Invierno a oscuras (2)

Abandonados en Font de la Pólvora

El invierno de 2021 está resultando aún más duro en los barrios que sufren cortes de energía eléctrica a diario. El Periódico sigue una ruta desde el norte de Catalunya al Madrid profundo para recoger testimonios e historias comunes marcadas por el miedo a vivir a oscuras. Segunda etapa, Font de la Pòlvora (Girona).

Un grupo de vecinos se calientan en un fuego en la calle porque en sus casas no hay electricidad para encender la calefacción.

Un grupo de vecinos se calientan en un fuego en la calle porque en sus casas no hay electricidad para encender la calefacción. / Ferran Nadeu

Se lee en minutos

"Pensé que me moría, no podía respirar", explica María Encarna Heredia, vecina del barrio Font de la Pòlvora (Girona) cuando recuerda la madrugada del 11 de enero de 2021. La causa del incidente fue uno de tantos cortes de luz repentinos y prolongados que sufren los vecinos del barrio. La diferencia es que ella duerme conectada un respirador de oxígeno. A las cuatro de la madrugada, se salvó de la asfixia porque su hijo se percató que no había electricidad y le pudo retirar el aparato. Ella solo lograba toser mientras intentaba tragar algo de aire. "¿Qué es lo que pasa con la luz?", se pregunta el marido, Serafín Heredia. "Que nos tratan como a unos marginados, nos han abandonado", responden otros vecinos del barrio. El ayuntamiento calcula que la mitad del vecindario está pinchado a la corriente eléctrica, pero todos, unas 500 familias, viven a oscuras un invierno tras otro.

Sin luz en el barrio Font de la Pólvora de Girona: estamos abandonados

Su factura de la luz del mes de diciembre asciende a 195 euros. Entrar en casa de los Heredia significa dar con una familia cuya rabia y angustia hace meses que ha estallado. "Esto es muy fuerte, están jugando con nosotros. ¿Somos animales o les gusta jugar con nuestras vidas?", grita el padre, Serafín Heredia, solo abrir la puerta. El pasado 12 de enero estuvieron 9 horas y 25 minutos sin luz. Desde el mediodía hasta las nueve y media de la noche. Serafín teme que su mujer se muera en la cama mientras duerme. "Nos quieren matar a todos, y nadie hace nada. Ni el ayuntamiento, ni la compañía", susurra. Su mujer lo mira, y llora. "Estamos desesperados", agrega ella.

Serafín Heredia coloca el respirador a su mujer Maria Encarna, que necesita el aparato para dormir. Los cortes diarios de luz ponen en peligro su salud.

/ Ferran Nadeu

Serafín y María Encarna perciben dos pensiones que, sumadas, no llegan a los mil euros al mes. En casa también vive el hijo, en el paro, y su mujer. Acaban de hacer la compra del supermercado. "Si seguimos así la tendremos que tirar", explican. La nevera, como el resto de electrodomésticos, no funciona. "Estoy harta de ver cómo se cuaja la leche", expone otra vecina del barrio, Nicolasa. La mujer también padece asma y duerme con el temor de que también su respirador se apague. "Me he cansado de explicar mis penurias porque no sirve de nada. Aquí nadie va a mover un dedo para nosotros", se queja.

La lavadora: misión imposible

La sensación de que sus vidas valen menos que la del resto de los gerundenses se palpa en todas las calles de este barrio. "Nos tienen como a los marginados, los gitanos de Font. Y a nadie le importa un carajo", replica también Juan Manuel Heredia, mientras se calienta las manos en una fogata en la calle. Este padre de familia sostiene seis hijos, y un séptimo que está en camino. En casa le espera su mujer, Cristina Fernández. Hierve agua en una olla para duchar a sus hijos. "El calentador del agua es eléctrico, y con los cortes nunca funciona", explica. Empieza por el pequeño Miguel Ángel, de año y medio. El balcón de la familia está repleto de ropa sucia. "Poner lavadora es una aventura, siempre se acaba apagando, Me da vergüenza llevar a los niños con ropa sin lavar a la escuela", añade.

Un armario de contadores del barrio de Font de la Pòlvora, que demuestra que varios vecinos de pinchan al corriente, algunos usando pinzas de tender la ropa.

