Día de la Atención Primaria

Catalunya necesita un millar de médicos de cabecera para fortalecer la atención primaria

En la convocatoria MIR del año pasado, quedaron sin cubrir en toda España unas 200 plazas de medicina de familia y comunitaria

Barcelona 16/1/2023 Sociedad Tema para shorthand. Seguimiento de la enfermera Gemma Fanlo en una jornada de trabajo en el CAP Manso. En la foto, durante una visita domiciliaria a Mari Carmen *** FOTOGRAFíAS PARA SER UTILIZADAS EXCLUSIVAMENTE EN ESTE REPORTAJE*** Fotografía de Ferran Nadeu

Barcelona 16/1/2023 Sociedad Tema para shorthand. Seguimiento de la enfermera Gemma Fanlo en una jornada de trabajo en el CAP Manso. En la foto, durante una visita domiciliaria a Mari Carmen *** FOTOGRAFíAS PARA SER UTILIZADAS EXCLUSIVAMENTE EN ESTE REPORTAJE*** Fotografía de Ferran Nadeu / Ferran Nadeu

Beatriz Pérez

Beatriz Pérez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Pese a todas las inversiones anunciadas por la Conselleria de Salut en los últimos meses (y aplaudidas por buena parte del colectivo sanitario), el principal reto de la atención primaria, así como su mayor amenaza, sigue siendo la falta de médicos. Es un problema que no solo sacude a Catalunya, sino a toda España y a otros países europeos. Según los sindicatos y las sociedades médicas, en Catalunya, faltan entre 800 y 1.000 médicos de cabecera. En toda España, unos 5.000.

Los sanitarios recuerdan la importancia de que la atención primaria sea robusta y esté fortalecida: no solo es la puerta de entrada al sistema sanitario, sino que ella soluciona hasta el 80% de los problemas de salud, además de actuar como detector de violencias o soledades. Invertir en la sanidad pública y, en concreto, en la atención primaria supone un ahorro, a medio y largo plazo, para la Administración. Este 12 de abril se celebra el Día Nacional de la Atención Primaria.

Sobre el porqué de la falta de personal, que es un hecho incuestionable, hay opiniones encontradas. Algunas voces lo atribuyen principalmente a la crisis demográfica: hay toda una generación de médicos 'boomers' que se están jubilando (en Catalunya se jubilarán unos 900 en la próxima década) y que no tienen reemplazo. Europa está cada vez más envejecida, a lo que se suma que no se ha hecho una buena planificación al respecto.

Pero también hay voces que defienden que el problema no es la falta de médicos, sino las malas condiciones laborales, que disuaden a muchos de dedicarse a la medicina de familia.

"Hay estudios que dicen que no es que falten médicos en el sistema sanitario, sino en la primaria. Y es porque no quieren trabajar aquí, algo que ocurre en otros países y que tiene que ver con las condiciones en las que trabajamos", señala Meritxell Sánchez-Amat, médica del CAP Besòs y presidenta del Fòrum Català d'Atenció Primària (Focap). La medicina de familia, añade, es una "especialidad muy compleja" en la cual el sanitario trabaja "con una incertidumbre muy grande" y debe ser capaz de "distinguir la enfermedad de la no enfermedad con poca tecnología". "A nivel retributivo todo esto tampoco está compensado", lamenta.

En la convocatoria MIR del año pasado, quedaron sin cubrir en toda España unas 200 plazas de medicina de familia y comunitaria, lo que refleja lo poco atractiva que resulta la especialidad. Las sociedades médicas denuncian que la situación es especialmente crítica teniendo en cuenta que las plazas MIR de médico de familia en toda España no llegan ni al 30% de las plazas totales (cuando deberían ser el 40% de ese total).

"Tenemos un problema de recursos humanos y médicos. Ha habido un incremento de plazas de enfermería de familia, pero no de médicos de familia", dice Antoni Sisó, presidente de la Societat Catalana de Medicina Familiar i Comunitària (Camfic). De las más de 1.400 plazas MIR de Catalunya, solo 371 están dirigidas a la medicina familiar y comunitaria.

El pasado marzo, Salut anunció que formaría a 2.000 administrativos para quitar burocracia a médicos y enfermeras. La medida forma parte del plan de mejora de la accesibilidad al sistema impulsado por el departamento y que supone una inversión de 110 millones de euros. Según Salut, las medidas que recoge el plan son equivalentes a la contratación de 300 médicos y 100 enfermeras. Sin embargo, esto y la contratación de nuevos perfiles profesionales (nutricionistas, psicólogos, fisioterapeutas) demuestran las dificultades reales que hay para contratar médicos y enfermeras.

Otros retos

Para Sánchez-Amat, otro de los retos que afronta la atención primaria es la desburocratización y el dejar de hacer "prácticas preventivas que no llevan a ninguna parte". "Por ejemplo, a veces se hacen análisis a todo el mundo de la misma manera, o pruebas complementarias que no aportan ningún valor. Todo eso son cosas que ocupan mucho tiempo y recursos", dice. Para ella es importante que el sistema sanitario "pivote" en la primaria, como "eje vertebrador" y "puerta de entrada". "Tenemos que dejar de hipertrofiar las urgencias de los hospitales", señala. Pero, para eso, hay que hacer la primaria "más accesible".

Por su parte Sisó ve urgente renovar las infraestructuras de los CAP. El junio pasado el 'exconseller' Argimon anunciaba la inversión de 450 millones de euros para ello. "Aún no los hemos visto", se queja el presidente de la Camfic. Aunque ha habido un "incremento" de la inversión en la primaria, ha sido "muy pequeño" según él. Los Presupuestos aprobados el pasado febrero acordaban el incremento del peso de la atención primaria en el total de Salut hasta llegar al 24% mediante la dotación de 3.240 millones en este ámbito. Así, se rozará el ansiado 25%: el porcentaje del total de sanidad que, según la OMS, debe ir destinado a la atención primaria.

Según la última memoria del Servei Català de la Salut (CatSalut), publicada el año pasado, la primaria hizo, en 2021, unos 64 millones de visitas y 3,5 millones de derivaciones.