mayor, enfermos crónicos... Nos indigna ver el castillo muy bonito, súper bien iluminado y nosotros a oscuras, pasando frío y con los alimentos echándose a perder en la nevera", prosigue Martínez Vicario, quien define la situación como "una barbaridad". "Llegan las seis de la tarde y te tienes que correr a cargar el móvil y el portátil, hacer la cena y ducharte porque no sabes a qué hora puedes quedarte sin luz", concluye.

Esa normalización de los cortes regulares se vive también en el Raval, donde este diciembre la peor parte se la ha llevado la calle de Salvador; pero también han registrado cortes en Riera Baixa, Cendra y Sant Antoni Abad.

"Después de varios acciones parece que la compañía ha reaccionado, pero la situación se va repitiendo y moviendo de calles. El problema es que la red está anticuada. Los cortes afectan cada vez a más calles y de forma más frecuente", expone Ángel Cordero, portavoz de Acció Raval. Desde el movimiento vecinal del barrio se están organizando para vertebrar una respuesta conjunta.

La explicación de la compañía

Te puede interesar

Fuentes de Endesa responden que el origen del problema es muy distinto en cada situación. Sobre Sant Roc, la compañía apunta a las conexiones irregulares. "Por seguridad, cuando hay sobrecargas, la red se desconecta. Son conexiones peligrosas. Además, vamos haciendo inspecciones con la policía regularmente para desconectar las conexiones ilegales, que son muchas en esa zona", apunta una voz de la compañía, que señala que este fin de semana han estado trabajando para "sectorizar" e intentar que cuando se produzca un corte "afecte al mínimo de viviendas posible". En el caso de Torre Baró, la compañía asegura que la sobrecarga se debe también a que en varias viviendas la luz está pinchada, aunque en menor número que en Sant Roc.

En cuanto al Raval, la misma fuente señala que el mayor problema vino de una avería en una finca de la calle de Salvador, cuyas aguas fecales afectaron a la instalación. Mientras se arreglaba el problema, para evitar que las fincas afectadas estuvieran tantos días sin luz, se conectaron a otros puntos, que a su vez se sobrecargaron provocando otros cortes. La misma voz indica que están trabajando en la mejora de la red del barrio, en unas obras ya previstas antes de este incidente.