Ir a contenido

LOS PELIGROS DE LAS NOTICIAS FALSAS

"El cáncer es la enfermedad sobre la que más bulos circulan"

La iniciativa Salud Sin Bulos desmonta las 'fake news' relacionadas con enfermedades y medicamentos

Los expertos advierten de que fiarse de informaciones sin base científica puede "costar la vida" del paciente

Beatriz Pérez

Carlos Mateos, impulsor de Salud Sin Bulos.

Carlos Mateos, impulsor de Salud Sin Bulos. / JOSÉ LUIS ROCA

El desodorante no provoca cáncer, tomar alcohol no ayuda a curar la diabetes (ni a hablar idiomas), las vacunas no tienen nada que ver con el autismo y fumarse un porro no es terapéutico. Afirmar lo contrario es, sencillamente, una falsedad, como lo son otras muchas noticias sobre salud que llegan a través de las redes sociales. En el momento en que estas informaciones, sin base científica alguna, comienzan a propagarse se convierten en bulos (o 'fake news') que, en los casos más extremos, pueden costar la vida del paciente. Con el objetivo de desmontarlos se ha creado la iniciativa Salud Sin Bulos, que cuenta ya con el apoyo de numerosas y destacadas sociedades científicas españolas. Todas juntas hacen una valoración contrastada de las noticias sobre enfermedades y medicamentos.

Este observatorio de informaciones falsas nació de una "inquietud" al detectar que "la respuesta a los bulos de salud por parte de organismos científicos se produce solo en algunas ocasiones y muy tarde". Lo explica Carlos Mateos, director de la agencia de comunicación COM Salud, creadora de Salud Sin Bulos. "El detonante fue un bulo, propagado por un famoso presentador de televisión, que sostenía que las vacunas producían autismo. Una pediatra, Lucía Galán, se enfrentó a él públicamente, mientras que la Organización Médica Colegial tardó más de una semana en contestar", cuenta Mateos.

"El detonante fue un bulo que sostenía que las vacunas producían autismo. La Organización Médica Colegial tardó más de una semana en contestar"

Carlos Mateos

Impulsor de Salud Sin Bulos

"En aquellos temas en los que hay una menor participación de profesionales sanitarios, más información falsa se produce", añade. De ahí la importancia de generar una comunidad experta que trabaje acerca de los criterios de la información y actúe de escudo frente a las 'fake news'. ¿Y cuál es la enfermedad sobre la que más bulos circulan? "Sin duda, el cáncer. Es una enfermedad que todo el mundo conoce y teme, y de la que se desconoce el origen exacto".

La pseudociencia

Álvaro Rodríguez-Lescure, oncólogo y vicepresidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), entidad que colabora con Salud Sin Bulos, afirma que existen bulos "muy peligrosos" que "indudablemente" pueden acabar con la vida de alguien. "Un ejemplo es relacionar una emoción negativa con el cáncer. Detrás de estos bulos en ocasiones hay movimientos pseudocientíficos o sectas que captan pacientes. Un conflicto emocional no causa cáncer", insiste Rodríguez-Lescure.

"Los bulos se aprovechan del estado frágil de los enfermos y los llevan a tomar decisiones erróneas, como abandonar un tratamiento"

Álvaro Rodríguez-Lescure

Vicepresidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM)

Los bulos, explica, se aprovechan del "estado frágil" y la "situación desesperada" que viven ciertos enfermos. Y, en ocasiones, los llevan a tomar "decisiones erróneas" como abandonar un tratamiento o seguir una falsa terapia. Son conductas lesivas inducidas por informaciones acientíficas y que a menudo tienen detrás a personas que pretenden lucrarse.

Suscribe esta idea Begoña Barragán, presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), entidad que también apoya Salud Sin Bulos. "Los bulos hacen que los pacientes más vulnerables caigan en falsas terapias que en el mejor de los escenarios solo les cuestan dinero y, en el peor, la vida". Barragán certifica que hay muchas personas ("cada vez más") que se los tragan, si bien la "vergüenza" les lleva muchas veces a ocultarlo.

"Conocemos casos de pacientes que se toman cualquier 'pócima', además de sus tratamientos, sin valorar las interacciones. Otros abandonan la quimio. Y, ojo, la gente que se cree estos bulos no necesariamente tiene un bajo nivel cultural. Pero el miedo y la desesperación a veces son grandes", concluye la presidenta de GEPAC.

"La gente que se cree los bulos no necesariamente tiene un bajo nivel cultural. Pero el miedo y la desesperación a veces son grandes"

Begoña Barragán

Presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC)

Los intereses de las industrias

Hay otros bulos, prosigue el oncólogo Rodríguez-Lescure, que son directamente "absurdos". Un ejemplo: el sujetador con aros provoca cáncer de mama. "O el típico de asociar el desodorante con el cáncer de mama. Ni el desodorante ni el clorhidrato de aluminio [ingrediente químico que tienen algunos de estos productos] están relacionados con el cáncer", asegura.

En paralelo, también circulan muchos bulos sobre el alcohol, como los mencionados al inicio de este reportaje. ¿Quiénes están detrás de ellos? "A menudo, los intereses de la industria alcoholera para vender más", responde Francisco Pascual, presidente de la Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y otras Toxicomanías (Socidrogalcohol), también adherida a Salud Sin Bulos. Por no hablar, apunta este médico, de las 'fake news' sobre las "bondades del cannabis".

"Hay bulos sobre las bondades del cannabis. Utilizar la marihuana de manera terapéutica no equivale a fumarse un porro"

Francisco Pascual

Presidente de Socidrogalcohol

"El cannabis tiene muchos alcaloides. Algunos sirven como relajante muscular, otros para glaucomas, otros para evitar vómitos... Algunos son terapéuticos y otros no, pues pueden afectar al sistema nervioso central y producir alteraciones psiquiátricas", asegura Pascual. En otras palabras: "Utilizar la marihuana de manera terapéutica no equivale a fumarse un porro". Para ello, explica el médico, habría que separar los alcaloides y utilizar solo el "terapéuticamente adecuado".

Las "conspiraciones"

Y, cómo no, están los bulos sobre medicamentos. Por ejemplo, el que relaciona el paracetamol con el virus Machupo ("inexistente", precisa Carlos Mateos) o el que dice que tiene componentes potencialmente peligrosos. "A mucha gente le atrae la posibilidad de que existan conspiraciones. Y la industria farmacéutica ha tenido siempre una imagen negativa en este país", cuenta el impulsor de Salud Sin Bulos. 

La ciudadanía debe hacer caso solo de fuentes fiables y desconfiar de los titulares alarmistas

Intereses de las industrias, personajes famosos, webs sensacionalistas, personas que desean lucrarse... son con frecuencia los responsables de las 'fake news'. Pero a veces sencillamente no se sabe quién sale beneficiado, como es el caso de muchas cadenas de WhatsApp que piden reenviar la foto de un niño. Los expertos recomiendan hacer caso únicamente de fuentes fiables (Ministerio de Sanidad, 'conselleries', sociedades científicas...) y desconfiar de titulares alarmistas. 

Por último, ¿qué debe hacer el ciudadano que recibe un bulo? "Lo primero es no difundir -destaca Mateos-. Muchas veces se reenvía un bulo con un 'por si acaso' como excusa". Esa difusión puede hacer que alguien "abandone su tratamiento" o "done dinero para una estafa". Si conoce la fuente, debe denunciarlo a la guardia civil.