30 oct 2020

Ir a contenido

LA CRISIS DE LA VIVIENDA EN BARCELONA

Suspendido el desahucio del refugio de ancianas sin hogar La Caracola

La propiedad ha solicitado al juez parar el desalojo de la nave okupada por varios movimientos sociales del Raval tras expulsar a un grupo de narcotraficantes

Comparten el local, que años atrás había sido la sede de Edicions 62, el Espacio del Inmigrante, el Sincato Mantero y el Sindicat d'Habitatge del barrio

Helena López

Celebración tras conocer la suspensión del desalojo de un espacio social.

Celebración tras conocer la suspensión del desalojo de un espacio social. / MANU MITRU

El primer intento de desahucio estaba programado también un jueves. El 28 de noviembre del año pasado. En aquella ocasión se paró la tarde antes, tras la presión popular y la mediación del Ayuntamiento de Barcelona. Este jueves, tres meses después, también ha habido celebración en La Caracola, aunque la suspensión del desahucio no se ha conocido hasta la misma fecha y hora en la que estaba anunciado, cuando en la puerta había concentradas varias decenas de personas para impedirlo. Según ha anunciado el concejal del distrito, Jordi Rabassa, en las redes sociales a primera hora de la mañana, ha sido la propiedad de los locales de la calle de Peu de la Creu la que ha solicitado la suspensión.

La enorme nave fue okupada en mayo del año pasado por varios movimientos sociales del Raval, tras llevar años vacía, lo que la llevo a convertirse en un inmenso narcopiso. Desde que los activistas expulsaran a los narcos, el espacio acoge varios proyectos. Entre ellos, La Caracola, refugio de mujeres mayores sin papeles y sin hogar creado bajo el paraguas del Espacio del Inmigrante, otra de las iniciativas que dan vida al lugar, en el que también han encontrado un espacio el Sindicato de Vendedores Ambulantes, el recién creado Sindicato de Cuidadoras Sin Papeles y el Sindicat d'Habitatge del Raval.

Espacio seguro

"Convertimos un espacio de muerte en un espacio de vida", reivindica siempre Alma, activista del Espacio del Inmigrante impulsaora de La Caracola. La idea inicial era ofrecer "un espacio seguro a migrantes víctimas de violencia machista, pero la realidad es caprichosa e hizo que nos encontráramos con esta otra realidad invisible de las mayores y solitas", explica la activista. 

El espacio ha servido también para acoger a jóvenes extutelados en la calle al cumplir la mayoría de edad.