PRÓXIMAS FIESTAS

Coronavirus: Catalunya enfila un puente de riesgo

La Constitución servirá como sismógrafo de la pandemia y marcará las condiciones en las que se celebrará la Navidad

Cribados masivos de coronavirus, este martes en el Hospital de Sant Pau.

Cribados masivos de coronavirus, este martes en el Hospital de Sant Pau. / JOAN CORTADELLAS

Se lee en minutos

El puente de la Constitución, que comenzará este viernes y acabará el próximo martes, servirá a Catalunya como sismógrafo de la pandemia de covid-19. Del comportamiento de la ciudadanía esos días dependerá la situación epidemiológica en la que entrará el territorio durante las Navidades. Serán cinco días decisivos que marcarán las condiciones de las próximas fiestas. 

"Este puente es un riesgo: moverse implica más interacción social", recalca el Jefe de Enfermedades Infecciosas del Hospital del Mar (Barcelona), Juan Pablo Horcajada, a este diario. "El mensaje que hay que lanzar a la población es: 'Esperad'. El virus sigue ahí, y muy rabioso. Esperad a la vacuna", añade. "Aprovechar que se puede teletrabajar para irse el jueves de fin de semana a segundas residencias es absolutamente imprudente: pone en riesgo a todas las personas que cumplen las recomendaciones de forma estricta", dice por su parte la Jefa de Medicina Preventiva y Epidemiología de Vall d'Hebron, Magda Campins.

El Govern asume que muchos catalanes saldrán de sus ciudades antes del viernes 4 diciembre, cuando, como cada semana, entra en vigor el cierre perimetral municipal de fin de semana. La portavoz, Meritxell Budó, ha reclamado a estos ciudadanos mucha prudencia. Los Mossos d'Esquadra intensificarán los controles a partir del viernes.

Pero, más allá de esto, el Govern no se ha planteado ningún plan de contención específico para los próximos días, pese a que este martes han subido indicadores como el riesgo de rebrote (está en los 201 puntos, tras haber bajado ayer a los 196) y la velocidad de transmisión (o Rt, que pasó de 0,78 el lunes a 0,84 hoy). "Existe el riesgo de que los malos datos se disparen y que no podamos preservar la Navidad ni el cambio de fase del 7 de diciembre", ha alertado Budó.

Una afirmación que, no obstante, ha negado horas después la 'consellera' de Salut, Alba Vergés, quien ha dicho que el Govern prevé "seguir con el plan de apertura progresiva" y que, aunque valorará si pasar a la fase dos el próximo lunes, no espera tener "ninguna sorpresa".

Salut prevé continuar con la desescalada el lunes, pese a que la 'consellera' Budó lo pone en duda

"La Rt está según lo previsto. Estamos en una bajada de la curva menos intensa [que hace semanas]; ya preveíamos que se ralentizase. No pensamos que esto ponga en peligro nada, pero lo veremos en las próximas semanas", ha dicho Vergés desde el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, donde este martes han arrancado los cribados masivos de coronavirus en Barcelona, que servirán para cortar las cadenas de transmisión del virus, las cuales se verán intensificadas debido a la vuelta a la actividad iniciada el pasado 23 de diciembre. 

"Si todo va según lo previsto, podremos llegar al 21 de diciembre en el tramo tres de la desescalada. Ahí emitiríamos un documento con recomendaciones sobre las fiestas de Navidad", ha añadido Vergés.

Las Navidades peligran

"Aunque esta vez, a diferencia de en junio, las restricciones no se han levantado tan de golpe, la situación es igualmente de riesgo, porque la curva no disminuye tanto como nos gustaría", señala Horcajada. Campins precisa, eso sí, que estos días se están haciendo "muchos más cribados masivos". "Lo que no quiere decir que haya que bajar la guardia", dice la epidemióloga.

Según Horcajada, es "difícil" conocer el "impacto real" que va a tener la desescalada, porque se hizo en un momento en que "los números eran altos". Aun así, cree que hay que esperar "unos cinco días" para saber si la subida que se ha visto hoy en el riesgo de rebrote y en la velocidad de contagio es una "tendencia" o no, idea que suscribe Campins.

Expertos piden esperar "unos cinco días" para saber si la subida del riesgo de rebrote es una "tendencia"

Ambos expertos creen que el próximo puente es un "riesgo" porque "la movilidad no es buena" para el virus. Todo lo contrario: lo favorece. "La gente debe esperar [a interactuar socialmente]. Qué prisas nos entran: [en cuanto empieza la desescalada] las terrazas llenas, las tiendas llenas", dice Horcajada. Campins denuncia que en muchas terrazas no se respeta el límite de cuatro personas por mesa.

Te puede interesar

Aunque cree que hay "muchas posibilidades" de que el virus "vuelva a repuntar" en Navidades, se muestra "optimista" con respecto a la vacuna contra el covid-19 que llegará a lo largo del 2021. Pero el proceso, advierte, "será muy lento, no inmediato".

Él considera que, en caso de que en Catalunya repunten de nuevo los indicadores durante los próximos días, será "prudente" esperar para cambiar de fase. Y Campins se muestra convencida de que, en caso de que la gente no cumpla, habrá una "tercera oleada" al pasar las Navidades. "Habrá que volver a las restricciones", augura.