El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Carta de un refugiado sirio: "Por favor, dadnos asilo en España"

AP / PETROS GIANNAKOURIS

Varios voluntarios ayudan a un grupo de refugiados a llegar a la costa, en la isla griega de Lesbos.

Mohamad AlshaarRitsona (Grecia)

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Jueves, 28 de julio del 2016 - 09:30 h

Me dirijo a ustedes porque sé que España es un país de derecho, comprometido a respetar la ley internacional, y la dignidad de todas las personas. Mi nombre es Mohamad Alshaar y temo por la vida de mi familia. Soy sirio, de la ciudad de Latakia, y tengo 22 años. Soy un refugiado y con esta carta quiero pedir que se nos permita hacer una demanda de asilo en España. Llegué a Grecia con mi hermana Fatima Alshaar y su marido Mostafa Abdo (24). Queremos solicitar asilo en España porque ella está embarazada y, tras 4 meses en un campo de refugiados en condiciones inhumanas, los médicos temen por su salud y la de su hijo. En esta situación de vulnerabilidad solo me queda esperar que se me conceda el derecho a pedir asilo, un derecho básico en la DUDH.

Solo pedimos es recuperar una vida digna, un futuro. Me gustaría continuar mis estudios de ingeniero en España, que fueron interrumpidos por la guerra. Hablamos inglés, árabe, y en el campo de refugiados estamos aprendiendo español con los voluntarios.

Esta es nuestra historia. En el 2011, con el inicio de la guerra en Siria, nos vimos obligados a abandonar nuestra ciudad natal, Latakia, para hacer el servicio militar obligatorio en el ejército sirio. Conseguimos escaparnos y volver a Latakia, que en esos momentos estaba bajo control del Ejército Libre de Siria. No tuvimos más opción que unirnos a los rebeldes. Cuando la ofensiva del Gobierno empezó, las bombas dejaban docenas de muertos por las calles. La mayoría de víctimas eran mujeres, ancianos y niños.

Aguantamos cuatro años y medio allí, pero cuando Rusia entró en la guerra, sus bombardeos arrasaron la ciudad. Nuestra casa en Latakia fue destruida, y nosotros heridos. Para salvar nuestras vidas, nos vimos obligados a irnos a Turquía. Los traficantes nos hicieron caminar durante seis horas, en la oscuridad. Era peligroso porque las tropas turcas disparaban a todo aquel que intentara cruzar la frontera. Finalmente, llegamos a Izmir, desde donde los traficantes nos llevaron a Grecia en una lancha inflable. Nos cobraron 1.000 euros por persona, a obligaron a subir a la barca mucha más gente de la que cabía (éramos 50). Sabíamos que cientos de refugiados habían perdido la vida haciendo el mismo trayecto que íbamos a hacer. Fue muy peligroso, había grandes olas. Afortunadamente, llegamos a la isla de Chios. Tras pasar por el departamento policial, nos llevaron a Atenas, desde donde fuimos trasladados al Campo de Refugiados de Ritsona.

Llevamos cuatro meses aquí, estancados en Grecia, tratados como animales. Las condiciones en el campo son muy malas en todos los aspectos: comida, agua, baños, aseos, ropa. Es inhumano. Hace tanto calor que no podemos dormir, pero mucho peor será el frío. También es peligroso, serpientes, escorpiones y arañas venenosas entran en el campo y no hay servicios médicos por la noche. Así es como vivimos, o mejor dicho, sobrevivimos. Porque esto no es vivir. Mi hermana Fatima y su bebé no pueden vivir en estas condiciones. No podemos volver a Latakia porque la ciudad está bajo control del gobierno y nosotros estamos fichados como traidores.

Por favor, permitidnos pedir asilo en España.

Esta carta ha sido traducida y transcrita por Laura Franco, tras trabajar como voluntaria durante dos semanas en los campos de refugiados de Ritsona y Oynofita.

Participaciones de los lectores

La utopia d'estalviar

Josep Megias Sant Adrià de Besós

Sembla que realitzant un estudi dels consums fixos que té en el seu habitatge, pot rebaixar les despeses que afecten aquestes partides. Un... Seguir leyendo

Dianas Quers

Blanca Gotor Barcelona

Sorprende la entereza e integridad del padre de la joven madrileña Diana Quer, junto a las familias de Marta del Castillo, Mari Luz Cortés, Rut... Seguir leyendo

El 'caso 4%' y las vergüenzas de Convergència

Mario Martín Lucas Salardú

4.708 días después de que Pasqual Maragall en el Parlament de Catalunya se dirigiera a Artur Mas, en el marco de un ... Seguir leyendo

Una nova Inquisició colpeja Catalunya

Àngel Comas Izquierdo Salou

Qui dóna més la tabarra?

Toni Yus Piazuelo Tàrrega

Quan alguna persona és molt pesada, insistent amb un tema o repetitiu en alguna cosa, solem dir que aquesta persona està donant la 'tabarra', s... Seguir leyendo

Nuevo Parlament, nueva política

Jordi Querol Barcelona

Junto a muchos otros, en la última legislatura catalana Puigdemont y Forcadell intentaron incansablemente que C... Seguir leyendo

Un pacte per sobreviure

Jaume Vallès Muntadas Sant Adrià de Besòs

Per part meva, seria inútil ignorar l'enfrontament polític actual entre els dos governs català i espanyol, tal com es demostra en els mitjans de comunic... Seguir leyendo

La cartografía de la nueva Europa

Germán Gorraiz Ochagavia (Navarra)

El retorno al endemismo recurrente de la Guerra Fría entre EEUU-Rusia tras la crisis de Ucrania y la mutua imposición de sanciones entre l... Seguir leyendo

Acomiadaments empresarials: On queda l'ètica?

Carlos Orti Sant Boi de Llobregat

Queden molt pocs dies per a la celebració d'una nova edició del Fòrum Econòmic Mundial en la tranquil·la població de Davos, al cantó dels ... Seguir leyendo