ASISTENCIA MASIVA

La Sagrada Familia acoge un acto con 600 personas autorizado por el Procicat

A la ceremonia asistieron obispos venidos de fuera de la ciudad de Barcelona

600 personas se reúnen en la Sagrada Família para la beatificación de Joan Roig Diggle. / FOTO Y VÍDEO: ACN / JORDI BATALLER

1
Se lee en minutos
Luis Benavides

El cardenal y arzobispo de Barcelona Juan José Omella ha presidido este sábado en la basílica de la Sagrada Familia la ceremonia de beatificación de Joan Roig Diggle, que ha congregado a unas 600 personas y contaba con la autorización del Procicat.

El acto, que se ha podido seguir por ‘streaming’ a partir de las 11 de la mañana, ha reunido a 15 obispos y unos 580 asistentes, entre los que se encontraban familiares del beato, autoridades y miembros de la Asociación de Amigos de Joan Roig i Diggle.

La ceremonia se ha podido celebrar porque respetaba la limitación de ocupar menos del 30% de la capacidad del temploUn resolución anterior del mismo Procicat no autorizaba el pasado 26 de julio una ceremonia con varios centenares de personas al superar el límite de 10 personas que establecía para las reuniones religiosas. Esa restricción fue considerada por el arzobispado como “injusta y discriminatoria” y anunciaron acciones legales al considerar que atentaba contra “el derecho a la libertad religiosa y la libertad de culto”.

En el nuevo paquete de restricciones por el covid-19 en Catalunya se permiten expresamente las ceremonias civiles, religiosas y de culto con un aforo limitado al 30% (50%, antes del 30 de octubre).

Noticias relacionadas

La ceremonia de beatificación de Joan Roig Diggle se ha celebrado esta mañana respetando la distancia de seguridad recomendada y se usaron mascarillas y gel hidroalcohólico, tal y como solicitaban en un comunicado a sus feligreses. Según los organizadores  los asistentes son ciudadanos de Barcelona que han respetado el confinamiento municipal, todavía vigente desde el pasado viernes 30 de octubre. Algunos obispos, eso sí, provenían de toda Catalunya e incluso Madrid, si bien estaban excluídos de las restricciones de movilidad por motivos laborales.

Beatificaciones aplazadas

La Iglesia Archidiocesana de Barcelona ha reivindicado en un comunicado la figura del joven, asesinado a los 19 años por milicianos en los inicios de la Guerra Civil, y ha afirmado que fue martirizado por su fe y "porque no tenia miedo de defender a Cristo". Con todo, otras beatificaciones previstas en la agenda del arzobispado se han aplazado por las actuales circunstancias.