Efectos de la crisis hídrica

La sequía reduce (por fin) a mínimos el agua del Ter trasvasada a Barcelona

El Grup en Defensa del Ter pide que el área metropolitana siga usando en el futuro agua regenerada y desalinizada para su abastecimiento

Tres de cada cuatro acuíferos que dependen de la Generalitat se encuentran en mal estado

El 30% del agua que se consume en Catalunya ya es regenerada o desalinizada

El pantano de Sau, con gran parte del pueblo al descubierto, por la sequía

El pantano de Sau, con gran parte del pueblo al descubierto, por la sequía / FERRAN NADEU

Guillem Costa

Guillem Costa

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El clamor era unánime en los pueblos por los que pasa el río Ter. Llevaban desde finales de los años 80 exigiendo soluciones para mejorar un caudal devastado y maltrecho, no solo por la contaminación, sino porque una parte del agua que fluía por el río acababa en los hogares de Barcelona y alrededores, a través de las conexiones del sistema de abastecimiento Ter-Llobregat. Después de muchos años de reuniones, en 2017, se logró sellar a un pacto: se firmaron los Acuerdos del Ter, unos compromisos políticos unánimes por los que se debía ir poniendo fin a este trasvase del río hacia el área metropolitana de Barcelona.

El Govern se comprometió a eliminar progresivamente el trasvase en los Acuerdos del Ter de 2017

Y así se ha hecho hasta el momento. Cada año se ha reducido la cantidad de agua que, desde las comarcas de Girona, se enviaba a las de Barcelona. Pero este año, al contrario de lo que se podría pensar, con la sequía, se ha dado un inmenso paso adelante y se ha batido el récord de poca agua trasvasada.

En 2022, se usaron 115 hm3 del Ter, casi cuatro veces más cantidad de agua de la que hay en el pantano de Sau a día de hoy. Este 2023, en cambio, si seguimos como hasta ahora, la Agència Catalana de l'Aigua (ACA) calcula que se trasvasarán aproximadamente 102 hm3. Significaria volver a reducir el trasvase, lo que se debe ir logrando año tras año.

El lado positivo

"Es una gran noticia. Es cierto que ha ocurrido justamente por la triste sequía, pero parece que no hay mal que por bien no venga", afirma satisfecho Jesús Soler, portavoz del Grup en Defensa del Ter, que se encarga de comprobar escrupulosamente que se cumpla con los acuerdos firmados hace seis años. "Ha sido por obligación, la ACA tuvo que poner en marcha alternativas como la desalinización y la regeneración para asegurar el suministro de agua, porque los embalses del Ter (Sau y Susqueda) agonizaban. Y esto ha servido para dejar el trasvase de nuestro río bajo mínimos", explica.

"Pedimos que estas medidas se sigan utilizando y se consoliden para evitar el trasvase"

— Jesús Soler, GDT

Si en plena sequía ha sido posible prescindir de la mitad del agua procedente del Ter que se usaba en Barcelona, ¿se podría repetir lo mismo cuando vengan años más lluviosos? En la plataforma lo tienen claro: "Evidentemente. Pedimos que estas medidas se sigan utilizando y se consoliden para evitar el trasvase. Proponemos que la mayor parte del agua del Ter se reemplace por agua regenerada y desalinizada, pero sobre todo regenerada, que se produce de forma más eficiente".

"La sequía ha acelerado todo lo que nos habían prometido"

— Jesús Soler, GDT

La Administración admite que el futuro de las grandes ciudades para no quedarse sin agua pasa por estas dos soluciones. "Sin embargo, la sequía ha acelerado todo lo que nos habían prometido. Hasta se ha hablado de ampliar la potabilización en el Besòs y regenerar agua en este río. Pensábamos que sería a largo plazo pero han tenido que apretar", detalla Soler.

Si la sequía acaba y Barcelona sigue apostando por estos recursos alternativos, aseguran desde el Grup en Defensa del Ter, la cuenca de este río, ahora afectada por la sequía, como tantas otras, respirará todavía más y estará más cerca de la recuperación total. "Al menos, en cuanto a caudal. La contaminación por nitratos y purines de las rieras y los acuíferos de esta cuenca ya será otro capítulo pendiente", zanja Soler.