/ Ferran Nadeu

Pinchazos, cortes y riesgo de incendio

La familia vive con 900 euros de la Renta Garantizada de Ciudadanía, más el dinero que el padre pueda sacar en los mercados ambulantes o vendiendo chatarra. Al cabo de un rato de entrevista reconocen que están pinchados a la corriente eléctrica. "Lo hicimos hace siete años, cuando empezaron los cortes. Si tengo que pagar y no tener luz, prefiero no pagar. Que inviertan, que funcione la corriente, y entonces pagaremos", se sincera el padre. El cuadro de contadores del inmueble no miente. Solo un contador funciona. El resto están pinchados de forma fraudulenta. Más de la mitad, con pinzas de plástico de tender la ropa. El padre se lo mira y se asusta. Un incendio en la finca parece inevitable.

Pocos minutos antes, dos operarios municipales, entran en el barrio por la manipulación eléctrica al alumbrado público. "La gente se pincha hasta en las farolas. Los fusibles saltan y tenemos que venir aquí día sí día también. Un día ocurrirá una desgracia", dicen. A diferencia de los operarios municipales, los de Endesa tienen que venir escoltados con los antidisturbios de los Mossos a reparar los fusibles. "Y a los dos minutos de irse, la gente se vuelve a pinchar", señala Heredia.

Operarios municipales restablecen el iluminado de las calles, que se corta a menudo porque vecinos pinchan la luz directamente de las farolas.

/ Ferran Nadeu

El ayuntamiento y la compañía eléctrico arremeten contra los pinchazos a la red para explicar el problema de la luz en del barrio. Según datos del consistorio, 250 hogares están pinchados a la corriente. "Aquí pagan justos por pecadores", asumen con la cabeza agachada fuentes municipales. Han prometido una auditoría externa que valore si la red tiene un correcto mantenimiento, contra lo que arremete la asociación de vecinos. Endesa ha optado por sectorizar bloque a bloque. Es decir, que si se va la luz sea en un edificio, no en todos. El consistorio ha hecho un proyecto para que los vecinos 'pinchados' se regularicen, pagando con fondos municipales los costes de volver al suministro legal. Hace meses que lo han iniciado, y dicen que nadie se ha apuntado. Cristina se acercó para asesorarse. "Fui a casa y la luz se volvió a marchar. Y pensé, pues paso".

La solución parece que más bien son los generadores de corriente. Se ven en los bajos de las viviendas, enganchados con cadenas, o hasta en los balcones. Cuando es de noche, y no hay luz, el zumbido de los aparatos resuena por todo el barrio. Forma ya parte del paisaje urbano, como también los cables que salen de las ventanas. Vecinos de diferentes bloques que se intercambian los la corriente eléctrica. En cambio, hay una palabra innombrable. ¿Ustedes tienen luz en casa? "No preguntes eso, que da mal augurio", dice una vecina.

Un vecino de Font de la Pòlvora, unos generadores, que abundan en el barrio porque permiten acceder a la electricidad durante los cortes de luz habituales.

/ Ferran Nadeu

Marihuana y abandono escolar

"¿Quieres saber por qué no hay luz? Yo te lo explico: por la droga, por la marihuana", dice con aparente sorna Juan Amador, en el asiento delantero de un BMW donde lleva a tres amigos más. Entre risas, hablan del negocio de las plantaciones de maría en el barrio. Resulta que él es el dueño del único bar que sigue en pie en el vecindario. "Sí, esto es fatal. He tenido que cerrarlo. No me van las cafeteras, ni las neveras. Pago mil euros al mes de luz y no me sale a cuenta", comenta.

Te puede interesar

Cristina Fernández dejó de estudiar a los 15 años, cuando se quedó embarazada de su hijo primer hijo. Le gustaría que los suyos pudieran estudiar y se labraran un futuro mejor. Al menos, para salir de la Font de la Pòlvora y su abandono general. El segundo hijo es el que, de momento, le ha salido más "cerebrito", en sus palabras. La madre le define como un as en física y en matemáticas. En septiembre el chico inició primero de bachillerato. Dejó los estudios a los dos meses. "Estaba harto de llegar a clase sin los deberes hechos", explica la madre. Son las consecuencias de no tener luz en casa, que aparte de dejarte sin ropa limpia, pierdes la batería del ordenador y te quedas sin wifi para conectarte a clase. Ahora el chico compagina clases de repaso a sus primos del barrio, con algún curso que le pueda ofrecer el ayuntamiento. La rueda de la exclusión es una apisonadora implacable.

Próxima entrega: Sant Roc, en Badalona.