24 nov 2020

Ir a contenido

COMPARECENCIA EN FERRAZ

Ferraz diluye el acercamiento a Bildu tras las críticas: "No hay ningún pacto"

Ábalos insiste en que la formación aberzale solo ha ayudado hasta ahora a rechazar las enmiendas de totalidad, como Cs, y no es seguro su 'sí' final

Responde a Guerra que las "realidades y responsabilidades son distintas" a las de su tiempo y que la prioridad es disponer de unas nuevas cuentas

Juanma Romero

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, José Luis Ábalos, este 16 de noviembre tras la reunión de la ejecutiva federal del partido en Ferraz. 

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, José Luis Ábalos, este 16 de noviembre tras la reunión de la ejecutiva federal del partido en Ferraz.  / INMA MESA (FLICKR PSOE)

"No hay ningún acuerdo de Gobierno, ni ninguna voluntad de hacer sociedad [con Bildu] para el Gobierno". Las palabras de José Luis Ábalos, número tres de la nomenclatura socialista y ministro de Transportes, no podían ser más tajantes. Las pronunciaba este lunes tras la reunión de la ejecutiva en Ferraz, justo después de varios días de ruido interno consecuencia del acercamiento del Gobierno de coalición a la formación de Arnaldo Otegi para los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021. 

Sin embargo, hasta ahora el PSOE no había renegado de ese término: pacto. Había dado por buena la negociación con la izquierda aberzale. No salió tampoco a desmentir a Otegi cuando, el miércoles pasado, anunció que su grupo estaba muy próximo a apoyar las cuentas del año próximo, afirmación que de inmediato celebró el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, para quien era una buena noticia que el bloque de investidura se refuerce, que sea "de legislatura y de dirección de Estado". 

"Normalizar significa integrar en el debate parlamentario, pero ello no te obliga a tener ningún acuerdo con un grupo"

José Luis Ábalos

Secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes

Este lunes, el secretario de Organización rebajó esa aproximación a Bildu. "No hay pacto. Lo que ha habido es una actitud de un grupo que no se ha sumado a las enmiendas de totalidad que no tenían más objeto que obstruir la posibilidad de unos Presupuestos. No hay ningún acuerdo", insistió, recordando que también PP y JxCat coincidieron en el rechazo a los PGE y no por ello se habla de alianza. En varias ocasiones, Ábalos reiteró que no hay más acuerdo con los de Otegi "más que estar en el debate de las enmiendas", y a partir de ahí empieza una negociación sobre las propuestas de los grupos que nadie sabe cómo acabará.

Puede hacer "lo que quiera"

Bildu, por tanto, como Cs, apuntó, rechazó las enmiendas de devolución. "No hay ninguna garantía de que vayan a apoyar los Presupuestos", llegó a afirmar. La izquierda aberzale "está en su derecho de hacer lo que quiera. No tenemos mecanismos para que no exprese la orientación de su voto", ni el PSOE va a "renunciar a los votos de nadie". "Normalizar", lo que pretende la dirección y lo que ha explicado estos días, "significa integrar en el debate parlamentario, pero ello no te obliga a tener ningún acuerdo con un grupo. Los acuerdos serán de las votaciones de las enmiendas respecto a los gastos y los ingresos, que es donde se va a producir el debate, y en función de eso se produce el acuerdo como con el resto de grupos", argumentó el ministro, peso pesado del Ejecutivo y del partido.

Ábalos subraya el apoyo "en su totalidad" de la cúpula a la estrategia del Gobierno salvo apreciaciones de "escenografía"

Ábalos destacó que lo importante es que los PGE siguen ahora su curso, y ahí el PSOE espera que Cs "pueda seguir colaborando, en los contenidos", en las enmiendas parciales. Porque lo que "preocupa a la derecha" es la apuesta por la "estabilidad" que hace el Gobierno y que supondrá la aprobación del texto. 

El secretario de Organización indicó que, en la reunión de la ejecutiva, "en su totalidad", se aplaudió la actuación del Gobierno y del grupo parlamentario. Sí hubo "una apreciación de escenografía, no de contenido", relató. Esa apreciación la hizo el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, molesto con la ostentación que hizo Iglesias del anuncio con Bildu, actitud que también irritó a muchos dirigentes socialistas, también de la cúpula, como evidenció este domingo la número dos, Adriana Lastra, en una entrevista con 'elDiario.es'

Vara, no obstante, dejó "muy claro" que apoya al Gobierno. Y tanto él como el resto de dirigentes que pueden haber tenido "alguna impresión" del apoyo de Bildu ha manifestado "esa misma voluntad" de respaldo al Ejecutivo, lo que ha podido constatar tras hablar con ellos. "Más allá de determinadas circunstancias, entienden cuál es la realidad del país, y desde luego no tienen ninguna intención ni interés en ser utilizados por quienes no quieren a este Gobierno y al PSOE", señaló.

Y es que el PP ha retado a los barones socialistas a "plantar cara" a su líder. Ábalos agregó que Ferraz no da "órdenes" a las federaciones porque tienen su "autonomía", también para "expresarse libremente sobre temas de política nacional". 

No se hará "sociedad"

La crítica más lacerante, no obstante, vino este lunes del exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra. La hizo este lunes en 'La hora de La 1', en TVE. El histórico dirigente calificó el acuerdo con los de Otegi de "absolutamente despreciable" y advirtió de que muchos ciudadanos y muchos socialistas tienen "un nudo en la garganta" y quisieran gritar "con Bildu no". Ábalos indicó que la dirección "respeta" todas las opiniones, pero "las realidades son muy distintas" y también las "responsabilidades" de cada uno. "Nosotros tenemos una responsabilidad muy importante, que es sacar al país de la crisis, para eso necesitamos las cuentas públicas. En ello pondremos nuestra fuerza, no tenemos más tiempo para otras especulaciones", remachó.

Ferraz cree que se está exagerando el apoyo de Bildu, cuando fueron 12 partidos quienes ayudaron a tramitar las cuentas

Ábalos insistió en que no se quiere hacer socio preferente a Bildu. "No hay ninguna voluntad de hacer sociedad para el Gobierno", "no hay ningún acuerdo", no cesó de reiterar. Para el PSOE, la formación aberzale no es más que una "excusa para no hablar de lo importante y para esconder cuestiones de severas derrotas que a derecha está sufriendo".

Se está "sobredimensionando" este asunto, dijo, cuando "han sido 12 las formaciones que se han opuesto a que no haya debate de los Presupuestos" (PSOE, Unidas Podemos, ERC, Ciudadanos, Más País-Compromís, PDECat, PNV, Bildu, PRC, Nueva Canarias y Teruel Existe). Y "si antes se demonizaba a ERC, ahora la elegida es Bildu", añadió. El ministro alegó que lo que hay detrás es "no reconocer la legitimidad" del Ejecutivo de coalición y la victoria del PSOE en las urnas.