El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Carta de un refugiado sirio: "Por favor, dadnos asilo en España"

AP / PETROS GIANNAKOURIS

Varios voluntarios ayudan a un grupo de refugiados a llegar a la costa, en la isla griega de Lesbos.

Mohamad AlshaarRitsona (Grecia)

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Jueves, 28 de julio del 2016 - 09:30 h

Me dirijo a ustedes porque sé que España es un país de derecho, comprometido a respetar la ley internacional, y la dignidad de todas las personas. Mi nombre es Mohamad Alshaar y temo por la vida de mi familia. Soy sirio, de la ciudad de Latakia, y tengo 22 años. Soy un refugiado y con esta carta quiero pedir que se nos permita hacer una demanda de asilo en España. Llegué a Grecia con mi hermana Fatima Alshaar y su marido Mostafa Abdo (24). Queremos solicitar asilo en España porque ella está embarazada y, tras 4 meses en un campo de refugiados en condiciones inhumanas, los médicos temen por su salud y la de su hijo. En esta situación de vulnerabilidad solo me queda esperar que se me conceda el derecho a pedir asilo, un derecho básico en la DUDH.

Solo pedimos es recuperar una vida digna, un futuro. Me gustaría continuar mis estudios de ingeniero en España, que fueron interrumpidos por la guerra. Hablamos inglés, árabe, y en el campo de refugiados estamos aprendiendo español con los voluntarios.

Esta es nuestra historia. En el 2011, con el inicio de la guerra en Siria, nos vimos obligados a abandonar nuestra ciudad natal, Latakia, para hacer el servicio militar obligatorio en el ejército sirio. Conseguimos escaparnos y volver a Latakia, que en esos momentos estaba bajo control del Ejército Libre de Siria. No tuvimos más opción que unirnos a los rebeldes. Cuando la ofensiva del Gobierno empezó, las bombas dejaban docenas de muertos por las calles. La mayoría de víctimas eran mujeres, ancianos y niños.

Aguantamos cuatro años y medio allí, pero cuando Rusia entró en la guerra, sus bombardeos arrasaron la ciudad. Nuestra casa en Latakia fue destruida, y nosotros heridos. Para salvar nuestras vidas, nos vimos obligados a irnos a Turquía. Los traficantes nos hicieron caminar durante seis horas, en la oscuridad. Era peligroso porque las tropas turcas disparaban a todo aquel que intentara cruzar la frontera. Finalmente, llegamos a Izmir, desde donde los traficantes nos llevaron a Grecia en una lancha inflable. Nos cobraron 1.000 euros por persona, a obligaron a subir a la barca mucha más gente de la que cabía (éramos 50). Sabíamos que cientos de refugiados habían perdido la vida haciendo el mismo trayecto que íbamos a hacer. Fue muy peligroso, había grandes olas. Afortunadamente, llegamos a la isla de Chios. Tras pasar por el departamento policial, nos llevaron a Atenas, desde donde fuimos trasladados al Campo de Refugiados de Ritsona.

Llevamos cuatro meses aquí, estancados en Grecia, tratados como animales. Las condiciones en el campo son muy malas en todos los aspectos: comida, agua, baños, aseos, ropa. Es inhumano. Hace tanto calor que no podemos dormir, pero mucho peor será el frío. También es peligroso, serpientes, escorpiones y arañas venenosas entran en el campo y no hay servicios médicos por la noche. Así es como vivimos, o mejor dicho, sobrevivimos. Porque esto no es vivir. Mi hermana Fatima y su bebé no pueden vivir en estas condiciones. No podemos volver a Latakia porque la ciudad está bajo control del gobierno y nosotros estamos fichados como traidores.

Por favor, permitidnos pedir asilo en España.

Esta carta ha sido traducida y transcrita por Laura Franco, tras trabajar como voluntaria durante dos semanas en los campos de refugiados de Ritsona y Oynofita.

Participaciones de los lectores

Cada verano, incendios evitables

Joaquín Esteban Cuenca

Cada verano son habituales en portada de nuestros telediarios las imágenes de montes ardiendo, luego de aviones soltando agua, después de&... Seguir leyendo

La república independiente de mi dinero

Pablo Castro Gavà

Creo que el ser humano enfrenta dos amenzas completamente mortales para la especie. La primera es el cambio climático. Es un cambio progresivo ... Seguir leyendo

Apaguin els mòbils al teatre

marta guerrero jimenez L'Hospitalet de Llobregat

Vull parlar d'una cosa que m'indigna molt, moltíssim. La relació entre els telèfons mòbils i el teatre.... Seguir leyendo

Una setmana amb un esboranc a la porta de casa

Ventura Subiela Barcelona

El 4 d'abril denuncio a l'Ajuntament de Barcelona l'aixecament de la vorera per les arrels d'un arbre situat al carr... Seguir leyendo

Un altre camp de futbol per l'Eixample esquerre

Jordi Borrell Barcelona

Al meu barri (l’Eixample esquerre) només tenim un camp de futbol. Aquest camp és de l’ajuntament. El comparte... Seguir leyendo

Media Catalunya, discriminada

Silvia Villanueva Ferragud Bruselas

Estoy totalmente de acuerdo el autor de la carta 'Brexit ... Seguir leyendo

Nivel B-2 de inglés, una normativa injusta

Carmen López Valverde Barcelona

En relación con la noticia publicada hace unos días sobre la decisión de la Generalitat de Catalunya de aplicar una moratoria de cuatro añ... Seguir leyendo

Cal un projecte social real per a la diversitat funcional

Silvia Garcia Yagüe Barberà del Vallès

Fa molt temps que treballo en aquesta idea, en què l'exclusió social que pateixen algunes persones, és fruit d'un sistema que es dedica a exclu... Seguir leyendo

La vida sense música seria un error

Salvador Torres Corbera

Sols hi ha una dona que enamora, que apassiona a tot aquell que l'escolta i que s'interessa per ella. Sols una que inclús obsessiona des del primer contacte amb ella... Seguir leyendo