Ir a contenido

LOS PELIGROS DE LAS NOTICIAS FALSAS

Expertos alertan de un descenso en la vacunación por los bulos sobre sus efectos secundarios

Advierten una "pérdida de confianza en el profesional sanitario" y animan a los médicos a orientar al paciente sobre webs fiables

Vacunación de un menor en un hospital.

Vacunación de un menor en un hospital. / EL PERIÓDICO

Las noticias falsas sobre los efectos secundarios de las vacunas están reduciendo las tasas de vacunación en algunos países europeos, "dejando a niños expuestos a virus que pueden ser letales y exponiendo al resto de la comunidad a epidemias".

Así lo ha puesto alertado este jueves el vicepresidente de la Asociación de Investigadores en eSalud (AIES) y coordinador de la iniciativa #SaludSinBulos para combatir los bulos de salud en Internet, Carlos Mateos, durante el Congreso de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

Uno de los "bulos más peligrosos", ha explicado, es el que relaciona las vacunas con la aparición del autismo, difundido además por personajes famosos como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, o el presentador Javier Cárdenas. "El supuesto estudio en el que se basan los antivacunas para difundir este rumor ha sido descalificado por falso por la comunidad científica y ha habido centenares de investigaciones clínicas demostrando la seguridad y eficacia de las vacunas y que no existe relación con el autismo", ha aseverado.

Sin embargo, "la sospecha infundada sobre la relación con el autismo y otras enfermedades ha calado en gran parte de la población", ha lamentado Mateos, y ha puesto sobre la mesa un estudio publicado este mes de mayo en la revista JAMA Pediatrics que revela que los padres de niños autistas vacunan a sus hijos en mucha menor proporción que lo hace el resto de la población y que ese patrón lo siguen en los hermanos menores del hijo con autismo.

Además, ha agregado, la revista 'Vaccine', en su último número, advierte que las campañas en favor de la vacunación en redes sociales no llegan a las personas que están en contra porque "los grupos antivacunas sólo se informan en sus propias comunidades", y que la polarización a favor y en contra se ha polarizado en los últimos años.

En este punto ha señalado que entre los grupos antivacunas se habla de la presencia de materiales como el aluminio en las vacunas y "funciona muy bien" las "teorías conspiratorias de la industria farmacéutica".

Alimentación y cáncer

Junto a los efectos secundarios de las vacunas, otros ámbitos donde se extienden la mayoría de bulos sobre la salud en España son los que se refieren a la alimentación --alimentos cancerígenos o alimentos que lo previenen-- y los que hablan del cáncer, una patología con numerosas noticias falsas: desde que el táper de plástico en el microondas, el aire acondicionado del coche o factores psicológicos pueden provocar la patología, hasta que los dispositivos móviles están relacionados con la aparición de tumores cerebrales.

Frente a esta situación, el coordinador de la iniciativa #SaludSinBulos ha instado a "combatir los bulos identificando a los creadores de noticias falsas y formando a la población y a los profesionales sanitarios".

Precisamente esta iniciativa busca la colaboración de todos los profesionales sanitarios para "desmontar" bulos en Internet, así como titulares alarmistas de algunas páginas web que persiguen conseguir visitas. Este tipo de cosas solo se pueden hacer "tipo Wikipedia, de forma colaborativa", ha defendido, ya que a través de Internet o del WhatsApp es donde más de "viralizan" las noticias falsas.

Tanto es así, que ante los "recurrentes bulos" sobre la necesidad de donaciones de sangre en hospitales a través del WhatsApp se está pensando en crear una red de alertas hospitalarias que se ponga en marcha cuando una de estas noticias falsas afecte a un centro sanitario, ha avanzado.

"Pérdida de confianza en el profesional sanitario"

Mateos ha admitido que se está produciendo una "pérdida de confianza en el profesional sanitario", pese a que "es el que mejor puede orientar al paciente". Según ha dicho, "se ha producido un cambio radical de patrón" del "modelo paternalista" en el que el paciente hacía todo lo que le decía el médico, hasta la actualidad, cuando "el paciente tiene un poder enorme y puede destruir su reputación".

Según Mateos, "algunos no han concebido ese cambio" y deben ser conscientes de que "tienen que ayudar al paciente, tener un trato humano y recomendar webs veraces donde los pacientes puedan ampliar su información", ya que cinco minutos de consulta no son suficientes, ha apuntado.

Temas: Vacunas