26 nov 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA EN TVE

Guerra ataca el acuerdo con Bildu y cree antinatura el Gobierno de coalición

El exvicepresidente del Ejecutivo cree que Rajoy tenía que haber dimitido en 2018 para que la moción de censura no hubiera triunfado

"Muchos españoles y muchos socialistas tienen un nudo en la garganta" por el pacto presupuestario con los aberzales y lo repudian

Juanma Romero

El exvicepresidente Alfonso Guerra (i) con el entonces presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, el 26 de enero de 2017 en Ferraz. 

El exvicepresidente Alfonso Guerra (i) con el entonces presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, el 26 de enero de 2017 en Ferraz.  / JUANJO MARTÍN (EFE)

Algunos barones del PSOE habían salido a la palestra para expresar su malestar por el acuerdo del Gobierno con Bildu para los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021. Pero ninguno llegó tan lejos como lo hizo este lunes Alfonso Guerra. No solo porque condenó ese pacto —es "absolutamente despreciable", afirmó—, sino porque cree que la raíz del problema está en la moción de censura que ganó Pedro Sánchez en 2018 y en el Ejecutivo de coalición que el líder socialista montó después con Unidas Podemos con ayuda de las formaciones nacionalistas e independentistas, una suma que ve antinatura. 

El exvicepresidente del Gobierno habló sin freno en 'La hora de La 1', en TVE. "La coalición era buena para lograr la moción, pero no se vio que no era solvente para gobernar". Guerra indicó que la política se ha hecho "muy hostil" en el mundo entero desde la crisis de 2008, y desde entonces se está instalando una especie de "democratura, de democracia autoritaria". "Y una parte de esto está ocurriendo con un Gobierno que no es natural, con una alianza que no es natural". 

Dio un paso más allá. Recordó cómo Sánchez dijo, antes de las elecciones generales del 10 de noviembre, que no dormiría con Pablo Iglesias como vicepresidente, "y ahora duerme con él". "También habló mil veces de que con Bildu no llegaría a nada, y lo hace". Por ello, el que fuera número dos con Felipe González entiende que el Gobierno hace cosas "absurdas", con una "repercusión simbólica muy grande para la población", y "cuando una sociedad acepta lo absurdo sin reaccionar está en decadencia".

Para Guerra, el Gobierno hace cosas "absurdas" como el trato al español o que no se cesara a Iglesias y Garzón por atacar al Rey

"Absurdo" es, a su juicio, que el español se trate "como lengua extranjera en España" —en las enmiendas aprobadas en la ley educativa se deja de considerar lengua vehicular en la enseñanza y se suprime su consideración como "lengua oficial" del Estado— o que dos miembros del Gobierno, Pablo Iglesias y Alberto Garzón, hubieran acusado de "maniobras graves" al rey Felipe VI y no fueran cesados a los "cinco minutos". 

"A mi parecer, Sánchez se encuentra en una tela de araña que él ha tejido", en la que tiene "muy díficil" llevar la iniciativa. Y por ello ha tenido que soportar, cree, el acuerdo con Bildu, "absolutamente despreciable". "Muchos españoles y muchos socialistas que tienen un nudo en la garganta. Un grito que no sale por sentido de la responsabilidad, pero que están deseando gritarlo: '¡Con Bildu no, con Bildu no!'. Tal cual lo decía el presidente". Guerra subrayó está en las “antípodas” del Partido Popular, pero si le preguntan de quién está más lejos, del PP o de Bildu, tiene "clarísimo" que lo está más de la formación de Arnaldo Otegi.

"Error" también de Rivera y Sánchez

Unidas Podemos y los aliados nacionalistas y separatistas, dijo Guerra, han optado por la política de "hechos consumados", y la parte socialista del Ejecutivo, en cambio, "no reacciona". Su pronóstico es que si Sánchez quiere mantener "una alianza como esa", tendrá que pagar "mucho peaje", y eso es lo que está por verse. 

"Sostener una alianza con Bildu, los nacionalistas y Podemos no es una tarea democrática", esgrime 

El exvicepresidente considera que Mariano RajoyPedro Sánchez y Albert Rivera cometieron tres "errores que han perjudicado mucho a España". El primero, porque "en lugar de irse a un bar a tomar copas" el día en que el líder socialista defendió la moción de censura en el Congreso, tenía que haber dimitido. "Otro dirigente del PP hubiera sido presidente y España se habría ahorrado muchos disgustos", señaló. Pero, con la composición que tenía el Parlamento en aquel momento, otra investidura de un miembro del PP tendría que haber salido con la abstención del PSOE, como ocurrió con la del propio Rajoy en 2016. 

Los otros dos errores vinieron en abril de 2019, cuando ni Sánchez ni Rivera, que sumaban 180 escaños, por encima de la mayoría absoluta, "se negaron" a un acuerdo entre PSOE y Cs, pese a que en 2016 firmaron una entente. Ahora la suma con los naranjas es "más complicada" porque los números no dan —los liberales solo tienen diez diputados—, "pero sostener una alianza con Bildu, los nacionalistas y Podemos no es una tarea democrática", aseguró. De hecho, la tesis de Guerra es que la formación de Iglesias representa "la izquierda reaccionaria". 

La "bisoñez" del PP

El acuerdo con los aberzales o con ERC ha desatado también críticas internas de barones como el castellanomanchego Emiliano García-Page, el extremeño Guillermo Fernández Vara o el aragonés Javier Lambán. En este punto, Guerra señaló que la autoridad de la dirección federal siempre ha sido "muy fuerte", pese a que los líderes territoriales, que tienen un peso específico en sus regiones, desean trasladar esa relevancia al conjunto del partido.

Señala que se siente más cerca del PP que de Bildu y que el PSOE camina hacia el "autoritarismo"

Distinto es que la actual ejecutiva "respeta menos exigencias" del pasado, como consultar las alianzs con el comité federal. Para él, hay "menos crítica" en el PSOE porque sus dirigentes "se amilanan" cuando son acusados de querer que gobierne el PP. "La autoridad en el PSOE siempre ha sido muy importante, el autoritarismo no", zanjó, reprochando de nuevo a Sánchez el gobernar con mano de hierro. 

Para Guerra, el PP peca a veces de "bisoñez", y utiliza "términos tan gruesos" en su crítica al Gobierno que luego se queda "sin operativo". Así, él no ve problema en que se acerque a presos de ETA a cárceles de Euskadi o próximas a la comunidad porque la dispersión de los reclusos tenía lógica en la época en la que la banda terrorista estaba activa. No es una "locura" el desplazamiento de reos, pero sí si se hace como un "intercambio" por "votos" de Bildu. 

El exvicepresidente fue preguntado asimismo por la situación del rey emérito. "No pinta bien, porque cuando el río suena, alguna piedra llevará", y si las acusaciones se prueban, será "complicado" para él. Considera un "error" que Juan Carlos I marchara de España, "fue un error, no debió irse". Ahora bien, cree que las pesquisas judiciales no deben servir para "anular el papel que jugó en la Transición, en absoluto". 

Guerra se mostró muy crítico asimismo contra los cambios introducidos en la 'ley Celaá'. A su juicio, no se trata de una cuestión meramente simbólica, puesto que sí se "quita a las familias la capacidad de ir a los tribunales" para demandar la enseñanza en castellano. Lo que se está produciendo, cree, es un "apartamiento" del español en Catalunya. "Sí pasa, y pasa mucho, y no hay un régimen democrático si persigue una lengua, no es posible".