Diálogo en Catalunya

Sánchez y Aragonès hablan por teléfono 40 minutos y se emplazan a reunirse este mes en la Moncloa

  • Los dos presidentes coinciden en la necesidad de vencer "definitivamente" al covid y asentar la recuperación económica

  • Ambos comparten, dicen en un mismo comunicado, "el objetivo de avanzar hacia la superación de los retos comunes mediante el diálogo"

Pere Aragonès y Pedro Sánchez se saludan.

Pere Aragonès y Pedro Sánchez se saludan. / REUTERS / ALBERT GEA

Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +
Jose Rico
Jose Rico

Periodista

ver +

Primera conversación telefónica de Pedro Sánchez y de Pere Aragonès después de su toma de posesión como nuevo 'president' de la Generalitat. Ambos hablaron este viernes durante unos 40 minutos, en una charla "fluida y productiva" en la que se emplazaron a mantener una reunión en la Moncloa a lo largo del mes de junio. Antes de esa cita, el próximo lunes, ambos tienen previsto coincidir en un acto de Foment del Treball en Barcelona.

Tras la llamada telefónica, los dos gobiernos remitieron un mismo comunicado a los medios, un dato muy significativo y que da cuenta también de cómo los dos presidentes quieren recomponer las relaciones institucionales. Sánchez y Aragonès, según la nota, durante su larga conversación telefónica de 40 minutos -otro dato muy llamativo-, coincidieron en "la necesidad de ganar definitivamente la batalla al coronavirus y conseguir la reconstrucción económica, con especial referencia a los fondos Next Generation".

Los dos presidentes abordaron también "distintos aspectos de la situación política actual" y compartieron "el objetivo de avanzar hacia la superación de los retos comunes mediante el diálogo". El breve comunicado concluye con la puntualización de la cordialidad de la charla -"fluida y productiva"- y el emplazamiento a una entrevista presencial en la Moncloa "dentro del mes de junio". No hay mayor precisión de fecha aunque tendrá que ser en la segunda mitad de mes, ya que Sánchez arranca el martes una gira latinoamericana por Argentina y Costa Rica, y el día 14 asiste a la cumbre de la OTAN en Bruselas.

Los puntos de partida de ambos gobiernos son muy diferentes. El Govern plantea la amnistía para todos los implicados en las causas judiciales relacionadas con el 1-O y un referéndum de autodeterminación. Sánchez, en cambio, ofrece la reforma de la sedición y la medida más inminente, la concesión de los indultos a los dirigentes del 'procés' condenados por el Supremo. Fuentes próximas a la reunión consultadas por este diario añadieron que, de hecho, la entrevista en la Moncloa puede producirse tras la decisión del Consejo de Ministros sobre la medida de gracia, que se prevé para finales de mes, tras las primarias del PSOE andaluz: "Se abrieron todas las carpetas, hubo cordialidad, cada uno mantuvo su posición y hubo ritmo y por eso los dos se comprometieron a verse este mismo mes". "Tranquilidad, agenda y calendario. En resumen, muy constructiva", agregaron desde el entorno de Sánchez, en el que no precisan si habrá indultos antes o después del despacho del líder socialista y Aragonès.

Los puntos de partida son distantes. El Govern quiere amnistía y referéndum. El Gobierno ofrece indultos y reforma de la sedición

La reunión de los dos presidentes en la Moncloa será uno de los tres hitos que jalonarán las próximas semanas y meses y que pretenden visualizar el "reencuentro" -eso quiere el Gobierno- con Catalunya. El segundo es la decisión sobre la medida de gracia y más tarde la segunda reunión de la mesa de diálogo. En ella, ERC ha planteado que se siente su líder, Oriol Junqueras. El Ejecutivo de Sánchez no lo ha vetado, aunque entiende que no tendría lógica y que proyectaría un Aragonès "tutelado" por el 'exvicepresident' de la Generalitat. La Moncloa ha insistido además en que se trata de un foro de interlocución entre gobiernos, porque para los partidos catalanes se debe habilitar otro espacio, como de hecho reclama el PSC. De cualquier modo, en el Gobierno se cree que el entendimiento será más sencillo con un Executiu liderado por ERC. Quim Torra recelaba del acercamiento con Madrid y su partido, Junts, sigue mostrándose reacio.

Sánchez está determinado a desbloquear el conflicto en Catalunya y por eso ha adelantado su intención de conceder los indultos en aras de la "convivencia" y ha asumido él mismo el desgaste, porque "el coste para el país sería dejar las cosas tal como están", según afirmó el mismo el lunes al término de la XIII Cumbre Hispano-Polaca. Desde el Ejecutivo y desde el PSOE han venido recordando en los últimos días que los condenados por el 'procés' llevan ya casi cuatro años en la cárcel y en pocos meses podrían acceder al tercer grado. Además, el Consejo de Ministros les conmutaría la pena de prisión, pero tal vez no la inhabilitación para ejercer cargo público, por lo que no tendrían opción de violar de nuevo la legalidad.

Tras decidir sobre la medida de gracia, bien antes de las vacaciones de verano, bien en el otoño, en el entorno del 40º Congreso Federal del PSOE, el presidente podría acometer una profunda remodelación de su Gabinete para arrancar un nuevo ciclo (y mitigar también el impacto político de una iniciativa muy controvertida incluso dentro del PSOE).

Sánchez, rumbo a BCN el lunes

Antes de partir hacia Buenos Aires, Sánchez se desplazará a Catalunya, en el que será su primer viaje a la comunidad tras la elección del nuevo Govern, y su primer cara a cara con el 'president' Aragonès.

Noticias relacionadas

Será el próximo lunes, 7 de junio. El presidente del Gobierno asistirá a un acto de Foment del Treball, al que también acudirán el presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, una representación del nuevo Govern, con Aragonès a la cabeza, y el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, el socialista Jaume Collboni.