Acto de Aznar y Casado

Melancolía por el PP de 1996

  • Casado señala en una charla con Aznar las dos principales diferencias en la misión al frente de los populares: ahora el bipartidismo no existe y la reunificación del centro-derecha es "más complicada"

  • La tensión entre ambos se palpa en una conferencia en la que el expresidente le aconseja que se marque un camino y defina la estrategia

José María Aznar y Pablo Casado, en el aula de liderazgo.

José María Aznar y Pablo Casado, en el aula de liderazgo.

Se lee en minutos

No era el mejor día para coincidir. Y presencialmente, además. Nada de verse solo en la pantalla del ordenador. José María Aznar y Pablo Casado participaron este martes en un diálogo organizado por el Instituto Atlántico del Gobierno y estuvieron más de dos horas sentados a dos metros uno del otro. El expresidente dirige el Aula de Liderazgo de esa entidad y pensó que era una buena idea invitar al actual líder del PP justo cuando, este miércoles, se celebran los 25 años de la victoria del partido en las elecciones generales de 1996. Pero esa invitación se cursó hace unas tres semanas. Y, en estos tiempos políticamente acelerados, Casado ha dado en estos 21 días algunos pasos que han molestado a Aznar, como se pudo comprobar por la tensión que se respiraba entre ambos. Ni un gesto de cariño del padrino al ahijado. Aznar está enfadado y quería que se notara.

En apenas tres semanas, el líder del PP ha escenificado su ruptura con Mariano Rajoy, al renegar de las decisiones de cargar contra los votantes en el referéndum del 1-O, y también ha anunciado que el partido abandonará la sede de Génova, en Madrid, su manera de marcar distancias con un "pasado" mucho más amplio en el que, indefectiblemente, Aznar está incluido. Y pese a esos dos recientes episodios, Casado reivindicó este miércoles el legado de ambos exlíderes del PP, en una muestra más de sus vaivenes estratégicos.

El exjefe del Ejecutivo está enfadado con su sucesor y quería que se le notara. No hubo ni un gesto de cariño

Te puede interesar

En la conversación, se pudo comprobar cómo el PP actual añora la coyuntura de 1996. Casado se atrevió a señalar dos diferencias y pedir un deseo. Primero, llegó a decir que, en aquella época, el bipartidismo estaba asentado y "prácticamente era cuestión de cuando le tocaba a la otra parte". Una frase que es probable que no gustara a su antecesor. Y, segundo, Aznar logró reunificar todo lo que estaba a la izquierda y a la derecha de Alianza Popular, porque las formaciones que absorbió no eran "grandes partidos" como lo son Vox y Cs. "Eso hace que la reunificación sea más complicada", advirtió. El deseo fue una petición que ya enunció tras la debacle en Catalunya. Rajoy y Aznar estuvieron siete años de jefes de la oposición, hasta que ganaron unas generales. Él también quiere ese margen.

Al final del acto, pidieron al expresidente que le diera un consejo a Casado: "Hay que marcar el camino, hay que definir la estrategia y hay que tomar las decisiones". Parecería una recomendación simple, pero para el líder del PP, con la presión de un Vox en racha, no lo es.